- Pabellones de las Provincias Andaluzas





Desde el primer momento estaba prevista la participación de las distintas regiones españolas y provincias andaluzas en el Certamen sevillano. Pero no hasta 1927, cuando acuciados por la proximidad de la inauguración del evento, prevista en esas fechas para el año siguiente, cuando se toma realmente conciencia de ello y se inician las gestiones en las provincias que habían demostrado interés concurrir al mismo.

La profunda crisis económica, en que se encontraba inmersa España en general y la región andaluza muy en particular desde el siglo XIX, es el hecho que de hemos de tener siempre presente para comprender la cantidad de dificultades que tuvieron que resolver cada una de las provincias para poder estar presente en la Exposición. Teniendo en cuenta la precaria situación económica, todas pusieron la ilusión en la Exposición para poder superar esta profunda crisis.
Imagen aérea de la Plaza de los Conquistadores con la distribución de los pabellones andaluces.

A excepción de las representaciones cordobesa y sevillana, el resto de ellas decidió construir sus pabellones de forma provisional, al igual que los regionales, la mayoría de los arquitectos, diseñaron edificios tomando detalles de los monumentos mas significativo de cada una de las provincias. Solo tres de ellos no recurre a la copia fácil y el reclamo publicitario, son los diseñados por Torres Balbás para Granada, Guerrero Strachan en el de Málaga y Vicente Traver para el de Sevilla. En el caso del edificio sevillano, es curioso que, mientras el Comité exigía a las provincias participantes que sus pabellones reflejaran la arquitectura propia, éste fue diseñado inspirándose en el barroco levantino. Cada pabellón constituía una visión propia de la provincia que se quería ofrecer al viajero incluyéndose en casi todos una oficina de turismo, con gran cantidad de material fotográfico y reconstrucciones de monumentos históricos.

El Certamen estuvieron presente las ocho provincias andaluzas, además del Pabellón Municipal de Jerez que, aunque con cierto carácter comercial, fue mandado construir por la corporación municipal, por lo que se le ha dado el mismo trato a la hora de estudiarlo junto al resto de las provincias de esta región.

Todos los pabellones estuvieron ubicados en el Sector Sur del recinto conformando junto a las representaciones regionales, la Plaza de los Conquistadores; a excepción del de Sevilla, construido junto a la portada principal en la Glorieta de San Diego, por su condición de provincia anfitriona, y el de Jerez que se construyó en la Avd. de la Raza, frente al Parque de Atracciones y junto a los comerciales de Industrias Valencianas y el de la Sociedad Española de Construcción Naval.

La suerte corrida por las distintas representaciones, fue diversa, desde la del malogrado Pabellón de Almería que ni siquiera pudo ser inaugurado, y que estudiaremos mas detenidamente, hasta las magníficas exposiciones artísticas y constructivas de los Córdoba y Granada. De toda esas obras solo nos ha quedado el Pabellón de Sevilla, constituido por los actuales Casino de la Exposición y Teatro Lope de Vega, y del de Córdoba la torre.

Sobre el estudio de la participación de las provincias andaluzas, existen algunos estudios particulares como el realizado por Amparo Lemus López sobre la participación de Córdoba, o el de Granada de José Luis Barea, y el de José Leonardo Ruiz sobre Almería. Basándonos en estos, se ha procedido ha sintetizarlo, aparte de estos trabajos, no se posee mas documentación que la obrante en los Archivos de la Exposición, los cuales sobre este asunto son escasos, secundarios e inconexos, reducidos a pequeñas referencias de contenidos y estilo.
Ubicación de los pabellones de Málaga, Huelva, Cádiz y Granada.

Para el estudio de los contenidos de los mismos, se ha utilizado principalmente el Catálogo y Guía Oficial de la Exposición, así mismo la información que apareció en la prensa local y folletos publicitarios sobre las exposiciones de algunos de los pabellones.

Los datos obtenidos son escasos, ya que los catálogos o guías publicados, se hicieron antes de la apertura de las puertas de ellos. Los artículos periodísticos, además de utilizar un leguaje fatuo, rara vez sinteriza de forma clara los productos o artículos expuestos, limitándose a copiar lo publicado en los catálogos oficiales.

La amplitud del texto de algunos pabellones, en relación con otros, no significa mayor contingente expositivo sino mayor información.

Por último indicar, que el estudio sobre el Pabellón de Sevilla, se trata en el apartado de la obra constructiva del Comité Ejecutivo, entre otros motivos, además de ser el organismo encargado de su construcción, por el carácter representativo del mismo.


