- Los Pabellones de la M.Z.A y de la Maquinista Terrestre y Marítima




DOCUMENTAL SOBRE EL PABELLÓN DE LA M.Z.A. REALIZADO POR JUAN JOSÉ CABRERO NIEVES

(Para visualizar el video a tamaño mayor, pinchar en el icono de YouTube, junto a la barra de tiempo)

EL PABELLÓN DE LA COMPAÑÍA DE FERROCARRILES  MADRID ZARAGOZA ALICANTE.

Gracias al magnífico trabajo realizado por María Dolores Alonso Redondo, de la Fundación de Ferrocarriles Españoles, para el V Congreso de Historia Ferroviaria celebrado en Palma en 2009, cuyo título es “APORTACIÓN  DEL FERROCARRIL EN LA ETAPA DE APERTURA AL TURISMO EN ESPAÑA: LA PRESENCIA DE LA COMPAÑÍA MZA EN LA EXPOSICION IBERO-AMERICANA DE SEVILLA DE 1929”, hemos podido reconstruir el proceso de elaboración y construcción del edificio representativo de la Compañía de los ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante (M.Z.A.).

Esta empresa ferroviaria española se fundó en 1856, convirtiéndose en una de las mayores de ese sector, junto a su competidora la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España. Esta compañía construyó las estaciones de Atocha en Madrid y de Plaza de Armas en Sevilla, entre otras.

Durante el primer tercio del siglo XX, la Cía. MZA se encontraba en su máximo esplendor, no obstante la crisis de 1929 y posteriormente la Guerra Civil Española, le produjo un importante descalabro económico, desapareciendo en 1941 por un decreto del gobierno del General Franco pasando a formar parte de RENFE.
Vista aérea y situación del Pabellón de la MZA.

En los años previos a la celebración de la Exposición, La MZA contaba con una red de más de 3.000 kms. que unía Sevilla y Barcelona, las sedes de la celebración de los eventos, además de los pasos fronterizos con Francia por Portbou y a Portugal por Badajoz y Huelva, teniendo por tanto una posición privilegiada sobre todo en lo referente a la exhibición sevillana.

Si bien se contaron como otros medios de transporte para ambas Exposiciones, como el automóvil, el barco e incluso el avión (Madrid-Sevilla-Lisboa), fue el ferrocarril el que mas impacto sobre todos ellos tuvo.

La Comisión Permanente de la Muestra, giró invitación a la compañía para participar en el evento, siendo aceptada ésta, comunicándose la designación de una comisión para todo lo relacionada con ella, en el mes de Octubre de 1925, en ese momento se pretendía celebrar la Exposición en 1927.

La participación en el Certamen de la Cía., fue en  principio modesta, se intentaba exponer planos y dibujos de obras en curso o a realizar en un futuro, con la participación de las habituales empresas suministradoras, por ello se decidió construir un pabellón de 8 x 18 mtrs. de carácter efímero. En octubre de 1927, se solicitó al Comité de la Exposición una parcela de 184 m2., en el Sector Sur frente al Pabellón del Patronato Nacional de Turismo, asignándole dicha parcela, tomando posesión de ella en febrero de 1928. No obstante unos meses mas tarde, siguiendo los consejos del propio Comité, fue sustituido este terreno por otro mas amplio de 2.720 m2., en el mismo sector pero dando a la Avenida de la Raza, junto a las representaciones de la Sociedad de Construcción Naval y el de La Maquinista Terrestre y Marítima, con un alquiler de 5 pts. por metro cuadrado.

Este cambio de ubicación podría deberse, al interés por parte del Comité de ubicar en parcelas contiguas a dos empresas relacionadas entre sí, al ser La Maquinista la constructora y proveedora de locomotoras de la ferroviaria MZA.

Se les encarga a los Srs. Molleja y Moyano, que se dedicaban a proyectar y construir stands y pabellones particulares, el diseño del pabellón. En este primer proyecto el pabellón tenía unas dimensiones de 9,20 x 20 m. que eran las medidas de la primera parcela designada.

A pesar de tener ya un diseño de edificio, la compañía se pone en contacto con Vicente Traver, arquitecto oficial de la Exposición, para que realice el proyecto definitivo del mismo por ser el mas adecuado para conjugar la armonía y estética de éste con los pabellones vecinos, ya que él era el autor de los mismo. A pesar de las objeciones puestas por el arquitecto, dada la carga de trabajo que tenía, accede al diseño del mismo, percibiendo como honorarios 4.343 pts, siendo la empresa sevillana de Rafael de Casso y Romero la encargada de su construcción por un de 54.292 pts.
Vista general del pabellón (Archivo Histórico del Museo del Ferrocarril de Madrid – Fundación de los Ferrocarriles Españoles)

La Obras se inician en diciembre de 1928 estando prevista su finalización en febrero de 1929, aunque estas se prolongaron hasta inmediatamente antes de la inauguración del Certamen.

En junio de 1928 se hizo la previsión de gastos para la exhibición que arrojaba un total de 75.000 pts, sin embargo este importe fue ampliamente superado arrojando un total de gastos de 138.195 pts. siendo llamativas las partidas que superaron la previsión los trabajos suplementarios de albañilería, y la construcción de un tinglado en la estación de Sevilla y un cobertizo junto al pabellón, no incluidos en la primera estimación. 

El edificio mantuvo las dimensiones del primer proyecto es decir 8 x 20 m. con una superficie construida de 160 mts., el resto de la parcela se acondicionó con espacio ajardinado en el que también se expuso material diverso, siendo acotada mediante un seto. En esta zona ajardinada se colocaron distintas plantas y dos bancos procedentes de la estación de Plaza de Armas.

El edificio resultante fue bastante endeble, debido fundamentalmente a lo ligera y efímera de su construcción, y a la realización del mismo en un corto plazo de tiempo. Así con motivo de las cuantiosas precipitaciones caídas en abril de 1930, la marquesina de la puerta principal amenazaba desprenderse, por lo que se decidió demoler las existentes en puertas y ventanas y sustituirlas por molduras.

El pabellón era de una sola planta, en el centro de la fachada se inscribía la puerta de acceso bajo un arco de medio punto coronado por una inscripción en grandes caracteres “M.Z.A”, a ambos lados y equidistantes se abrieron huecos  de ventanas partidas, que también soportaban arcos de medio punto, en cuyo interior se habían alojado veneras y marquesina de forma ondulada al igual que la puerta.

Sobre las ventanas se colocaron molduras rectangulares, y rematando el edificio una ancha moldura mixtilínea lo recorría. Las esquinas estaban perfiladas con molduras que simulan casetones en piedra blanca y se remataban con pináculos coronados con bolas. Todo el edificio estaba recorrido por un zócalo bajo.  La iluminación se realizaba mediante dos grandes farolas instaladas entre la puesta y las ventanas.
Planta del edificio. (Archivo Histórico del Museo del Ferrocarril de Madrid – Fundación de los Ferrocarriles Españoles)

Con respecto a la fachada trasera, es simétrica a la principal y en las laterales se abren en cada una de ellas una ventana similar a las de las fachadas.

En la zona exterior se instaló a la izquierda, perpendicular al edificio, y contiguo al Pabellón de la Sociedad de Construcción Naval, un cobertizo de estructura metálica y cubierta a dos aguas de chapa ondulada, que era soportado por 16 pilares de hierro fundido. Este porche fue construido por la Casa Ribas y Pradell de Barcelona, por importe de 6.000 pts., estando terminado en el mes de abril de 1929.

Este cobertizo alojaba un coche de lujo AAW FFV 58-77 construido por la empresa Carde y Escoriaza, del total de 20 que fueron adquirido por la ferroviaria para modernizar  su parque de coches de lujo y cama con motivo de las exposiciones de Sevilla y Barcelona. Estos coches tenían  30 plazas en 1ª clase repartidos en cinco departamentos y 4 camas en dos de ellos. Otra de las características de estos eran tener un bastidor metálico, caja de madera y plataformas cerradas sin linternón.
 Porche con coche de viajeros de lujo. (Archivo Histórico del Museo del Ferrocarril de Madrid – Fundación de los Ferrocarriles Españoles)

En el coche de viajeros que se exponía, le fueron instaladas unas escaleras en sus puertas para facilitar el acceso al mismo. Para adornar la estructura se colocaron 70 gallardetes de varias naciones y dos banderas nacionales en la cubierta.

Con posteriormente se ampliaría este porche para dar cabida también a una caja de fuego de locomotora Pacific.
Coche de lujo AAW FFV 58-77 similar al que se expuso.

A la derecha de la zona ajardinada del pabellón, se expusieron un cruzamiento cambio sencillo, realizado por personal de la empresa, y dirigido por el Jefe del Taller Central de Vía y Obras de Villaverde Bajo, la invención y construcción de un modelo de cruzamiento cambio doble con agujas, que dada su originalidad, se consideró la posibilidad de realizarlo en la realidad. La construcción de la maqueta metálica de puente giratorio se realizó entre los mes de febrero a Abril de 1929 con un coste superior a las 3.000 pts.
Sala central del Servicio Eléctrico. (Archivo Histórico del Museo del Ferrocarril de Madrid – Fundación de los Ferrocarriles Españoles)

El interior del edificio se dividía en tres espacios. El central que a su vez hacía las veces de vestíbulo, era el espacio reservado para el Servicio Eléctrico. En el centro se había instalado diversos aparatos de enclavamiento de palancas itinerantes y palancas individuales, así como un cuadro colgado con un gráfico y una maqueta. En los distintos ángulos de la sala se colocaron una reproducción a menor escala de un compartimento de un coche de viajeros con su equipo de alumbrado, así como equipos Morse y Western.
 Sala de la izquierda del Servicio de Material y Tracción.
(Archivo Histórico del Museo del Ferrocarril de Madrid – Fundación de los Ferrocarriles Españoles)
La sala de la izquierda estaba dedicada al Servicio de Material y Tracción, y en ella se exponían en una mesa central diverso material de grifería y una maqueta de una locomotora de vapor serie 1100 con su ténder de carbón, y en lado derecho se instaló materiales de fundición, forja, calderería, tornos y minas.

La Sección de Minas también estuvo representada con tres trabajos realizados por personal de la Taller de las Minas de la Reunión, consistentes en un cuadro de madera en el que se representa un corte geológico un pozo de dichas minas a escala 1:50, en sección vertical con representación de todos los estratos del propio terreno, apareciendo arena, margas, pizarra, etc encontradas en el mismo.
Cuadro con corte geológico.

En el lado izquierdo de dicha sala, se instaló una maqueta completa de la casa de máquinas de extracción, e instalación del castillete metálico de extracción del mismo pozo de las Minas de la Reunión, propiedad de la compañía ferroviaria, a escala 1:20. Este castillete contenía todos los detalles del original, pudiéndose incluso accionar.
Maqueta de la casa de máquinas y castillete de extracción.
Y por último en ese mismo lado junto a la maqueta antes descrita y también realizado por el mismo personal de los talleres de las minas, un conjunto de cristales colocados horizontalmente que iban describiendo los distintos estratos del subsuelo, hasta un total de 14,  en el que se podían ver desde la superficie de la cuenca minera, hasta las galerías de mas de 400 metros de profundidad donde se encontraban trabajando en ese momento.

       Para apreciar mejor los dibujos de estas representaciones, una lámpara en el fondo que iluminaba hacia arriba, y poniéndose en un extremo de la mesa, daba la sensación de estar viendo el fondo de la mina.
Operarios de las Minas de la Reunión que confeccionaron las maquetas.
 Sala derecha  del Servicio de Vias y Obras. (Archivo Histórico del Museo del Ferrocarril de Madrid – Fundación de los Ferrocarriles Españoles)
Por último, en la sala de la derecha se instaló el Servicio de Vías y Obras, en el centro de la sala se colocó una mesa con varios faroles en su parte inferior, y alrededor de la misma, junto a las paredes se situaron, a la izquierda, una maqueta del Viaducto de Vadollano, y a la derecha la del Puente de Guadalmez, y al fondo modelos de historia de la vía y herramientas. Este servicio también era responsable del cruzamiento expuesto en el exterior.

Las maquetas de esta sala fueron cedidas una vez concluida la Exposición al Colegio de Huérfanos Ferroviarios, para situarlas en un Museo de Ferrocarriles que dicho colegio tenía intención de instalar en su sede.

   La participación de la Compañía MZA fue galardonada con varias recompensas, entre ellas un Gran Premio, una Medalla de Oro, así como diversas Menciones Honorificas y Diplomas al personal que había tomado parte en la confección de los materiales expuesto.


FUENTES

- APORTACIÓN  DEL FERROCARRIL EN LA ETAPA DE APERTURA AL TURISMO EN ESPAÑA: LA PRESENCIA DE LA COMPAÑÍA MZA EN LA EXPOSICION IBERO-AMERICANA DE SEVILLA DE 1929, María Dolores Alonso Redondo. V Congreso de Historia Ferroviaria.
- La participación de las Minas de la Reunión en la Exposición Iberoamericana del año 1929. José Hinojosa de la Rosa
-  Fotos del Archivo Histórico del Museo del Ferrocarril de Madrid – Fundación de los Ferrocarriles Españoles
http://es.wikipedia.org/wiki/Compa%C3%B1%C3%ADa_de_los_Ferrocarriles_de_Madrid_a_Zaragoza_y_Alicante
http://www.trensim.com/foro/viewtopic.php?f=26&t=26503
http://www.spanishrailway.com/capitulos_html/madridazaragozayalicantematerialmovil.htm





EL PABELLÓN DE LA MAQUINISTA TERRESTRE Y MARÍTIMA

La participación de la Compañía “La Maquinista Terrestre y Marítima”, en el certamen  sevillano, como su vecina M.Z.A, estuvo forzada por  presione oficiales mas que por propia  iniciativa. En el caso de La Maquinista pudiera deberse al haber sido la empresa que construyó del Puente de Alfonso XIII.

Las mejoras que demandaba el río Guadalquivir, desde principios del siglo XX,  a su paso por Sevilla para dar seguridad y rapidez a la navegación, se realizaron mediante la realización de cortas, entre ellas se encontraba la de Tablada o también llamado Canal de Alfonso XIII.

Como consecuencia de ello y a fin de unir la ciudad con Tablada, se decidió la construcción de un puente que fue diseñado por José Delgado Brackenbury, ingeniero de la empresa estadounidense Scherzer Lift Bridge C.O. con sede en Chicago y su construcción corrió a cargo de La Maquinista Terrestre y Marítima. Fue necesario para realizar su estructura 201 tonelada de acero dulce.
El puente Alfonso XIII durante su construcción.

El puente que llevaba su nombre, fue inaugurado por el rey Alfonso XIII el 6 de abril de 1926 desde el Crucero de la Armada de la República Argentina Buenos Aires, estando acompañados por los tripulantes del Plus Ultra el Comandante Ramón Franco, el Capitán Ruiz de Alda, el Teniente de Navío Juan Manuel Duran y el mecánico Pablo Rada, convirtiéndose desde entonces en el segundo puente que cruzaba el río Guadalquivir y el primero de carácter móvil.

El crucero Buenos Aires el día de la inauguración del puente.

Se caracterizaba por tener un carril en cada sentido para vehículos y vía férrea, que aprovecha el mismo tablero, por lo que debía cortarse el tráfico cuando era usado por algún tren. El vano central tiene 56 metros de longitud y el tablero se divide en dos partes iguales basculantes, cuyos mecanismos de apertura y cierre, eran independientes en cada una de las partes. Se accionaba su elevación mediante motores eléctricos que actuaban sobre engranajes y cremalleras, permitiendo el paso de buques hasta el puerto.

Fue cerrado al tráfico en 1992, tras la apertura del contiguo Puente de las Delicias, siendo desplazado de su lugar original en 1998, y trasladado primero al Muelle de las Delicias y mas tarde al final de la Avenida de la Raza donde en la actualidad continúa.



El origen de esta sociedad dedicada a la construcción de máquinas en general, así como todo tipo de estructuras metálicas, se debe a la fusión en primer lugar de las empresas “La Barcelonesa” con “Tous, Ascacibar y Cía.” , para mas tarde en 1856 su unión con los talleres de D. Valentín Escaparó.

Las instalaciones que La Maquinista levantó en el recinto de la Exposición, se encontraban en una parcela situada en la Avenida de la Raza, entre los pabellones de la Marina Mercante y el de la Compañía de Ferrocarriles MZA.

La ubicación de la M.Z.A y de la Maquinista en parcelas contiguas, quizás no sea productor de azar, sino del interés por parte de la organizadora de situar a dichas empresas juntas, ya que los materiales y maquinarias expuestas en ambos pabellones eran complementarios unos del otros.
Vista aérea del Pabellón MZA en primer término y mas al fondo el de La Maquinista, ya concluida la Exposición.

El edificio representativo de la M.T.M. consistía en un hangar de construcción metálica y cubierta curvada, con lucernario acristalado que recorría los laterales de la instalación y uno de los laterales cegado. Esta edificación se encontraba situada en paralelo a la Avenida de la Raza y sería, con casi toda probabilidad, levantada con materiales y diseño de la propia compañía.

La falta de documentación sobre este pabellón nos impide proporcionar ningún dato técnico sobre su construcción. Para podernos hacer una idea solo poseemos una fotografía aparecida en el diario ABC  de Madrid.

Este hangar albergaba una locomotora a vapor con ténder de la serie 1700 de la MZA. Estas máquinas fue el producto de los estudios realizados entre técnicos de la Cía. MZA y La Maquinista, basado en su predecesora la 1400, la compañía Madrid-Zaragoza-Alicante recibe a partir del año 1925 las locomotoras 1700 salidas de la factoría de La MTM. Diseñadas con la disposición de ejes 2-4-1 tipo Montaña se adaptaron ruedas de mayor diámetro, más adecuadas para el tráfico de viajeros. Según la propaganda de la época, fue una de las locomotoras mas veloces que recorrieron el país, llagando a alcanzar la velocidad entre 110 y 120 km/h., pudiendo competir con las mejores fabricadas en el extranjero.
Pabellón de La Maquinista Terrestre y Marítima con la locomotora serie 1700 de la MZA.


Para emplazar esta la máquina, paralela a la avenida, la compañía MZA construyó una vía provisional, y un cobertizo para almacén del material. La vía se utilizó tanto para las maniobras como para transportar el material que llegó por ferrocarril, desde la estación de Sevilla hasta las inmediaciones del pabellón. Lógicamente esta vía fue levantada antes de la inauguración de la Exposición.

Una locomotora igual fue también expuesta en las instalaciones que La Maquinista tuvo en la Exposición Internacional de Barcelona.
 Locomotora de la instalaciones de la MTM en la Exposición Internacional de Barcelona.


  Una locomotora serie 1700 similar a la que se expusieron en las Exposiciones de Barcelona y Sevilla.
Ilustración del stand de la M.T.A. en el Pabellón de las Comunicaciones de la Exposición Internacional de Barcelona.

FUENTES

- ABC MADRID 18 MAYO 1929
- ABC MADRID 21 JUNIO 1929
- APORTACIÓN  DEL FERROCARRIL EN LA ETAPA DE APERTURA AL TURISMO EN ESPAÑA: LA PRESENCIA DE LA COMPAÑÍA MZA EN LA EXPOSICION IBERO-AMERICANA DE SEVILLA DE 1929, María Dolores Alonso Redondo. V Congreso de Historia Ferroviaria.

http://es.wikipedia.org/wiki/La_Maquinista_Terrestre_y_Mar%C3%ADtima
 -http://es.wikipedia.org/wiki/Puente_de_Alfonso_XIII
-http://www.sevillanisimo.es/puentes-sevilla/puente-alfonso-xiii-sevilla.html
http://fundacion.arquia.es/proxima/pub_realizacion_detalle.aspx?id=3628
http://www.spanishrailway.com/capitulos_html/madridazaragozayalicantematerialmovil.htm
http://www.cehfe.es/paginas/material.htm

-Revista LA ILUSTRACION IBERO-AMERICANA, nº 2 Abril 1930.

8 comentarios:

  1. Felicidades por tu blog, que tengo en mi listado de favoritos. Es genial. Saludos,

    ResponderEliminar
  2. hola, por si le interesa vendo una colección de vistas con diapositivas antiguas de la Exposición, le dejo enlace ebay,

    http://anuncios.ebay.es/compraventa/diapositivas-antiguas-exposicion-universal-barcelona-1929/9649826?utm_source=EA_SYS&utm_medium=email&utm_content=link_vip&utm_campaign=ea_sys_email_UserReply

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante lo que se expone sobre el tema, es impresionante cuánto hay para saber de la industria del ferrocarril. Yo hace poco saqué unos pasajes a Mexico y me fui para allá a hacer un trabajo sobre los ferrocarriles allá. Me encantó hacerlo!
    Lore

    ResponderEliminar
  4. ¡Monumental trabajo! Felicitaciones sinceras.

    Una consulta: ¿se sabe si el famoso cantor de tangos Carlos Gardel visitó la Exposición?

    Marcelo O. Martínez
    www.gardel.es

    ResponderEliminar
  5. Buenísimo tu blog sobre la Exposición del 29. De lo mejor que he visto.

    ResponderEliminar
  6. INCREÍBLE. SU BLOG ES MARAVILLOSO. ESTOY ALUCINANDO. ¿SOBRE LA EXPO '92 TIENE PREPARADO ALGO?

    ResponderEliminar
  7. ¿El video completo está disponible a la venta? ¿Dónde podría localizarse si así fuera y cuál es su título?

    ResponderEliminar
  8. Hola Unknown(desconocido)
    De la EXPO 92, empecé a recabar fotos y películas, de hecho monté un pequeño vídeo con imágenes y películas, pero con la del 29 ya tengo bastante.
    Te recomiendo visites la web de EXPO 92, en ella hallarás mucha información.
    Respecto al vídeo, es totalmente casero, lo he montado yo con fotografías del pabellón e imágenes colgadas de internet y la locución le hice con un programa.
    Me alegra te que guste, es una satisfacción, después de tanto trabajo, que a alguien le interese.
    Si deseas mas información ponte en contacto conmigo
    jujoca@ono.com
    Recibe un cordial saludo
    Juan José Cabrero

    ResponderEliminar