LOS PABELLONES SANITARIOS Y LAS CASETAS DE TRANSFORMACIÓN EN EL RECINTO DE LA EXPOSICIÓN


LOS PABELLONES SANITARIOS O SERVICIOS.
Plano con la distribución de los Pabellones de Sanitarios: 1.- Glorieta S. Diego (cab.) 2.- Glorieta Bécquer (sra.) 3.- Jardines de San Telmo 4.- Plaza de América – Monte Gurugú 5.- Glorieta de la Virgen 6.- Jardines de las Delicias 7.- Parque de Atracciones 8.- Sector Sur junto Pabellón Industrias Lácteas.(O) Otros servicios en el interior de edificios















A fin de completar las instalaciones de servicios públicos (retretes y urinarios) situados en el Parque de María Luisa, el Comité de la Exposición construyó y amplió los existentes con el objeto de atender las necesidades fisiológicas de los visitantes. Estas pequeñas instalaciones llamadas en el proyecto Pabellones Sanitarios o de Servicio, se repartieron por todo el recinto exposicional, emplazándolos en sitios estratégicos los de nueva construcción, y aumentando el número de plazas de los ya existentes, teniendo en cuenta la mayor afluencia de público que se preveía.

En la memoria del proyecto de estas instalaciones, que confeccionó el arquitecto general Vicente Traver[1] fechado el 2 de febrero de 1928,[2] hacía un descripción detallada de la situación de los aseos que se instalarían en el interior de los diferentes pabellones y galerías, así como los que se construirían de forma aislada y la ampliación de los ya existentes, además de los aparatos sanitarios que se dotarían y las instalaciones de los servicios de agua y alcantarillado que contarían. Los pabellones que diseñó de nueva construcción y las ampliaciones de algunos, fueron los siguientes: 

Los señalados con los números 1 y 2 en el plano, para señoras y caballeros en las proximidades de la Glorieta de San Diego, el de caballeros de nueva construcción a la espalda del Pabellón de Información (actual restaurante La Raza) y próximo a la Glorieta de Bécquer, tenía una superficie de unos 35 m2, con cubierta plana, y pequeño pórtico de acceso con cubierta de teja árabe sobre columnas, con ornamentación de molduras rectas en el las fachadas, que se repetiría en mucho de los pabellones de servicios. Estaba dotado este pabellón, con siete plazas de urinarios de pedestal, dos lavabos, más cuatro compartimentos con inodoros, bidet y lavabo. 

Planta y alzado del Pabellones Sanitarios de la Portada de San Diego (en la trasera del Pabellón de Información actual Restaurante La Raza) solo para caballeros, indicando en el plano con el nº 1. Desaparecido (Archivo Municipal de Sevilla)

Imagen de los aseos de caballeros en la Portada de San Diego visto desde la Glorieta de Bécquer. Desaparecido. (Foto archivo del autor)
El pabellón de servicio para señoras, indicado con el nº 2 en el plano, se situó también cerca de la Glorieta de Bécquer, y en el proyecto se indica que era una ampliación de éste, con un servicio para niño, sobre el de señoras ya existente. De planta en forma de cruz, se cubría todo el conjunto con cubierta de teja árabe con perfil de cerámica bicolor, a distintas aguas, y al igual que el anterior, estaba precedido por un amplio tejaroz sostenido por soportes metálicos. Actualmente las fachadas son de ladrillo visto, desconocemos si originalmente estuvieron enfoscadas como las de su vecino pabellón de caballeros. La ampliación consistió en adosar una pequeña superficie de unos 6 m2 que se dividía en dos compartimentos que alojaban w.c., bidet y lavabo para niños. De estos dos edificios aún se conserva el de señoras,[3] habiendo desaparecido el de caballeros.


Pabellón Sanitario de la Glorieta de Bécquer en su estado actual (archivo del autor), y planta y alzado (Archivo Municipal Sevilla)
El pabellón sanitario de San Telmo, indicado con el nº 3 del plano, y situado en los jardines de dicho nombre, en la avenida de Honduras en la trasera Teatro Lope de Vega, fue también una ampliación del ya existente, que estaban adosados a la caseta de transformadores nº II, y que solo para caballeros, por lo que se amplió dotándolos de aseos para señoras. Para ello se construyó una pérgola para el acceso de estos servicios, que contaban con tres compartimentos dotados con los mismos elementos que los anteriores. Tanto la caseta de transformación, como los aseos de señoras y caballeros aún continúan en pié, habiéndosele añadido en algún momento una planta más, estando estos últimos en estado ruinoso


Estado actual del pabellón sanitario de los Jardines de San Telmo, con el añadido de una planta superior. Planta y alzado de éste originariamente (Archivo Municipal Sevilla). Foto (archivo del autor)
Los servicios correspondientes al nº 4 del plano, son los indicados en el proyecto con el nombre de pabellón próximo a la Plaza de América, para caballeros y señoras, que fueron otros de los que se modificó ampliándolos para dar servicio a las señoras. Se situaron estos aseos, a los pies del Monte Gurugú, siendo de planta rectangular, con una zona más amplia en uno de sus extremos, correspondiendo este espacio con la ampliación. Tienen cubierta plana, y sus ángulos se remataban con jarrones cerámicos. Interiormente se le amplió seis urinarios en los aseos de caballeros, y los de señoras tenían cuatro compartimentos dotados con inodoro, bidet y lavabo. Este edificio aunque aún existe, no cumple los cometidos para el que fue construido.


Planta y alzado del pabellón próximo a la Plaza de América junto al Monte Gurugú (Archivo Municipal Sevilla). Estado actual del mismo. (Archivo del autor)

Imagen aérea con indicación de la ubicación del Pabellón de Plaza de América junto al Monte Gurugú.
Cerca de la Glorieta de la Virgen de los Reyes, en los terrenos que ocuparía el Pabellón de Brasil, se encontraba unos aseos que tuvieron que ser derribados en mayo de 1928, a fin de permitir la construcción del cuerpo posterior formado por las galerías y patio de dicho pabellón, siendo trasladados estos por unos de nueva construcción en el otro extremo de dicha glorieta, próximo a los pabellones Real y de la Sociedad Minera Peñarroya. 


Este nuevo pabellón Sanitario, se le llamó de la Glorieta de la Virgen, y se indica en el plano con el núm. 5. Contaba con aseos para señoras y caballeros, y compartimentos para inodoros, bidet y lavabos, así como placas de urinarios en el de caballeros. La singularidad de este edificio fue que el proyecto inicial se modificó, en octubre de dichos año, para poder albergar un palomar, con la adición de un piso alto en parte de la planta, ya que, según se especifica en la memoria del proyecto, se consideró la necesidad de habilitar un sitio donde pudieran anidar estos animales, evitando así que lo hicieran en los pabellones y edificios ya construidos y con ello el deterioro consiguiente. Este extremo bien podría ser tenido en cuenta por las autoridades actuales, ya que el referido edificio fue derribado y es lamentable el aspecto de alguno de los pabellones próximos.

El pabellón contaba con cubierta de teja a cuatro aguas, y en la planta añadida para palomar, se abrieron huecos para que pudieran anidar las palomas.

Alzado del proyecto primitivo del Pabellón Sanitario de la Glorieta de la Virgen, y alzado y planta definitivo de este pabellón con inclusión de la planta palomar. Desaparecido (Archivo Municipal de Sevilla)
El Pabellón Sanitario nº 6 del plano, se encontraba en los Jardines de las Delicias, apareciendo en el proyecto como Pabellón de las Delicias, este edificio de nueva planta, se construyó con instalaciones para señoras y caballeros, dotado con inodoros, bidet, lavabos y urinarios de pedestal, estando uno de los compartimentos reservado a los niños. Aunque permanece en pie, no parce que tenga utilidad como aseos, habiéndole sido sustituida la cubierta a cuatro aguas con teja curvas, por otra plana en algún momento. La ornamentación de las fachadas difieren de los anteriores pabellones, pues solo se decora con un peculiar enmarcado de los dinteles de los huecos. Con este pabellón, se completaba la oferta de aseos en este Sector Norte de la Exposición, con los instalados en las Puertas de Aragón y Navarra, en el edificio Central y Museos de la Plaza de España, además de los del Pabellón de Sevilla y los de los pabellones americanos.

Edificio en los Jardines de las Delicias, estado actual, y planta y alzado (Archivo Municipal Sevilla) Fotografía (Archivo del autor)
El Sector Sur, estaba dotado de unos servicios en la zona trasera de la sucursal del Pasaje de Oriente, en el cuerpo central del Pabellón de Industrias Generales y Galerías Americanas (actual almacenes del puerto), además de los que se encontraban en el interior de los dos edificios de las Galerías Comerciales Nacionales, el aseo de caballeros del Pabellón de Turismo, y en los diferentes pabellones industriales, provinciales y regionales que se repartieron por este Sector .

En el Parque de Atracciones, el Comité construyó un pabellón de servicios, indicado con el nº 7 en el plano, al objeto de atender las necesidades fisiológicas de los visitantes, encontrándose ubicado este edificio entre las atracciones llamadas Water Chute y el Ocho.

El proyecto de esta obra está fechado el 29 de Enero de 1929,[4] casi un año después del resto de los pabellones de servicios, que había diseñado el arquitecto general de la Exposición, Vicente Traver, por lo que es de suponer que el diseño correría a cargo de la Oficina Técnica del Certamen.

Este edificio de plata rectangular, tenía una superficie de casi 80 m2, y se dividía en dos espacios de composición simétrica, el de la izquierda para “retretes de caballeros” y el de la derecha como “tocador de Señoras”, con entradas independientes para cada uno de ellos en los extremos.

       Planta y alzado del Pabellón sanitario del Parque de Atracciones. Desaparecido (Archivo Municipal de Sevilla)

Imagen del Pabellón Sanitario junto al Water Chutes. (80 años de la Exposición Iberoamericana 1929)
Los elementos sanitarios con que contaba este pabellón eran W.C., bidet, lavabo con pedestal y urinarios de pedestal de gres, siendo el importe presupuestado para estas instalaciones de 28.567 pts. 

A pesar de que Vicente Traver proyectó y presupuestó para completar esta oferta de servicios, la construcción de dos pabellones sanitarios de carácter provisional, uno en el sector comercial, que recibió el nombre de Pabellón del Sector Sur y otro en el Sector de Ganadería, este último no llegó a realizarse.[5] El indicado con el nº 8 del plano, corresponde al de los aseos del Sector Sur, que se situó en la trasera del Pabellón de Industrias Lácteas. 

De planta rectangular, era de pequeñas dimensiones, estando dividido dos espacios uno para señoras y otro para caballeros, dotado tan solo con dos compartimentos para cada una de las zonas, con las mismas instalaciones que todos los anteriores. La cubierta era plana, que se adornaba con un perfil de tejas árabes. Tanto este aseo como el situado en el Parque de Atracciones fueron derribados una vez clausurada la Muestra.

Planos de planta y alzado del pabellón Sector Sur carácter provisional. Desaparecido (Archivo Municipal de Sevilla)

Imagen aérea con la situación de Pabellón Sanitario del Sector Sur en la trasera del Pabellón de Industrias Lácteas. Desaparecido.
Todas estas edificaciones estaban dotadas de inodoros, bidets, urinarios y lavabos, todo ello debidamente alicatado y provistas de las correspondientes instalaciones de agua y alcantarillado en las que fuera posible conectarlas con la red y las que no con fosa séptica. Su construcción fue la convencional, cimentación de losa de hormigón con muros de carga y cubiertas planas o de teja, según el diseño en los de carácter permanente y de madera y cartón impermeable en los provisionales. 

Se completaron estos pabellones con la instalación de toalleros, espejos, repisas de cristal y placas esmaltadas para colocar en las puertas de los aseos, donde se indicaban los que eran gratuitos y los de pago, así como el precio de estos.[6]

El presupuesto inicial de albañilería y carpintería fue de 71.109 pts., a las que hubo que añadirles 3.437 pts. más por la modificación del proyecto del pabellón de la Glorieta de la Virgen al añadirle el palomar. Para la dotación de los elementos sanitarios, incluida su instalación, se presupuestaron 58.147 pts. 

Existe en los fondos de la E.I.A. del Archivo Municipal de Sevilla, documentación a este respecto, como son los pliegos de prescripciones técnicas para las convocatorias de los concursos, en la que se describe pormenorizadamente los distintos tipos, cantidad y distribución de las piezas sanitarias que debían constar cada uno de ellos, así como las dimensiones, puertas y demás elementos que componían cada uno de estos edificios. 

Tras el correspondiente concurso, varias empresas del ramo ofertaron sus productos, entre ellas se encontraba la santanderina Corcho e Hijos S.A., que junto a la oferta presentada, acompañaba un amplio muestrario de urinarios, lavabos, bidet, inodoros, tapas, etc. de su firma, siéndole adjudicado el proyecto para la instalación de los sanitarios con un presupuesto total de 43.195 pts. 

El material sanitario estaba constituido por los siguientes elementos: 

-W.C. de loza inglesa incluida la cisterna de hierro fundido, tapa de caoba barnizada, cadena y tubo de plomo. 
- Bidet de loza inglesa con pedestal y grifería niquelada. 
- Urinarios de pedestal de gres esmaltado (como los colocados en el Casino de Sevilla) cisterna de mismo material de descarga intermitente y distribuidores niquelados. 
- WC y bidet de niños de iguales materiales y accesorios. 
- Lavabo, también de loza inglesa de forma rectangular de 63 x 46 ctms. Con grifo niquelado, válvula de desagüe y cadenilla. 

Corcho Hijos S.A., fue una empresa industrial fundada en Santander, a mediados del siglo XIX, con tres talleres emplazados en Sotileza, La Reyerta y San Martín, se dedica a las construcciones metálicas y mecánicas, fundiciones, bronces, reparación de buques, y calderería gruesa. Siendo las especialidades de fumistería, hidroterapia, saneamiento, calefacciones, turbinas hidráulicas y maquinaria en general. 

A continuación se inserta un cuadro resumen con indicación de los sanitarios instalados en cada pabellón, el precio unitario y los importes totales y desglosados.





NOMBRE DEL PABELLON
C
o
n
s
t
r
u
c
c
i
ó
n  
W
C
B
i
d
e
t
U
r
i
n
r
i
o
W
C

B
i
d
e
t
n
i
ñ
o
L
a
v
a
b
o

I
m
p
o
r
t

s
a
n
i
t
Glorieta de la Virgen (Sras y Caballeros)   
12.619
5
5
6
1-1
9
7.275
Jardines de las Delicias (Sras y Caballeros)
10.910
4
4
5
1-1
8
5.890
San Telmo (Sras y Caballeros) ampliación
6.377
2
2
6

6
6.415
Portada de S. Diego (Caballeros)
11.140
3
3
7

5
6.665
Glorieta Bécquer (Sras.) ampliación
2.559



1-1
2
540
Plaza América- junto Monte Gurugú
(Sras y Caballeros) ampliación
8.740
3
3
3
1-1
6
3.830
Sector Sur (Sras y Caballeros)
9.381
4
4
6

6
6.290

Importes Totales / precio unitario en pts.
65.163
115
115
700
115
95
36.9










Modelos de los sanitarios que fueron instalados en los pabellones de servicios. (Archivo Municipal de Sevilla)

Para la localización por el público de estos aseos, se instalaron unas señalizaciones bien visibles, consistentes en un poste de perfil cuadrado de 2 m. de altura, sobre el que se situaba una flecha indicadora, con un cartel que informaba del tipo de aseo si eran de señoras, caballeros ó señoras y caballeros. En total se instalaron 22 postes de señales para los pabellones sanitarios.[7]





Esta fue su distribución:
- Glorieta de San Diego …………………………….……………………. 3 de caballeros
- Plaza de América ………………..…1 caballero, 1 de señoras y 1 caballeros y señoras
- Glorieta de la Virgen ....................…………………………...2 de caballeros y señoras
- Jardines de las Delicias……………………………………….4 “ “
- Jardines de San Telmo………………………………………..2 “ “
- Sector Sur……………………………………………………..3 “ “
- Pabellón de la Exportación…………………………………...2 “ “
- Parque de Atracciones………………………………………...3 “ “

Una vez clausurada la Muestra la Comisión Liquidadora sacó a concurso, en enero de 1932,[8] para ser demolidos los pabellones de servicios, que habían sido levantados en el Sector Sur, el pabellón del Parque de Atracciones y del Sector Sur (a la espalda del Pabellón de Industrias Lácteas). Se presentaron al concurso los contratistas Francisco Portillo Méndez, Carlos Iglesias Úbeda y Juan Muñoz Rodríguez, ganándolo éste último por 2.965 pts., que procedió a su derribo en junio de dicho año.

Sirvan estas breves notas como referencia de unas construcciones, que aunque humildes, tenían un fin específico, y tan importante y necesarias como cualquier otro, no escamoteando la organización recursos para su edificación, instalándose en todos ellos los aparatos sanitarios más modernos del momento. 

Aún hoy día se conservan algunos de estos pabellones de servicios, aunque muy transformados, donde aún se puede reconocer en ellos el diseño que realizó Vicente Traver; se trata del existente junto al Monte Gurugú, en la calle que lo conecta a la Plaza de América. El que se encuentra en los Jardines de las Delicias, tras los Pabellones de Marruecos y Colombia. El aseo de señoras próximo a la Glorieta de Bécquer, y el maltrecho y a punto de derrumbarse de los Jardines de San Telmo, junto al transformador que aún funciona como tal. Salvo el situado en las proximidades de la Glorieta de Bécquer, ninguno de ellos ya son utilizados como aseos.

NOTAS
[1] .- Arquitectura del Regionalismo en Sevilla (1900-1935). Alberto Villar Movellán, pág. 537 a 539
[2] .- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII. Exposición Iberoamericana de Sevilla 1929. Expediente Pabellones Sanitarios. Caja 98, rollo 720 fotogramas del 64 al 306
[3] .- Cabe la posibilidad que se haya reconstruido en época posterior.
[4] .- A.M.S. Sección XVIII. Exposición Iberoamericana de Sevilla 1929. Expediente Pabellones Sanitarios. Caja 98, rollo 720 fotogramas del 64 al 306
[5] .- A pesar de aparecer relacionado tanto en el presupuesto de la obra, como en el de materiales sanitarios de la Casa Corcho Hijos S.A., no se realizó concurso de derribo sobre éste, además de no haber sido localizada su situación en la Exposición de Ganados.
[6] .- La adquisición de todos estos elementos tuvo un coste total de 1.500 pts. A.M.S. Sección XVIII. Exposición Iberoamericana de Sevilla 1929. Expediente Pabellones Sanitarios. Caja 98, rollo 720 fotogramas del 64 al 306
[7] .- Expediente poste señalizadores de W.C. A.M.S. Sección XVIII. Exposición Iberoamericana de Sevilla 1929. Expediente Pabellones Sanitarios. Caja 98, rollo 720 fotogramas del 64 al 306
[8] .- En las bases del concurso se especificaba que la propuesta debía ser única para ambos pabellones, formando un solo lote.

FUENTES
- Fondos de la Exposición Iberoamericana. Archivo Municipal de Sevilla. Rollo720.
- Casco Antiguo. ABC Sevilla. 11 y 12 de Noviembre de 1983
- Plano de A. Padura



LAS CASETAS DE TRANSFORMACIÓN
Plano general de la Exposición con indicación de situación de las Casetas de Transformación. (Plano A. Padura)

A fin de dotar de conexión eléctrica las instalaciones de la Exposición, el Comité concedió a la Compañía Sevillana de Electricidad, como empresa suministradora de fluido eléctrico, la realización de los trabajos de instalación de la línea de alta tensión y algunas casetas de transformación[1], entre los años 1923, 1924 y 1925, en el recinto de la Muestra, cuyo proyecto consistió básicamente en el tendido de cables armados de distintas secciones desde la central eléctrica de la compañía en la zona, hasta los diferentes casetas de transformación repartidas por el recinto, mediante la apertura de calicatas y tubos para el paso de los cables, empalmes, etc. Así, partiendo de la Central eléctrica del Prado, distintas líneas se dirigían a las casetas de transformación. 

La Caseta Núm. I, se situó en la planta basamento del edificio central de la Plaza de España, esta caseta contaba con tres transformadores de 500 kilovatios, cada uno, que a su vez la conectaban con la Caseta número III situada en el Parque de María Luisa, en concreto en el edificio situado entre la avenida de Rodríguez Caso y la Glorieta de Juanita Reina, frente al Estanque de los Lotos. Esta caseta tenía dos transformadores de 200 kilovatios cada uno. De aquí partida otra línea que daba servicio a la Caseta número IV, que a su vez se subdividía en dos partes, una con instalación de alta tensión en los sótanos del Pabellón de Arte Antiguo o Mudéjar, actual Museo de Artes y Costumbres Populares, y otra de baja tensión en los sótanos del Pabellón de Bellas Artes, actual Museo Arqueológico. Contaban estas casetas con transformadores de 300 kilovatios el de alta y uno de 500 kilovatios el de baja. 
De la Caseta del Pabellón de Bellas Artes, salía una línea que suministraba corriente a la Caseta número V, situada en los jardines de las Delicias, frente a las instalaciones que actualmente ocupa la Delegación de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, y que aún existen, que estaba dotada con un transformador de 250 kilovatios. 

De la Central del Prado, también salía una línea directamente para dar servicio a la Caseta número II, situada en los Jardines de San Telmo, a la espalda del Teatro Lope de Vega, y cuyo edificio albergaba también unos servicios o aseos públicos, contaba esta caseta con dos transformadores de 300 kilovatios. 

De una caseta de la Compañía Sevillana existente en los terrenos de Eritaña, se tiró una línea eléctrica hasta la Caseta número VI ubicada en lo que sería el Parque de Atracciones de la Exposición. Actualmente ésta caseta se ubica en un solar sin construcción situado entre las calles Tárfia, la avenida de San José y la calle Lorenzo Sepúlveda. Constaba de tres transformadores de 300 kilovatios casa uno. Partía a su vez de ésta, una línea que daba suministro a la Caseta número VII, situada en la Plaza de los Conquistadores, junto al Pabellón de Navarra, que contaba con dos transformadores de 500 kilovatios. En el proyecto también se hace mención a una caseta más, la número VIII, con un transformador de 300 kilovatios y dos de 200 kilovatios, que suponemos pudo estar situado en los terrenos de la Exposición de Ganado, pero que no hemos podido localizar con exactitud.
CASETA I.- Plaza de España, situada en la planta basamento del edificio central, según se indica en el plano. (Archivo Municipal de Sevilla)
CASETA IV.- Se instaló en los sótanos del Pabellón Mudéjar la de Alta Tensión (Museo Arte y Costumbres Populares), que tuvo una subcaseta en el Pabellón de Bellas Artes (Museo Arqueológico) de Baja Tensión. Plano de distribución de la Caseta del Pabellón de Bellas Artes. (Archivo Municipal de Sevilla)

La Compañía Sevillana, además de realizar el trazado e instalación de la línea de alta tensión y de los transformadores citados, también hizo los embarrados generales, la salida de cables y los desconectores de las diferentes casetas.

El proyecto de esta obra tenía un presupuesto de 501.015 pts., pero en el contrato entre la citada compañía eléctrica y el Comité de la Exposición, se estableció una serie de reducciones porcentuales por reversiones de las casetas, instalaciones y transformadores, que produjo un importante ahorro, siendo el importe total el de 176.923 pts.

Para la realizar los trabajos de embarrado general de los cuadros de baja tensión, de las casetas I a la V, se contrató a la empresa A.E.G. Ibérica de Electricidad, la cual se comprometió a instalar los interruptores partiendo de las bornas de baja tensión de los transformadores, así como los aislamientos, armaduras, y todo el material necesario para su puesta en funcionamiento, e incluso el mantenimiento de esas instalaciones mientras durara el Certamen.[2]

La edificación de las casetas, no situadas dentro de edificios ya construidos, como las que se encontraban en el edificio central de la Plaza de España (Caseta I) y Pabellones Mudéjar y Bellas Artes (Casetas IV alta y baja tensión), es decir las Casetas II, III, V, VI y VII, fueron realizadas por la empresa de Francisco Jiménez, entre finales de 1927 y principios de 1928.[3]

Estas pequeñas construcciones, que no superaban los 20 m2, fueron diseñadas por la Oficina Técnica de la Exposición, acordes con el estilo general de la Exposición, donde se percibían claramente en su decoración, la mano de los arquitectos Traver y Granados, aportando algo más que la propia utilidad del edificio en sí, con ornamentación decorativa neobarroca y elementos cerámicos en el exterior.

La fisonomía de la Caseta núm. II, quizás sea la más simple de todas ella, si bien es cierto, que no se ha encontrado documentos ni planos de su construcción, y solo nos podemos pronunciar por su estado actual, el cual creemos ha podido sufrir una importante transformación.

CASETA II.- JARDINES DE SAN TELMO. A la espalda del Teatro Lópe de Vega. El edificio que se construyó alojaba también un Pabellón Sanitario, denominado “San Telmo”.(Foto archivo del autor. Plano Archivo Municipal de Sevilla)

Como ya sea dicho, esta caseta compartía espacio con unos aseos públicos denominado Pabellón Sanitario “San Telmo”, siendo precisamente la única referencia que hemos encontrado de ésta caseta, en los plano del referido aseo, el cual tenía instalada una pérgola y una pequeña torrecilla, prácticamente invisible hoy día, por la construcción con posterioridad, de una planta superior, y el estado ruinoso en el que se encuentra el edificio en la zona correspondiente al Pabellón Sanitario.

Las Casetas III y V, de similar diseño, son las únicas que no poseen ninguna torre, como ocurren con las otras. Mientras la primera se decoraba sobriamente con perfiles angulares, y el enmarcado de ventanas y puertas con trazado mixtilíneo de ladrillo agramillado, sobre fondo blanco; en la segunda se mantenía aún más esa sobriedad de líneas, con pilastras bicolores, que solo se animaban con óculos y cornisas. Ambos edificios estaban rematados con jarrones cerámicos, hoy desaparecidos.

CASETA III.- Esta caseta se le denomina en unos expedientes como “Estanque” y en otros como “Parque”, se encuentra entre la Avenida Rodríguez Caso y la Glorieta de Juanita Reina, perpendicular al Estanque de los Lotos.(Foto archivo del autor. Plano Archivo Municipal de Sevilla)

CASETA V.- Denominada como “Delicias”, se situó, donde aún hoy permanece en los Jardines de las Delicias, dentro de una zona ajardinada, frente a una instalación de la Delegación de Parque y Jardines. (Foto archivo del autor. Plano Archivo Municipal de Sevilla)
La Caseta VI, estuvo situada tras la alta estructura de la Montaña Rusa del Parque de Atracciones, lo que impedía ver su gracioso terrón, que en su primer cuerpo se elevaba sobre planta cuadrada y en el segundo se transformaba en octogonal. Se cubría ésta torre, con un chapitel con cubierta ajedrezada de azulejos blancos y azules, azulejos que recubría también unos bancos situados junto a la entrada de la caseta, cuyas dos fachas principales se coronaban con frontones mixtilíneos. Aunque algo transformada, al desaparecer los bancos que tenían adosados a sus fachadas, este edificio, junto a los dos anteriores, aún siguen prestando sus servicios después de 90 años.



CASETA VI.- Se situó en el Parque de Atracciones, y continúa allí, en un solar terrizo situado entre las calles Tarifa, Lorenzo Sepúlveda y avd. de San José. (Foto archivo del autor. Archivo Fotográfico del Ejército del Aire)
Por último, la Caseta VII, que se ubicó junto al pabellón regional de Navarra, bien podía decirse que se diseñó adoptado casi el mismo estilo de éste, formando un conjunto unitario, que en nada distorsionaba la visualización del pabellón navarro, teniendo en cuenta la proximidad que existía entre ambos edificios. A diferencia de las otras casetas, ésta tenía la cubierta a cuatro aguas de teja árabe, el torreón no tenía chapitel, y la puerta estaba formada por un arco de medio punto, que se apoyaba en columnas realizadas con piedra de Novelda, el mismo material de las columnillas del parteluz de las ventanas. 


CASETA VII.- Se instaló en la desaparecida Plaza de los Conquistadores, junto al Pabellón de Navarra. Desaparecida. Fachada posterior del Pabellón de Navarra, a la derecha se indica la ubicación de la caseta (Foto Archivo Real y General de Navarra). Plano con la situación de la caseta en la Plaza de los Conquistadores. (Plano Archivo Municipal de Sevilla).
Prácticamente se conservan en servicio, casi todas estas instalaciones, habida cuenta de que en un informe redactado por la Oficina Técnicas de Obras de la Exposición, fechado el 4 de julio de 1930, señalaba la conveniencia de mantener todas estas construcciones, entre otras. Sin embargo esta última, años más tarde, fue demolida al construirse el Colegio Mayor Hermando Colón, en e solar que ésta ocupaba.[4]

NOTAS:
[1]. Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII Exposición Iberoamericana. Caja 27 Rollo 650 fotogramas 302, 306 y 307. Expediente Red de Alta Tensión. Certificación 2ª y última. 
[2]. Ibidem. Caja 68 Rollo 683 fotogramas 405 a 410. Pliego condiciones embarrado general de los cuadros de baja tensión. 
[3] . Ibidem. Caja 27 Rollo 650 fotogramas 456 a 483. Expediente de Certificaciones de las Casetas II, III, V, VI y VII. 
[4] . Ibidem. Caja 99 Rollo 720 fotogramas 490 a 536

Detalle del enmarcado de una de las puertas de la Caseta nº III, con perfil mixitilíneo. (Foto archivo del autor)





1.-Pabellón Nuevo Casino o de la Madrina


Boceto del Pabellón Nuevo Casino. (Exp. Nuevo Casino. Archivo Municipal de Sevilla)

El 18 de octubre de 1928, el presidente de la Sociedad Nuevo Casino, solicitó a la Comisión Permanente de la Exposición la concesión de una parcela de 1863 m2 en los jardines de San Telmo, frente al acceso que tiene a la derecha el Casino de la Exposición, para la construcción de un edificio permanente de unos 500 m2 y el resto para zona ajardinada. Esta petición era algo especial tanto por el solar solicitado cuyos terrenos eran de propiedad municipal, como por el carácter del mismo ya que este tipo de instalaciones no estaban contempladas en el reglamento del Certamen, por lo que pedían su benevolencia por solo moverles el engrandecimiento de la ciudad a pesar del esfuerzo económico. 1





Situación del Pabellón del Nuevo Casino, en el plano editado por A. Padura, y plano que se adjuntó a la petición. (Archivo Municipal de Sevilla

La Permanente, reunida al día siguiente, acuerda por unanimidad conceder la parcela solicitada de forma gratuita, así como aprobar el proyecto del edificio presentado, haciéndole constar que deberá solicitar al Ayuntamiento la concesión del carácter permanente del mismo. Cruz Conde elogia la iniciativa de esta Sociedad, por considerar de suma importancia el desarrollo de la vida social dentro de la Exposición, como lo había podido comprobar durante su estancia en la Exposición de Colonia. 2


La Sociedad “Nuevo Casino”, era un centro sociocultural de carácter político, al que pertenecían elementos de la aristocracia y de clase alta del momento; entre sus socios se encontraban personajes pertenecientes a las familias de los Fernández-Palacio, Delgado Brackenbury, marqués del Nervión, Gamero-Cívico, etc. 3 Tenía su sede social en el edificio existente en la esquina de la calle O’Donell con San Eloy, inaugurado en 1899 para tal fin, hasta que con motivo del levantamiento del general Sanjurjo el 10 de agosto de 1932, este local como los del Círculo de Labradores y la antigua cárcel, fueron incendiados.4 Trasladándose a la avenida de la Constitución, antigua calle Génova ocupando en 1934, los locales del desaparecido Casino Sevillano que había adquirido. 5

Incendio de la sede de Nuevo Casino en la calle O’Donel esquina con San Eloy, el 11 de agosto de 1932, en respuesta al intento de golpe de estado del General Sanjurjo del día anterior. (Fototeca Municipal de Sevilla. Archivo Sánchez del Pando)
A pesar de que ni la Memoria Descriptiva, ni los planos y alzados llevan firma alguna, es de suponer por la correspondencia que se guarda en el expediente de dicho pabellón, que el diseño del mismo lo realizara Vicente Traver o en su caso la oficina técnica de la Exposición.

La construcción del edificio se realizó mediante cimentación con placa de hormigón armado, y sobre ésta muros de fábrica de ladrillo. Los entramados se realizaron mediante viguetas de hormigón y bovedillas, y la cubierta de la planta general a la andaluza y la planta alta a cuatro aguas sobre armadura de madera y teja árabe perfilada por línea de teja vidrada. 6

El 17 de noviembre se les solicitan presupuestos para la edificación del pabellón, a las empresas Vias y Riesgos S.A., José Buiza, José Luis de Casso y Manuel Álvarez, con el plazo de una semana para la presentación de éstos, siendo ésta última empresa la encargada de su construcción, desconociendo el importe presupuestado.

En enero de 1929, la Comisión Permanente acuerda dar traslado, con todos los informes favorables, al consistorio municipal, para que se autorice a la Sociedad Nuevo Casino la construcción del edificio de forma permanente, así como transmitir el deseo de adquirir los terrenos, aceptando la condición de ser utilizado solo para los fines propios de la misma. 7

Las obras debieron comenzar inmediatamente, pues ya en el mes de abril se iniciaban los trabajos para la conexión eléctrica, pendiente solo de pequeños detalles. Sin embargo, en el mes de julio con la Exposición ya inaugurada, aún no se había recepcionado el pabellón. 8

De planta rectangular, contaba este edificio de tres niveles, sótano, planta general o primera y segunda planta, con una superficie de 570 m2 de planta. En el sótano se hallaba instalada la cocina, el almacén, una bodega, y aseos y vestuarios para el servicio. La primera planta o planta general, era donde se encontraban las dependencias propias para el disfrute de los socios, con un salón-comedor, office, salas para visitas, hall, portería y guardarropa. Exteriormente dicha planta disponía de una amplia terraza descubierta que ocupaba dos de sus lados, quedando en el tercero otra terraza más pequeña cubierta. La segunda planta la constituía un torreón que ocupaba solo un sector de este nivel, siendo este espacio la vivienda del guarda, y el resto lo constituía una amplia azotea.





Planos de alzado y planta con la distribución del primer y segundo nivel del Pabellón (Plano del expediente Pabellón Nuevo Casino. Archivo Municipal de Sevilla)
Salvo estas referencias de su construcción y los planos primitivos del edificio, no hemos podido encontrar ninguna noticia de sus actividades, aunque por el carácter social de esta entidad, hemos de supone que este pabellón sirvió para que sus socios y los invitados de éstos, tuvieran un lugar de reunión, donde poder celebrar fiestas, reuniones, descansar en sus visitas al Certamen, además de su uso como restaurant .

Durante el mes de julio de 1929, se decreta por el Consistorio la realización del levantamiento del plano de emplazamiento correspondiente, a fin de proceder a la cesión de los terrenos donde se encontraba construido el Pabellón Nuevo Casino, entre el técnico municipal Antonio Arévalo y el designado por la Sociedad Vicente Traver. 9

Desconocemos en qué condiciones fueron cedidos por el Ayuntamiento los terrenos donde se construyó el edificio, ya que en una reunión de la Comisión de Hacienda celebrada en agosto de 1934, se aprobó solicitar de la Sociedad Nuevo Casino, “la cesión del edificio que la misma construyó en terrenos municipales para la Exposición Iberoamericana.” 10

Cesión que se debió llevar a cabo, pues en el pleno municipal celebrado el día 2 de mayo de 1936, presidido por el alcalde accidental García Lenaiz, se acordó aprobar una moción de urgencia de la minoría socialista relativa a la ocupación del pabellón del Nuevo Casino,11 para más tarde a final de ese año acometer las reformas del edificio cedido para establecer una escuela de “anormales” por parte la Comisión Especial Gestora de la Bolsa Municipal de Trabajo, 12 siendo aceptados los presupuestos adicionales presentados para la citada obra ya en agosto de 1937. 13

Fotografías aéreas del edificio durante la Exposición, en las que se aprecian la situación con respecto al Casino y Teatro de la Exposición. (Archivo del autor)


En sesión extraordinaria del Ayuntamiento de Sevilla, celebrada en el mes de octubre de 1943, presidido por su alcalde Miguel Ybarra y Lasso de la Vega, se acordó entre otras cosas, “la cesión del pabellón denominado Nuevo Casino en la pasada Exposición Iberoamericana, a la Organización Nacional de Ciegos, para instalar en el mismo un colegio de niños invidentes”. 14 En esta donación se incluían los 7.600 m2, que rodeaban este edificio, siendo esta cesión de carácter indefinido siempre que se dedicara a los fines propios de la Organización. 15 Prueba de ello es la lápida de mármol blanco que se encuentra en una de las escalinatas de acceso al edificio.

Este colegio diseñado como hogar-escuela, tenía cabida para cincuenta niñas ciegas, fue dedicado a la Virgen del Carmen, y se le puso por nombre “Colegio de la Madrina”, en recuerdo a que la madrina de los ciegos, que en aquella época era Carmen Polo esposa del General Franco, que lo inauguró el 27 de mayo de 1946. 16




Dos vistas del Pabellón del Nuevo Casino, la primera ya convertido en Colegio de La Madrina en 1946 (Archivo ABC), y la segunda vista actual del edificio desde el mismo ángulo, sede del Área Protección Ambiental del Ayuntamiento de Sevilla, en la última planta se puede apreciar la ampliación llevada a cabo en la misma.(Archivo del autor)
Gracias al esfuerzo y tesón del Canónigo de la S.I. Catedral de Sevilla Antonio Mañez Jerez, Delegado en esta ciudad de la O.N.C.E. el colegio de "La Madrina" pudo ofrecer una educación especializada y específica a las niñas con deficiencia visuales, superando de ese modo la carencia educativa que éstas sufrían, pues los niños ciegos solo contaban con el Colegio Provincial de Sordomudos y Ciegos existente desde 1872. 17

Es en este momento cuando, suponemos, se realizan las primeras obras de reforma para adaptar el inmueble a los nuevos usos, transformándolo en profundidad. Así es como desaparecen las terrazas que rodeaban la zona principal del pabellón, cubriéndolas y alzando sobre éstas una nueva planta haciendo desaparecer el torreón del segundo nivel, que queda engullido en el mismo, y que para no restarle esbeltez al edificio, lo reconstruye en una nueva tercera planta, con un diseño muy similar al original.


Imágenes de otra de las fachadas del Pabellón del Nuevo Casino, fechada en 1946 como Colegio de la Madrina y en la actualidad con las transformaciones realizadas.
En los espacios ganados de las antiguas terrazas, se instalan amplias cristaleras que daban al jardín, y se adaptaron los antiguos salones del pabellón, para instalar aseos, dormitorios, aulas, así como capilla y comedor, que estuvieron decorados con murales realizados por el dibujante sevillano, Francisco Díaz, titulados “Jardín de las niñas” y “Cenáculo de los ángeles ciegos” entre otros; el material instalado no ofrecían aristas ni terminaban en punta, para evitar que las internas se lesionaran.18 “La Madrina" funcionó hasta que en 1969, las alumnas fueron incorporadas a la escuela de San Luís Gonzaga, transformándose con el paso del tiempo en Centro de Recursos Luís Braille, quedando nuevamente el edificio en el abandono.19


Cenáculo de los ángeles ciegos y Jardín de las niñas, murales dibujados por Francisco Díaz, para el comedor y la capilla del pabellón. (Archivo ABC)
Clase para párvulo, con grandes ventanales que daban al jardín, ubicada en la zona de la terraza. (Archivo ABC)


Dos años antes en 1967, se produjo el derrumbe de una parte del Pabellón Mudéjar, en las dependencias que ocupaba la Hemeroteca Municipal, produciéndose la pérdida de algunas colecciones periodísticas y documentación diversa.

La Hemeroteca fue fundada en diciembre de 1932, para salvaguardar la información contenidas en publicaciones y diarios que se editaron desde sus inicios, así como ser un instrumento de enseñanza y estudio. Se inauguró, esta primera Hemeroteca el día 4 de agosto de 1934 en el salón Carlos V del Alcázar de Sevilla; de vida corta solo tuvo una duración de dos años, pues con la llegada de la Guerra Civil fueron cerradas dichas dependencias del Alcázar y abandonados gran parte de sus fondos.

En 1944 los fondos fueron trasladados al Pabellón Mudéjar, allí estuvieron hasta los hechos ocurridos en 1967. Tras este accidente, en 1970, nuevamente la Delegación de Cultura del Ayuntamiento, propuso la utilización de este edificio abandonado como nueva sede, evitando de esta forma que la documentación quedara en el olvido y se perdiera. Así el 26 de octubre de 1972 vuelven a reinaugurar la Hemeroteca, esta vez en el “Pabellón de la Madrina”, en los Jardines de San Telmo, sede que funcionó hasta el año 1987, cuando fue trasladada al edificio de los Antiguos Juzgados de Sevilla, convertido ya en Servicio de Archivo, Hemeroteca y Publicaciones Municipal. 20

Sin utilidad el inmueble, es nuevamente abandonado, pero nuevas circunstancias hacen que este viejo edificio vuelva a ser tenido en cuentas. A final de la década de los 80 del pasado siglo, se inicia una serie de mudanzas de los servicios municipales que se encontraban ubicados en el edificio Casa Grande del ayuntamiento, debido a la restauración que se iba a realizar, así como a la agrupación de algunos de ellos dispersos en distintos locales de la ciudad.



Puerta del apeadero, sobre el tejaroz retablo cerámico de la Virgen del Carmen, a quien se le dedicó durante la época del Colegio de la Madrina. Lápida de mármol que recuerda la donación del edificio y jardines por el Ayuntamiento a la ONCE.(Archivo del autor)
Así el Área de Protección Ambiental y sus servicios, eligieron este edificio para su sede, iniciándose las obras de restauración del inmueble en 1990, teniendo un presupuesto de cuarenta millones de pesetas. 21

En esta nueva intervención del edificio, para dar cabida a los servicios municipales, no solo fue una restauración, sino que también se actuó en la tercera planta incorporando, además del torreón, el espacio de la azotea como superficie habitable, ganando así mas extensión cubierta el inmueble. Pues si antes de estas obras el edificio contaba con planta sótano, baja y primera planta, con una superficie de unos 175 m2 cada una, mas el torreón, que ahora desaparece integrándose dentro de la última planta, con la misma superficie que las otras.

Y allí continúa hoy día estos servicios municipales, dando vida a este edificio, que como es lógico debido a los diferentes usos que ha tenido, ha sufrido importantes transformaciones y modificaciones de su estructura primitiva, como es el cerramiento para su utilización de la última planta, y la pérdida del torreón que tanta esbeltez y donaire daba al edificio original.

Quizás tengamos aquí uno de los ejemplos más claros de errores e inexactitudes que se comenten a la hora de designarle el nombre de un edificio.

En principio se conoció como Pabellón Nuevo Casino, mas tarde cuando pasó a formar parte de la Organización Nacional de Ciegos, se le bautizó como Colegio de la Madrina, por los motivos antes indicado, y cuando pasó a ser sede de la Hemeroteca Municipal se le empezó a llamar Pabellón de la Madrina, contracción del primer uso como edificio en la Exposición Iberoamericana, y el nombre del colegio de la ONCE. Nombre con el que actualmente es conocido y que gracias a los múltiples usos que se le ha dado, y quizás los que tengan que venir, no corriendo la misma suerte que el resto de los pabellones comerciales que fueron derribados, si exceptuamos el de la Telefónica y el de las bodegas Domecq.

En resumen esta es la dilatada y azarosa vida del que fuera pabellón que la Sociedad Nuevo Casino que, si bien es cierto que carecemos de datos relativos al mismo durante la Exposición, una vez concluida ésta ha tenido y tiene una larga vida llena de avatares, los cuales le han trasformado de tal modo que es difícil reconocerlo después de casi ochenta y cinco años.

NOTAS.-

1.- Instancia presentada al Comisario Regio por el Presidente de la Sociedad Nuevo Casino. Sección XVIII. Exposición Iberoamericana. Expediente Nuevo Casino. Caja 33.- Rollo 656 (fotogramas 358 a 401) Archivo Municipal de Sevilla.

2.- Acuerdo de la Comisión Permanente del Comité de la E.I.A celebrada el 19 de octubre de 1928 sobre el Proyecto Pabellón Nuevo Casino. Ibidem.

3.- Otras noticias. ABC Sevilla. 08 de enero de 1936. Pág. 38

4.- Un cierre con historia. Casco Antiguo. ABC Sevilla. 23 de febrero de 1978. Pág. 65.

-Hoy hace cincuenta años de los sucesos que protagonizó Sanjurjo. ABC Sevilla. 10 de agosto de 1982. Pág. 7

5.- Otras Noticias. ABC Sevilla. 16 de octubre de 1934. Pág. 31

6.- Memoria Descriptiva. Sección XVIII. Exposición Iberoamericana. Expediente Nuevo Casino. Caja 33.- Rollo 656 (fotogramas 358 a 401) Archivo Municipal de Sevilla.

7.- Acuerdo de la Comisión Permanente del Comité de la E.I.A, celebrada el 11de enero de 1929 sobre la solicitud del Pabellón Nuevo Casino. Ibidem.

8.- Oficio dirigido a A.E.G. Ibérica de electricidad, con fecha 05 de abril de 1929. Ibidem.

9.- Oficio del presidente de Nuevo Casino dirigido a Vicente Traver, con fecha 21 de junio de 1929. Ibidem.

10.- Reunión de Comisiones. ABC Sevilla. 24 de agosto de 1934. Pág. 25

11.- El Cabildo de ayer. ABC Sevilla. 03 de mayo de 1936. Págs. 35 y 36

12.- Comisión gestora de la Bolsa Municipal de Trabajo. ABC Sevilla. 01 de diciembre de 1936. Pág. 11 

13.- Comisión gestora de la Bolsa Municipal de Trabajo. ABC Sevilla. 22 de agosto de 1937. 
Pág. 15

14.- Informaciones municipales. ABC Sevilla. 27 de octubre de 1943. Pág. 17

15.- Sevilla cuenta con un magnífico internado para Niñas Ciegas. ABC Sevilla. 07 de abril de 1946. -Pág. 29

16.- Bendición e inauguración del Colegio de la Madrina. ABC Sevilla. 28 de mayo de 1946. Pág. 14 y 15
- Inauguración del Colegio de Niñas Ciegas “La Madrina”. ABC Sevilla. 26 de mayo de 1946. 
Pág. 25

17.- El Colegio de "La Madrina" (Sevilla, 1946-1969): Visibilizando las diferencias de género en la educación de niñas ciegas. NÚÑEZ GIL, Marina y REBOLLO ESPINOSA, María José.

18.- Las decoraciones de Francisco Díaz en el Colegio de la Madrina. ABC Sevilla. 01 de junio de 1946. Pág. 21
-Sevilla cuenta con un magnífico internado para Niñas Ciegas. ABC Sevilla. 07 de abril de 1946. -Pág. 29

19.- El Colegio de "La Madrina" (Sevilla, 1946-1969): Visibilizando las diferencias de género en la educación de niñas ciegas. NÚÑEZ GIL, Marina y REBOLLO ESPINOSA, María José.

20.- La Hemeroteca Municipal de Sevilla. Marcos FERNÁNDEZ GÓMEZ y Alfonso BRAOJOS GARRIDO

21.- El Pabellón de la Madrina se convertirá en sede del Área de Protección Ambiental. ABC Sevilla. 24 de septiembre de 1989. Pág. 64

FUENTES
-Archivo Municipal de Sevilla. Expediente Nuevo Casino. Caja 33.- Rollo 656 (fotogramas 358 a 401)

- Antonio Pichardo y Casado (1843 - 1894) y el origen de la educación de sordomudos y ciegos en Sevilla.- Ana María Montero Pedrera.

- El Colegio de "La Madrina" (Sevilla, 1946-1969): Visibilizando las diferencias de género en la educación de niñas ciegas. NÚÑEZ GIL, Marina y REBOLLO ESPINOSA, María José

-ABC Sevilla, Reunión de Comisiones.- 24 de agosto de 1934. Pág. 25

-ABC Sevilla, Otras noticias.- 16 de octubre de 1934. Pág. 31

-ABC Sevilla, Otras noticias.- 08 de enero de 1936. Pág. 38

-ABC Sevilla, El Cabildo de ayer.- 03 de mayo de 1936. Págs. 35 y 36

-ABC Sevilla, Informes municipales.- 01 de diciembre de 1936. Pág. 11

-ABC Sevilla, Informes municipales.- 22 de agosto de 1937. Pág. 15

-ABC Sevilla, Informaciones municipales.- 27 de octubre de 1943. Pág. 17

-ABC Sevilla, Inauguración del Colegio de Niñas Ciegas “La Madrina”.- 26 de mayo de 1946. Pág 25

-ABC Sevilla, Bendición e inauguración del Colegio de la Madrina.- 28 de mayo de 1946. Pág. 14 y 15

-ABC Sevilla, Sevilla cuenta con un magnífico internado para Niñas Ciegas.- 07 de abril de 1946. -Pág. 29

-ABC Sevilla, Una lucecita en las tinieblas.- 13 de noviembre de 1946. Pág. 25

-ABC Sevilla, Sevilla al Día.- 27 de octubre de 1972. Pág. 31

-ABC Sevilla. Un cierre con historia. Casco Antiguo. 23 de febrero de 1978. Pág. 65.

-ABC Sevilla. Hoy hace cincuenta años de los sucesos que protagonizó Sanjurjo. 10 de agosto de 1982. Pág. 7

-ABC Sevilla, El Pabellón de la Madrina se convertirá en sede del Área de Protección Ambiental.- 24 de septiembre de 1989. Pág. 64

- http://es.wikipedia.org/wiki/Hemeroteca_Municipal_de_Sevilla

- La Hemeroteca Municipal de Sevilla. Marcos FERNÁNDEZ GÓMEZ y Alfonso BRAOJOS GARRIDO