ALMERIA


Gracias a la valiosa investigación realizada por José Leonardo Ruiz Sánchez, sobre las actas la Diputación y de la Comisión Provincial, así como de distintos diarios almerienses de la época, nos llega este trabajo que a continuación sintetizamos.

Mientras algunas provincias se preparaban para estar debidamente representadas en el magno certamen hispalense, a fin de encauzar la corriente de turista que se preveía inundaría Sevilla, otras como Almería, permanecerían impasibles ante el Certamen, sin que los organismos oficiales tuviesen previstas partidas alguna para la su concurrencia.

A la nula atención oficial sobre el tema, habría que añadir el inexistente movimiento ciudadano con preocupación sobre el mismo, lo que da lugar a que, a pesar de los artículos aparecidos en el prensa local, se tarde en intentar superar la crisis económica del momento, sacándola del su marasmo realizando una buena propaganda sobre las excelencias de sus productos agrícolas como la uva, los minerales, la belleza artística, su clima, etc.

No es hasta el 27 de Febrero de 1928 cuando la Diputación Provincial acuerda concurrir a la Exposición. Era evidente que el gran problema de la participación el Certamen era el económico, por ello decide que su presencia sea conjunta con las otras provincias que aún no habían decidido hacerlo en solitario (Huelva, Cádiz y Jaén) al objeto de disminuir los costos, acordando aportar cada una de ellas 80.000 pts para la construcción del pabellón mas gastos de ornamentación.

Finalmente en octubre de ese año se llega a un preacuerdo entre la Comisaría Regia y la Diputación Provincial, para que Almería construyese un pabellón provisional. Se remiten datos para la confección del proyecto del mismo donde se expondrían los productos de la provincia, estimándose el costo de las obras en 35.000 pts aproximadamente. El ambiente era pues propicio, y se intensificó la campaña periodística, en busca de colaboración entre las fuerzas vivas y las Cámaras comercio.

El diseño del edificio fue realizado por el arquitecto Mariano González de Rojas, y se ubicó en una parcela de 400 m2 en la zona de la Plaza de los Conquistadores, en la Avd. de Panamá junto a las Galerías Comerciales Nacionales, el autor reprodujo la Alcazaba almeriense con aspecto ruinoso. No obstante estar prácticamente concluido semanas antes de la apertura del Certamen, llegan a la Comisión provincial, noticias sobre las dimensiones del pabellón (unos 130 m2) consideradas inferior a las acordadas en su día. Se solicitó informe a la Comisaría Regia sobre la construcción, la cual autorizó, en el mes de agosto de 1929, la ampliación del mismo hasta un total de 250 m2 sin aumento en el precio contratado. Este proyecto de ampliación lo realizó el arquitecto la Diputación Provincial Antonio Zobara, se sabe que su ejecución fue rápida, ya que el 30 de Octubre de 1929 se firmó el acta de recepción del pabellón.

A pesar de tener ya terminado el edificio, aún no se había conseguido la colaboración de las distintas entidades para la exhibición de productos, como la Cámara Oficial Uvera, que había prometido aportar 500 barriles de uvas, para confeccionar bolsitas para regalar a los visitantes, pero por falta de colaboración de los productores no fueron enviadas, achacando la falta de fruto. Tampoco fueron productivas las solicitudes de objetos a la ciudadanía, de modo que entre lo cedido y lo adquirido: varios cuadros, maquetas del puerto de Almería, del cultivo de la parra y exportación de la uva, objetos artísticos de mármol de Máchale y el Pendón Real de Vera. En el mes de enero de 1930, fueron enviado estos objetos que habían de figurar en el pabellón.

En el mes de Febrero, y debido al fin del régimen primorriverista, se constituyeron los nuevos Ayuntamiento y Diputaciones, lo que produjo la negativa de seguir colaborando con manifestaciones de la Dictadura. Así tras una inspección realizada el 26 de Marzo de 1930, se decidió que debido a los defectos de construcción y la inexistencia de objetos y productos representativos almerienses, así como a la falta de recursos y tiempo para efectuar algunas reformas, dar por finalizada la participación en el Certamen, acordando clausurar el pabellón tres meses antes que lo hiciera la Exposición.

Por último decir que el 8 de Enero de 1931 fue inspeccionado el pabellón por la Comisión Liquidadora para su conservación o destrucción, siendo demolido en mayo de 1932.

En definitiva fueron dos los factores determinantes que produjeron esta desastrosa actuación:

- Por un lado el problema de la consecución de fondos económicos y participación, tanto a nivel público (Ayuntamientos y Diputación) como privado (empresas, cámaras de comercio, particulares) debido a la falta de adhesión al ideal del Descubrimiento, como ocurría en otras provincias (Cádiz, Huelva, Sevilla).

- Y por otro la falta de unidad entre las distintas personalidades e instituciones almerienses en cuanto a la valoración de las posibilidades que el Certamen podría tener sobre Almería.




CADIZ
El pabellón representativo de la provincia de Cádiz, estuvo situado entre los pabellones de las provincias Huelva y Granada, con trasera a la Avenida de Costa Rica, dando su fachada frente a uno de los costados del Pabellón del Patronato Nacional de Turismo.


Fue diseñado por el arquitecto Juan Luís Romero Aranda, con una superficie de 201,50 m2. en una parcela de 360 m2, teniendo como presupuesto para su construcción 100.000 pts.

De estilo Regionalista, el autor se inspiró en el barroco gaditano, erigiendo un edificio de dos plantas, en algunas zonas, y amplia terraza sobre la parte del edificio que solo consta de planta baja, así mismo se le adosa un torreón copiado del de la Catedral de Cádiz, con un diseño muy acertado, incluyendo en una de sus fachadas una ventana típica del alfoz gaditano.

Entre las obras expuestas se pueden destacar, obras de arte romanas y pinturas del Museo de Bellas Artes y Museo Iconográfico, también tenía una sección dedicada a Cádiz de 1812 y otra con fotografías de la provincia.












La Adoración de los Reyes de la Viuda de Cervera y  La Anunciación de la Catedral de Cádiz





Crucifijo y San Vicente Ferrer del Convento de los Dominicos

LA FILMOTECA ESPAÑOLA HA EDITADO UNA OBRA TITULADA "LAS EXPOSICIONES DE 1929", EN LA QUE SE RECOGEN IMAGENES DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA DE SEVILLA Y LA INTERNACIONAL DE BARCELONA

A CONTINUACIÓN SE HA INSERTADO UNA RECOPILACION DE DISTINTOS CORTES RELACIONADOS CON ESTE PABELLON QUE APARECEN EN DICHA OBRA



video



CORDOBA

ESTE PABELLON SE TRATA  DE FORMA INDEPENDIENTE.

GRANADA
ESTE PABELLON SE TRATA  DE FORMA INDEPENDIENTE.

HUELVA

Huelva mantuvo siempre la rivalidad con Sevilla, al no ser suficien-temente valorado su papel en el Descubrimiento de América. La decisión de participar en el Certamen fue difícil por la falta de recursos, en principio se dispuso a participar en un pabellón común con las provincias de Cádiz, Almería y Jaén, pero mas tarde decidieron hacerlo de forma independiente.

En el mes de noviembre de 1928, la Diputación Onubense, solicitó al Comité de la Exposición la petición de los terrenos y el permiso para poder iniciar las obras. Para ello dispuso de un presupuesto inicial de 150.000 ptas. y designó al arquitecto municipal José María Pérez Carasa, para que diseñara el pabellón.
Vista de la fachada trasera del pabellón.

Se levantó un edificio de 285 m2, en una parcela de 360 m2, en la confluencia de las Avenidas de Venezuela y Costa Rica, dando vista su fachada a la de Venezuela y su parte posterior al vecino pabellón gaditano, con un presupuesto de 120.000 pts., siendo inaugurado el 21 de Abril de 1930, casi un año después de abrir sus puertas la Exposición.

El edificio se elevaba dos plantas en algunas de sus zonas, insertando en el ángulo izquierdo de su fachada, una torre campanario a imitación de la existente en la iglesia de San Jorge de Palos de la Frontera, de estilo mudéjar. En sus cuatro fachadas, inserta portadas y elementos en homenaje de los lugares colombinos.
Imagen del patio interior.

Los productos expuestos, según la prensa local, fueron muy variados como castañas, vinos, jamones, tejidos, alforjas, vestidos, embuchados, anisados, mantas, muestras minerales, aceites, conservas, azulejos, calzados, corchos, abonos, espuertas, etc, que mostraban toda la riqueza de la provincia onubense desde la sierra hasta el mar.
Alzado de la fachada

LA FILMOTECA ESPAÑOLA HA EDITADO UNA OBRA TITULADA "LAS EXPOSICIONES DE 1929", EN LA QUE SE RECOGEN IMAGENES DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA DE SEVILLA Y LA INTERNACIONAL DE BARCELONA

A CONTINUACIÓN SE HA INSERTADO UNA RECOPILACION DE DISTINTOS CORTES RELACIONADOS CON ESTE PABELLON QUE APARECEN EN DICHA OBRA



video


JAEN

El 2 de Noviembre de 1929, fueron inaugurados por S.M. el Rey Alfonso XIII, el Pabellón de Granada y este de la Provincia de Jaén. Obra del arquitecto Luís Berges Martínez, toma como modelo para el diseño del edificio, las construcciones jienenses de los siglos XV y XVI.

El edificio de 630 m2 de superficie construido sobre una parcela de 700, estuvo presupuestado por un importe de 150.000 pts. Se ubicó entre la Avenida de Venezuela, el Pabellón del Patronato Nacional de Turismo, el Pabellón de Asturias y la Avenida de Panamá. La planta del mismo era irregular, y su composición volumétrica muy variada, existiendo, dependiendo de las zonas, dos ó tres plantas, llamando la atención el torreón rectangular con mirador corrido que lo dominaba. También se inscribían dos patios interiores.

La fachada principal, se encontraba frente a un lateral del Pabellón de Turismo, muy próximo a la plaza de los Conquistadores.

Las fuentes consultadas no proporcionan muchos datos sobre los contenidos del mismo. El catálogo oficial dice que se exhibían fotografías y maquetas de monumentos, así como muestras de producciones agrarias y olivareras.
El Pabellón de Jaén visto desde otro ángulo


Una de las salas del pabellón y patio interior.


JEREZ

ESTE PABELLON SE TRATA  DE FORMA INDEPENDIENTE.


MALAGA

ESTE PABELLON SE TRATA  DE FORMA INDEPENDIENTE.


FUENTES
- La contribución de Córdoba al encuentro ibero-americano de 1929 / Encarnación Lemus López
- LA EXPOSICION IBEROAMERICANA A TRAVES DE LA PRENSA (1923-1929). Encarnación Lemus López
- Análisis comparativo de la aplicación de ambos sistemas al pabellón de Córdoba en la Exposición Ibero Americana de Sevilla de 1929 y a sus antecedentes arquitectónicos.
J.M. Raya Urbano, J. Jose Montero Angel, J.J. Moyano Campos y D. Marñin García.
Revista APAREJADORES nº 47 Octubre-Diciembre 1995
- VIVIR EN SEVILLA, Nicolás Salas. Diario de Sevilla 28 de Marzo de 2004
- La Exposición Ibero Americana. ABC de Sevilla 19 de Febrero de 1930 (Pabellón de Córdoba)
- HISTORIA DE LA EXPOSICIÓN IBERO AMERICANA DE SEVILLA. Eduardo Rodríguez Bernal.
- FOTOTECA DE LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA.
- ARQUITECTURA DEL REGIONALISMO EN SEVILLA 1900 - 1935. Alberto Villar Movellán.
- Productos de Huelva a la Exposición de Sevilla. ABC Sevilla de 20 de Abril de 1930
- Fondos de la Hemeroteca. Los Pabellones de la E.I.A. Villar Movellán
- VIVIR EN SEVILLA, Nicolás Salas. Diario de Sevilla 28 de Marzo de 2004
- HISTORIA DE LA EXPOSICIÓN IBERO AMERICANA DE SEVILLA. Eduardo Rodríguez Bernal
- GRANADA Y LA EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA DE 1929. José Luis Barea Ferrer (Actas VI Jornadas de Andalucía y América)
- ALMERIA Y LA EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA DE SEVILLA DE 1929-1930. José Leonardo Ruiz Sánchez (Actas VI Jornadas de Andalucía y América)

3 comentarios:

  1. Paco Vallecillo29 septiembre, 2012

    Maravilloso estudio de los pabellones regionales. Magnífico trabajo. Gracias por él, además de encantarme me ha sido muy útil

    ResponderEliminar
  2. Paco Vallecillo29 septiembre, 2012

    Estupendo y magnificamente elaborado y documentado trabajo. Me ha encantado y me ha sido muy útil

    ResponderEliminar
  3. Ya se puede visitar el jardín del Palacio Episcopal de Málaga que sirvió de modelo para el pabellón

    ResponderEliminar