- Restaurante sucursal del Pasaje de Oriente y Sala Espectáculos Pabellón Industrias



Vista aérea con la situación del Restaurante Sucursal del Pasaje de Oriente en la Avd. de la Raza, entre las dos naves de los almacenes del puerto.

En los 20 m. de ancho del espacio de separación existente entre los dos grandes almacenes que la Junta de Obras del Puerto estaban construyendo en la avenida de la Raza, y que serían utilizados durante la Exposición como Pabellón de Industrias Generales y Galerías Comerciales Extranjeras, se pensó en la construcción de una cuerpo central, que albergara un gran salón de enlace entre ambas instalaciones y que sirviera al mismo tiempo de sala de fiestas, descanso, café y restaurante en esta zona del Sector Sur.


Cuerpo central entre las naves del Pabellón de Industrias Generales a la derecha y las Galerías Comerciales Extranjeras a la izquierda, con la fachada del restaurante Sucursal del Pasaje de Oriente.

El emplazamiento en dicho lugar, se pensaba que era magnífico, ya que al estar enclavado en la avenida de La Raza, donde se suponía gran tráfico y afluencia de visitantes tanto para las galerías comerciales como de los grandes pabellones industriales, así como ser el eje que cerraba la gran manzana proyectada en el centro de ese Sector constituido por la plaza de los Conquistadores cerrando la perspectiva de esta explanada vista desde el Pabellón de Turismo.

Con fecha 19 de mayo de 1928, se presentó el proyecto de este cuerpo central de 900 m2 de superficie, realizado por Vicente Traver y José Granados, que estaba formado por cuatro naves paralelas al eje mayor de las instalaciones laterales, siendo la central de mayores dimensiones, estando cubierta por una cúpula de planta circular de unos 45 m. de diámetro y perfil esférico de 5 m. de altura. Las dos naves anteriores, de acceso desde la avenida, serian los espacios dedicados a grandes salones dedicados a fiestas y café; en la central bajo su cúpula se instalaría el restaurante y por último en la posterior se dispondrían la cocina, office, almacén y servicios para señoras y caballeros.

Para la fachada de este cuerpo central, se siguió el mismo estilo y tipo de construcción empleado para los pabellones laterales, siendo el interior de carácter provisional formado por una estructura metálica, que fuera fácil de desmontar una vez concluida la Muestra.

Las cubiertas se proyectaron de cartón impermeable, sobre entablado y cabios de madera. La cúpula estaba formada por cerchas de hierro terminado con un gran remate de zinc de 5 m. con armazón interior de maderas e hierros, y el pavimento de tendido continuo de cemento coloreando el enlucido para que diera mejor aspecto.

La decoración se procuró que no fuera demasiado costosa, pero la apropiada para este tipo de establecimientos, siendo su mejor aportación las grandes dimensiones de la construcción. Exteriormente se componía de 4 remates de cerámica vidriada de 1,5 m. de altura, más otros dos de las mismas características con pie de ladrillo tallado, y dos motivos decorativos en cerámica moldeada y vidriada en colores., y el gran remate de la cúpula de zinc de 5 metros de altura, que descansaba sobre un tambor con molduras de madera, ventanas con celosía y remates de yeso.

Planta esquemática del cuerpo central y del restaurante Sucursal del Pasaje de Oriente.

Interiormente, los soportes se revistieron con columnas fingidas, 8 de ellas adosadas a pilastras para la cúpula y 12 exentas, todas ellas de madera en su parte inferior y el resto de yeso decoradas y pintadas. El muro del fondo del salón central y los techos se pintaron al óleo con motivos decorativos repetidos y la parte de la cúpula, se formó con un techo de telas de colores ó banderas. Por la empresa Anglo-Spanish Industrial Association, se le aplicó una capa de pintura ignífuga CELLON a los techos de maderas, lonas y paredes.

El empresario maderero Manuel Casana, llevó a cabo la decoración interior, instalando un zócalo de madera en al salón central, decorando sus paredes con telas sobre bastidores. También confeccionó y colocó las cortinas de lonas en las galerías y una piña de madera en el centro de la cúpula, además de las cornisas interiores de paredes y cúpula, puertas, celosías y plintos.

Unas grandes cristaleras, fueron también instaladas en el pórtico de entrada para aislarlas del exterior, y al local se le dotó de aseos de señoras y caballeros, con dos inodoros y dos lavabos para cada uno de ellos, más un urinario de seis plazas en el de caballeros; así como de dos cabinas públicas de teléfonos
.

Estas obras estuvieron presupuestadas por un importe de 84.270 pts, correspondiendo 36.538 a las obras de albañilería y 47.732 a la de carpintería.

El 29 de diciembre de 1928, se firmó un contrato con José Vilaseca González, sucesor de Paul Busquet, que estaba al frente del establecimiento “Pasaje de Oriente”, para la explotación de este espacio como local dedicado a restaurante, café, cervecería y pastelería, con la denominación de “RESTAURANT SUCURSAL DEL PASAGE DE ORIENTE”(sic).



El restaurante “PASAJE DE ORIENTE” se estableció en Sevilla en el segundo tercio del siglo XIX, tuvo sede en vario emplazamiento, hasta su traslado a la calle Albareda, dedicado a servir comidas y organizar banquetes para bodas, bautizos y otras celebraciones, tanto por cubiertos como por lista, lo convirtió en un adelantado para su tiempo al ofrecer algo parecido a los modernos catering. Este establecimiento estaba dotado con una buena bodega de vinos y licores, así como chocolates y caramelos de los Alpes, pastas finas, frutas en almíbar, golosinas, etc. Ya en el siglo XX fue considerado uno de los mejores restaurantes de Europa, siendo sus años dorados cuando en 1918, Paul Busquet y Ribes, consiguió su traspaso, siendo el más concurrido de cuantos locales se encontraban en la ciudad, sirviendo de modelo para el resto de establecimientos y escenario de innumerables fiestas y banquetes, siendo cita obligada para la élite de la ciudad, y del turismo de lujo.

Salón central bajo la cúpula de la Sucursal del Pasaje de Oriente. (fotografía gentileza de José Luis Pérez Pino)

siguiendo esta línea de actuación, la sucursal que el Pasaje de Oriente ubicó en estos locales de la Exposición, se convirtió en una continuación de su sede central, en ellos se celebraron multitud de actos de homenajes, banquetes y celebraciones, con el mismo nivel y calidad, cuidándose todos estos detalles, especificándose en el contrato el tipo de vajilla, menaje, cristalería, etc., que debían ser utilizadas en la sucursal.

Entre las múltiples celebraciones que se organizaron, tenemos documentadas las de los periodistas extranjeros, que fueron obsequiados por el Patronato Nacional de Turismo con una comida en el Pasaje de Oriente, o el banquete con motivo del 25 aniversario de la creación de “Los Provisores del Porvenir”, a la que asistieron más de 500 afiliados.

Imagen de periodistas extranjeros junto a Cruz Conde en la entrada al restaurante. (Ilustración revista La Hormiga de Oro, gentileza de Alberto Cañas Pérez)

Como local nocturno, en el que se celebraban fiestas con bailes por las noches, se instaló para mayor realce, una artística iluminación en su fachada, consistente en una ficticia fuente cuyas aguas brotaban de la cúspide de la cúpula, resbalaba por ella; ésta se completada con otras dos fuentes laterales, de las cuales manaba el aguas en cascada por dos surtidores en sus bases que se cruzaban.
Vista de la iluminación artística de la Sucursal del Pasaje de Oriente. (imagen procedente del informe del ingeniero Armando Thiriet sobre la luminotecnia de AEG de la Exposición)



LA SALA DE ESPECTÁCULOS Y CINEMATÓGRAFO

A la derecha del Salón de Enlace ocupado por el restaurante Sucursal del Pasaje de Oriente, y con acceso directo a éste, se instaló en una amplia superficie correspondiente al Pabellón de Industrias Generales o de Exportación, la Sala de Espectáculos y Cinematógrafo de dicho pabellón.



En diciembre de 1927 fue aprobada por la Comisión Permanente, la instalación dentro de las llamadas de forma genérica como Galerías Comerciales, de un lugar habilitado como sala de proyecciones de películas de carácter turístico e industrial, aprovechando este medio como vehículo de difusión comercial además de entretenimiento del público.

En la Guía Oficial de la Exposición Iberoamericana 1929-1930, se informaba que en el Pabellón de Industrias Generales, estaba dotado “de un cine para proyecciones de asuntos comerciales”, y que en las contiguas Galerías Comerciales Extranjeras, se encontraba “En la sala de espectáculos, con que cuenta, existe un monumental órgano “. Las dos salas, según alguno de los proyectos preliminares, se encontraban a ambos lados del cuerpo central, que estaba ocupado por el restaurante y salón de fiestas “Sucursal del Pasaje de Oriente”, con comunicación directa con éste.

Es de suponer que, para economizar medios y ahorrar gastos, la organización dispusiera que ambos espacios ubicados en locales casi contiguos, se constituyeran en uno solo, y así es como en un amplio espacio del extremo izquierdo del Pabellón de Industrias Generales, se situó la Sala de Espectáculos, que incluía también la sala de proyecciones cinematográficas, acordándose el 29 de febrero de 1929, la ampliación de la Sala de Espectáculos con un presupuesto de 33.000 pts. para tal fin.

Mas adelante, nuevamente se vuelve a realizar otra ampliación, llevada a cabo por Manuel Casana, consistente en la instalación de una cabina para el cinematógrafo dotada de un proyector Triunfador, que se situó en la terraza, y que estaba realizada en madera y uralita.

Esta sala de espectáculos y proyecciones tenía una superficie de 1.250 m2; albergaba además un escenario de 135 m2, cuatro palcos en cada lado de la escena y en el patio casi 1.000 butacas de madera curvada con asiento basculante y respaldo de madera contrachapada, cuyo importe superó las 24.000 pts. En este mismo espacio, la casa Eleizgaray de Azpeitia, instaló un monumental órgano, como demostración industrial y para la organización de conciertos.

Estaba separado este recinto del resto del Pabellón, mediante una mampara que hacía este espacio independiente del resto, tiendo entrada desde la avenida de la Raza, y abriéndose acceso directamente al salón central del restaurante, transformando dos ventanas en puertas. Al igual que el resto del pabellón, le fue aplicada pintura ignífuga al escenario, toldos y cerramiento de separación.



En este salón se alternaban las proyecciones de películas, con los conciertos de órganos, espectáculos y varietés. Se proyectaron películas de propaganda turística e industrial, así como otras comerciales como “Curro Vargas” ó “El Caballero de la pesadilla”, actuaciones de prestidigitadores y ventrílocuos como Braynsony; grupos y artistas de diferentes países iberoamericanos como la agrupación argentina Quiroga, y conciertos de órganos y piano. Durante la celebración de la Feria de Abril de 1930, tuvieron lugar distintas funciones, con tres sesiones diarias, en las que actuaron renombrados artistas.

Una vez concluida la Muestra, la Comisión Liquidadora sacó a subasta todo el material de esta sala tanto las butacas, como el proyector y el escenario.


FUENTES
- Banquetes Sevilla, tapas, cartas y menús de 1863-1995: Antropología de la alimentación. Isabel González Turmo.

- Fondos Exposición Iberoamericana. Archivo Municipal de Sevilla. Rollo 717 (fotogramas 428 a 521) Rollo 719 (fotogramas 45 a 54 y 220 a 233).

-La participación internacional y colonial en la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929. Amparo Graciani García.

-Pérez Rufi, José Patricio (2008): "La información cinematográfica en el diario sevillano El Liberal, en 1929", en Revista Latina de Comunicación Social, 63, páginas 140 a 150. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, recuperado el 30 de mayo de 2014, de

http://www.ull.es/publicaciones/latina/_2008/13_20_Sevilla/Perez_Rufi.html

- Los Periodistas extranjeros. ABC Sevilla, 08 noviembre 1929

- El XXV aniversario de “Los Previsores del Porvenir”. ABC Sevilla, 17 diciembre 1929. Pág. 20

-La Exposición Ibero-Americana. El Mediterráneo, 07 de mayo de 1929.

-Información y Noticias Varias de Sevilla. ABC Sevilla 24 de agosto de 1930, pág. 27.

-Exposición Ibero-Americana. ABC Sevilla 10 de noviembre de 1929, pág. 25

-Exposición Ibero-Americana. ABC Sevilla 21 de octubre de 1929, pág.31

-Exposición Ibero-Americana. ABC Sevilla 25 de Abril de 1930, pág. 20

-Comisión Liquidadora. ABC Sevilla, 20 de agosto de 1930, pág. 30

-Comisión Liquidadora. ABC Sevilla, 22 de agosto de 1930, pág. 36

-Comisión Liquidadora. ABC Sevilla, 02 de Septiembre de 1930, pág. 40




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada