21.- Pabellón Industrial Vasco



Proyecto de la fachada principal. (Ilustración Heraldo Alavés)
La campaña propagandística que el representante del Comité de la Exposición realizó en las provincias vascongadas, obtuvo los frutos deseados, pues los estudios previos realizado por distintas instituciones tanto oficiales como comerciales, dieron como resultado que ya en 1927 se tuviera asumida la asistencia al Certamen Iberoamericano.

La concurrencia la Muestra sevillana de las tres Diputaciones vascas no podían ser menos y olvidando viejas rencillas ocurridas entre Sevilla y Bilbao, cuando en 1910 rivalizaban en celebrar un evento de similares características, decidieron subvencionar la construcción de su pabellón representativo.[1]

Posteriormente, ya en 1928, el 15 de mayo y después de arduos debates dentro de las Diputaciones vascas, se llegó al acuerdo de dividir la representación de la región en dos instalaciones, por un lado la concurrencia reunida de las tres Diputaciones en un pabellón, que se le denominó Palacio Museo, donde se mostrara todo lo referente a la historia y su nexo americanista, así como una muestra del amplio patrimonio cultural vasco, que se trata en el apartado de los pabellones regionales de este trabajo; y por otro lado el de la industria vasca en un edificio, que financiado por las Cámaras de Comercio, mostrara toda la pujanza industrial y comercial de esta región y que se llamó Pabellón Industrial Vasco.[2]

Presentado el proyecto y solicitado el terreno para la construcción del pabellón, en tiempo y forma, en la sesión del 16 de noviembre de 1928, la Comisión Permanente le asignó una parcela de 4.180 m2,[3] en la avenida de La Raza entre el pabellón Industrial Catalano-Balear y el de Industrias Generales, y frente al sector de las instalaciones comerciales, con los pabellones Carbonell, Longoria, Leche condensada “El Niño” y Zotal, que daban su fachada a dicha avenida.

El autor del diseño del pabellón fue el arquitecto donostiarra Francisco de Urcola Lazcanotegui. Las obras se iniciaron inmediatamente, siendo el contratista José Dorronsoro, bajo la dirección del delegado del pabellón Leopoldo López, comprometiéndose a realizarla en cuatro meses, hecho este que cumplió pues el edificio fue entregado a finales del mes de marzo de 1929.
Vista aérea del Sector Sur, con la situación del P. Industrial Vasco. (Archivo fotográfico del Ejército del Aire)
Debido a lo provisional del edificio, éste se construyó sobre una estructura metálica cuyos paramentos en madera, simulaban basamentos pétreos y fabrica de ladrillo en las partes altas.[4] La planta del edificio destaca por su amplia fachada de 71,50 m. de longitud, por 34,80 m. de fondo, con un total de casi 2.500 m2 cubiertos, el resto de la parcela se articulo como acceso y zona ajardinada.

En la citada sesión de la Permanente, también se acordó que, por ser pabellón de carácter oficial en que acudirían las Ayuntamientos de San Sebastián, Bilbao y Vitoria, así como sus Cámaras de Comercio, las Ligas de Productores de Guipúzcoa y Vizcaya, y los expositores propiamente dicho solo ocuparían 1.500 m2, se aprobó aplicar solo a esta superficie el canon de 5 pesetas m2 según tarifa.[5]

El importe de su construcción fue de 178.750 pts., al que habría que sumarle 23.000 pts. de alquiler del terreno, más 10.000 pts. por los honorarios del arquitecto, que unido a otros gastos dio como resultado un coste total del mismo de 354.950 pts.[6]

Para sufragar estos gastos, la Comisión Vasca presupuestó una aportación por parte de los expositores de 165.000 pts., más 90.000 pts. subvencionadas por las tres Diputaciones de forma mancomunadas, contribuyendo las Cámaras de Comercio, Industria y Navegación de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa.


Dos imágenes del pórtico central y puerta principal. (Archivo del Autor)

Según la prensa vasca el estilo del edificio lo define como “Es del estilo dominante en nuestra tierra”[7], el cual se reflejaba principalmente en la fachada constituida por un pórtico central que alojaba la puerta principal bajo un gran arco de medio punto, sobre el que se colocaron los escudos de las tres Diputaciones y entre estos la inscripción “INDUSTRIAS VASCAS”. El contorno del arco, el zócalo y las cantoneras, pintados en color gris, simulaban los sillares utilizadas en las construcciones vascas.

De este cuerpo central, salían de cada lado una prolongada arquería de cinco arcos de medio punto sobre pilares, que se remataba en sus extremos por un pabellón o torreón, de dos alturas, que alojaba en la planta baja, escudo y distintos vanos enmarcados por molduras de otro color que el resto de la fachada. Una cornisa daba paso al segundo piso, éste simulando fábrica de ladrillo, en el que se abrían tres ventanas en cada lado. 

Las cubiertas tanto del pórtico central como de los pabellones laterales, eran a cuatro aguas, con unas cornisas voladas. En el edificio central, los ángulos se remataban con pináculos terminados en bolas y en el centro la bandera nacional.
 (Institut d'Estudis Fotografics de Cataluya)
Vistas desde dos ángulos distintos del Pabellón Industrial Vasco. (80 años de la Exposición Iberoamericana) 
Los pórticos estaban destinados solo y exclusivamente para albergar propaganda mural de diferentes artículos y productos de la región. Además de la puerta principal, en las fachadas laterales, se abrieron otras dos entradas con capacidad suficiente para la entrada de los distintos materiales y objetos que se exponían.

Las fachadas laterales, estuvieron también revestidas de madera, que se remataban con un trazado mixtilíneo similar al que se levantaba sobre los pórticos de la fachada, abriéndose en cada lado seis ventanales apaisados y dos ventanas altas con marcos cuadrilobulados, al objeto de proporcionar la suficiente luz natural en el interior de la instalación. La famosa casa de vidrieras artísticas Maumejean, fue la encargada de realizar los vitrales de los ventanales de la fachada de este pabellón, al igual que hiciera con las grandes vidrieras de Pabellón Regional Vasco.[8]

Curiosamente, hemos podido localizar uno de los conjuntos de tres vitrales titulado “La trainera vasca”, que estuvo instalado con anterioridad en el Pabellón de España de la Exposición de Artes Decorativas de París de 1925, y que aparece en una obra editada sobre la producción de la Casa Maumejean Hermanos.[9]

Boceto de la vidriera titulada “La trainera vasca”, realizada por la casa Maumejean, situadas en los ventanales de la fachada del torreón izquierdo. (Ilustración La Manufacture de Vitrail et mosaique d’art MAUMEJEAN)
A pesar de no aparecer indicado en los planos del pabellón, en la imagen aérea se aprecia que en la fachada trasera, se adosó una edificación rectangular independiente del edificio principal, que bien pudiera ser la solución final adoptada, de la ampliación para almacén que aparece en el plano, ubicado en la fachada lateral izquierda. [10]

El edificio se completaba con instalaciones de agua corriente, servicios públicos, sistema de alumbrado, etc. Así mismo constaba de una sola planta en toda su extensión, con cubierta de cerchas de madera, excepto los torreones laterales, que tenían dos alturas, que eran utilizadas por las oficinas de los Comités para información tanto de visitantes como de comerciantes, sobre las industrias de las tres provincias vascas. Estos torreones, también sirvieron para que los Ayuntamientos de Bilbao, Vitoria y San Sebastián instalaran sus representaciones.

Sección del pabellón. (Archivo Municipal de Sevilla)
Plano del edificio. (Archivo Municipal de Sevilla)
El interior del edificio estaba destinado totalmente para exhibición, a excepción de un pasillo perimetral, que servía para que los visitantes recorrieran las instalaciones.

Junto con los Ayuntamientos citados, sus Cajas de Ahorros Municipales, también estuvieron presentes, en concreto las instalaciones de Bilbao, tanto su Caja como su Ayuntamiento, fueron realizadas por el escenógrafo Eloy Garay, con demostraciones gráficas de la obra social, maquetas del mercado nuevo de la Rivera y de la Casa de Juntas de Guernica construidas por los alumnos de la Escuela de Artes y Oficios de dicha ciudad, así como una amplia colección de fotografías de Bilbao de aquella época, fue lo expuesto por su Ayuntamiento. Mientras la Caja de Ahorro instaló maquetas de la colonia de Pedernales, de los chalets de la clínica maternal y operatoria de Indautxu, del grupo de casas de Alameda Urquijo y distintos gráficos de sus obras benéfico-sociales,[11] ocupando su stand una superficie de 50 m2, igual superficie que el ocupado por el Ayuntamiento de San Sebastián. La representación del Ayuntamiento de Vitoria ocupó 30 m2 y estaba orientada al turismo.

Dependiendo de las fuentes consultadas, el número de expositores industriales y mercantiles oscilaban entre 78[12] y 65. Así en el Heraldo Alavés, un mes antes de la inauguración del Certamen, relacionaba las 65 empresas, que estarían presentes en la muestra industrial vasca. De dicha información se pueden extraer las siguientes conclusiones:

La representación alavesa fue la más modesta, con solo once empresas[13] y 371 m2 de exposición, siendo la más destacada entre ellas la Sociedad Anónima Ajuria, dedicada a la maquinaria agrícola, ocupaba más de la mitad de la superficie de dicha provincia con 190 m2, siendo este stand el más extenso de todos los que instalaron en el pabellón. Otra empresa dedicada a la maquinaria agrícola fue Hijo de S. Aranzabal con 40 m2; la de Mariano Corral, dedicada a la construcción de vagones de ferrocarriles y la de vinos de los Herederos de Marqués de Riscal, con 30 m2, y otras instalaciones de menor entidad que ocupaban entre los 8 y 4 m2. 
Salón de Álava. (80 años de la Exposición Iberoamericana)

La empresa de Viuda e Hijos de Heraclio Fournier dedicada a la fabricación de naipes, que ocupaba 23 m2, fabricó una baraja expresamente con motivo de la Exposición Iberoamericana, dibujada por L. Palao, en la que los Oros representan el primer viaje de Colón, las Copas y Espadas a diferentes vasos y armas de la época; los Bastos la civilización Azteca, a Perú y Venezuela. Todas las figuras representan a los personajes más importantes de la época; Felipe II , Mendoza, Legazpi, Atahaulpa, etc., evitando cualquier anacronismo al representar las monedas, armas y trajes. En el reverso de las cartas aparecía el escudo de Carlos I rodeado del de Portugal y de las veintidós repúblicas americanas. Estabas barajas se vendían al precio de cinco pesetas, y fue uno de los recuerdos más populares que los visitantes adquirieron.
Baraja de la Exposición Iberoamericana fabricada por Viuda e Hijos de Heraclio Fournier

La provincia de Guipúzcoa, estuvo presente con 30 empresas[14] que ocupaban un total de 530 m2. Entre las más destacadas por la extensión de sus stands, se encontraban la Asociación Cooperativa de Fabricantes de Papel de España (Asociación Papelera) de San Sebastián con 75 m2 que ocupaba el stand nº 30. Esta asociación representaba al mayor número de empresas españolas de este sector, encargados de la fabricación de sobres, cuadernos, tacos libros de comercio, papeles de fumar, estraza, charol, filtros, etc., que tuvo un gran impulso durante la guerra europea.[15]


Dos vistas del stand nº 30 de la Asociación Papelera. (Ilustración de la revista Ingeniería y Construcción).
También se encontraba entre ellas la Sociedad E. Industrias Ferroviarias de Irún con 64 m2. También expusieron sus productos, la Sociedad Anónima Unión Cerrajera de Mondragón con 39 m2.; con 20 m2, se instalaron los de Chocolates Suchard; José Ortueta de Rentería, Pescaderías y Salazones de bacalao, de San Sebastián, Víctor Sarasqueta, J.L. Armas, e Ignacio Ugartechea dedicados a la fabricación de armas.

Otros expositores ocuparon un espacio menor, como el fabricante de maquinarias Rocandio y Cía, en el stand nº 20; seis se dedicaban al damasquinado y bisutería como Agustín Larrañaga, que también había instalado un stand en el 2º pabellón de las Galerías Comerciales, y otros a la confección de boinas, hojas de aceitar, contadores de agua, etc.

Publicidad y vista del stand 205 de la Fábrica de armas Ignacio Ugartechea en el Pabellón Industrial Vasco.. (Ilustración La Unión Ilustrada)
Por último indicar, que además de los 50 m2 de la instalación oficial del Ayuntamiento de San Sebastián, la Cámara de Comercio de dicha capital, también instaló un stand propio con la misma superficie que el municipal, diseñado por el arquitecto Francisco Urcola.


Sin menospreciar las representaciones industriales alavesas y guipuzcoanas, la presencia vizcaína fue más decidida y destacada desde un principio, asumiendo su participación desde el año anterior importantes empresas de distintos sectores productivos, estando presente veinticuatro empresas[16] en 614 m2 de superficie ocupada por sus expositores. Algunas tan importantes como Altos Hornos de Vizcaya, Echevarría, La Basconia ó Babcock Wilcox.

Atendiendo a lo estudiado por Begoña Cava Mesa en su trabajo “El País Vasco y su doble representación en la Exposición Iberoamericana de Sevilla (1929)”, haremos una breve descripción de los contenidos de algunos de los stands levantados por las empresas vizcaínas. [17]

SOCIEDAD VIUDA E HIJOS DE IGNACIO ITUARTE.
El Director Gerente de esta empresa, fue el encargado del montaje del stand de 10 m2, cuya originalidad consistió en la instalación semi-octogonal de los artículos de su producción de accesorios y aparatos para el suministro de vapor, así como válvulas de paso y reductores de presión. También expuso material de conducción de agua, como grifos de calefacción, bañeras etc.

TUBOS FORJADOS.
Con 18 m2 de exposición, la instalación fue diseñada por el arquitecto de esta compañía Rafael de Garamendi. Esta sociedad construyó con materiales de la empresa y en los talleres de la misma, excepto el alumbrado y la tapicería, las instalaciones cuyas paredes laterales y del fondo fueron realizadas con paneles construidos con tubos. En ella se mostraba tubos de clase negra y galvanizados, además de otros artículos de la fábrica de Elorrieta, como mesas de cirugía y sillas clínicas y camas. Siendo esta empresa pionera en la fabricación de tubos en España, recibió medalla de oro y diploma de honor por su participación.

LA AERONAÚTICA.
El stand de esta empresa, fue diseñado por el arquitecto de la misma, Pedro Ispizua, con una superficie de 35 m2. Construido con la intención de divulgar las ventajas de la madera contrachapada, se mostraba en esta exposición muebles, así como varios tipos de tableros, puertas, librerías, sillones, etc.

UNCETA Y CIA.
Esta empresa dedicada a la fabricación de armas, mostró los fusiles reglamentarios en el ejército español fabricados por ésta, así como su famosa pistola Astra, conocida mundialmente. El stand media 15 m2 y fue diseñado por Luis de Lerchundi.

TALLERES DE GUERNICA.
La entrada al stand de 60 m2 de esta firma, estaba realizado con dos bombas de aviones de 1.000 kg cada una, y no terminaba aquí su originalidad, ya que el resto se había decorado con materiales y elementos de guerra fabricados por la empresa. También se expuso herramientas y maquinaras junto al material bélico. El diseño corrió a cargo del director de la empresa Sr. Rojo.

SOCIEDAD FRANCO-ESPAÑOLA DE ALAMBRES, CABLES Y TRANSPORTE AEREO.
Esta empresa, en su modesto stand de 10 m2, expuso una maqueta del Puente de Amposta, realizado con materiales de la misma, así como distintos tipos de cables de acero y sus aplicaciones.

JOYERÍA Y PLATERÍA DE GUERNICA S.A.
Dedicada a la fabricación de cuchillería y cubertería de mesa en acero inoxidable, plateado y en plata de ley (100%), siendo la calidad de sus productos altamente reconocida, como sus conocidos juegos de café, expuso también copas y trofeos deportivos, así como trabajos de galvanoplastia, cuadro religiosos y objetos decorativos de gran valor artísticos. El stand ocupaba 13 m2.

TALLERES DEUSTO
En su stand de 28 m2, mostró su actividad productiva alcanzada desde 1910 a 1928, mediante una serie de gráficos y fotografías, donde se daba cuenta del incremento de su actividad industrial, así como piezas fabricadas en sus talleres de aceros moldeado y forjado, como las piezas de acero al carbón y las de acero al manganeso.

El pabellón fue visitado por el rey Alfonso XIII el 1 de Noviembre de 1929, siendo recibido por el Delegado del Pabellón, Leopoldo López, admirando todas las instalaciones del pabellón incluido las exposiciones de los Ayuntamientos de San Sebastián Bilbao y Vitoria, donde se exponían maquetas de distintas obras municipales, como grupos escolares, mercados y barrios. En la de San Sebastián, se había instalado también, un diorama de la Central automática de la red urbana. También en su visita, el rey pudo admirar un gran autobús de «enormes proporciones».[18]

El rey Alfonso XIII, durante su visita al Pabellón Industrial Vasco. (80 años de la Exposición Iberoamericana)
Como conclusión, es preciso resaltar que la representación industrial vasca, tanto por la superficie construida como por la pronta finalización de las obras, así como por la calidad y cantidad de firmas industriales que participaron, fue uno de los pabellones comerciales que más destacó de la Muestra.


Prueba de ello son los numerosos premios y distinciones concedidas a las empresas que exhibieron sus productos en el pabellón. Dando ejemplo a las demás pabellones de su misma categoría, por el alto nivel presentado como por las magníficas instalaciones de su edificio industrial.



Postal publicitaria de la fábrica L. Arrieta y Acha, dedicada al damasquinado y bisutería. (Todocolección)




_______________________

1. “EL LIBERAL” y “EL CORREO DE ANDALUCÍA”, publican el 17 de Febrero de 1910 un suelto, en el que hacía pública la renuncia de la Unión Ibero-Americana a su proyecto, no oponiéndose a que en Bilbao se realizara una Exposición Anglo-Ibero- Americana. Asimismo daba cumplida cuenta del atropello sufrido al honor y a los intereses de Sevilla.

La rivalidad bilbaína se saldó, tras un acuerdo alcanzado entre Tomás Ybarra, jefe del Partido Conservador por Sevilla y Fernando Ybarra Alcalde de Bilbao y parientes, con la aceptación por Sevilla del traslado de la suya hasta 1914, al objeto de hacerla coincidir con la inauguración de la Corta de Tablada, sin embargo Bilbao no concedió nada a cambio, poco después tuvo que renunciar a esta empresa por falta de medios. Este acuerdo con los bilbaínos, dio lugar a un bochornoso tira y afloja entre los políticos locales.

[2]. Cava Mesa, B. El País Vasco y su doble representación en la Exposición Iberoamericana de Sevilla (1929). Letras de Deusto. Vol. 22 nº 56, 1992. pp 127 a 151.

[3] . Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII, Exposición Iberoamericana. Expediente Pabellón Industrial Vasco, Caja 87, rollo 713, fotograma 320.

[4] . Graciani García, A. El Pabellón Vasco en la Exposición Iberoamericana. Revista Aparejadores. nº 36 1991. pp 11- 14

[5] . Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII, Exposición Iberoamericana. Expediente Pabellón Industrial Vasco, Caja 87, rollo 713, fotograma 325. También se fija la tarifa de fluido eléctrico en 0,30 pts. en lugar de 0,50 pts. por ser pabellón oficial.

[6] . Cava Mesa, B. El País Vasco y su doble representación en… Según el desglose que hace su autora por conceptos, estos importes son:

Terreno………………………………….23.375
Construcción………………….............178.750
Honorarios arquitecto……………..........10.825
Secretario…………………………..........6.000
Dos ayudantes……………………..........6.000
Viajes comisión……………………….....6.000
Alumbrado instalación/consumo……...110.000
Viajes arquitecto………………………...2.000
Imprevistos…………………………….12.000
Total…………………………………..354.950

[7] . Vasconia en la Exposición Ibero-Americana de Sevilla. Heraldo Alavés. 13 Abril 1929. Pág. 1.

[8] . Información ofrecida por la Casa Maumejean, de los trabajos realizados para la Exposición Iberoamericana.

[9] . Manauté, B. La Manufacture de Vitrail et mosaique d’art MAUMEJEAN. 2015. Le festin. Les amis des eglises anciennes du Béarn. pp 52-53

[10] . Cabrero Nieves, J.J. El Palacio-Museo y el Pabellón Industrial Vasco en la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929. Dentro de AMÉRICA EN LA MEMORIA: CONMEMORACIONES Y REENCUENTROS . XV Congreso Internacional Asociación Española de Americanistas y Universidad de Deusto. pp 563-581

[11] . Cava Mesa, B. El País Vasco y su doble representación en…pág. 130.

[12] . Salas, N. Sevilla en tiempos de la Exposición Iberoamericana, 1905-1930 La Ciudad del Siglo XX. 2004. RD editores. Pág. 106.

[13]. Las industrias alavesas relacionadas en el Heraldo Alavés eran:
Ajuria S.A.            Hijos de Q. de Gauna         Productos Leniz
Ayunto. de Vitoria   Hijos de S. Aranzábal        Tejada y Cía.
L. Murua           Viuda de Heraclio Fournier     Mariano Corral
Hijos de Orbea    Herederos Marqués del Riscal

[14] . Las industrias guipuzcoanas relacionadas en el Heraldo Alavés eran:
Arrieta y Acham L.                F.L.M.A.                       Niesen Guillermo
Artamendi y Cía.                   G.A.P.                         Nietos de A, Elósegui
Artamendi,                            J.F. Guisasola              Hermanos Ortueta, José
Ayunto. San Sebastián  Hijos de J.M. Sarasola         Pescaderías y Secaderos
C. Comercio San Sebastián   Hilario Unceta                    Rocandio y Cía.
Chocolates Suchard              Iriondo, José                      Sarasqueta, Víctor
Delaunet-Duñabeitia S.A.      J.L. Armas             Sdad. E. Industrias Ferroviarias
Demetrio Lariz                    L. Hurtado de Mendoza S.A.    Ugartechea, Ignacio
Elorriaga y Cía.                   Larrañaga, Agustín       Unión Cerrajeros Mondragón
Euzkaria G.                        Echevarría                       Mateos Altuna e hijos

[15] . La Asociación Cooperativa de Fabricantes de Papel de España. Ingeniería y Construcción. 1- 1930, núm. 85, página 37

[16] . Las industrias vizcaínas relacionadas en el Heraldo Alavés eran:
Altos Hornos de San Pedro   Esperanza y Cía.              Rodrigo Sánchez Díaz
Altos Hornos Vizcaya   Forjas Amorebieta    Sdad. Franco-Española Alambres
Aurora                    Guernica joyería platería  Sdad. Gral. Productos Cerámicos
Ayuntamiento de Bilbao        I. Químicas -Muñuzuri     Talleres Deusto S.A.
Babcock-Wilcox                   La Aeronáutica S.A.          Talleres Guernica
Barbier e hijos                      La Basconia              Tubos Forjados Unceta y Cía.
Brasso S.A.                          Española La Encantada      Viuda de Ignacio Ituarte
Cía. Vinícoa Norte España     Los Pirineos                      Industria Papelera
Echevarría Metalistería.        Izar S.A.

[17] . Cava Mesa, B. El País Vasco y su doble representación en…págs. 133-135.

[18] . De la jornada regia. El Liberal. 02 de noviembre de 1929. Pág. 3.


FUENTES.
-VASCONIA EN LA EXPOSICION IBERO-AMERICANA DE SEVILLA, Heraldo Alavés 13 Abril 1929
- El Pabellón Vasco en la Exposición Iberoamericana. Amparo Graciani García. APAREJADORES revista nº 36 1991
- EL PAIS VASCO Y SU DOBLE REPRESENTACION EN LA EXPOSICION IBEROAMERICANA DE SEVILLA (1929). Begoña Cava Mesa. Letras de Desuto. Vol. 22 nº 56, 1992.
- La Exposición Iberoamericana. ABC Sevilla. 02 Noviembre de 1929.
- Guía Oficial de la Exposición Iberoamericana de Sevilla 1929-1930.
- Una aproximación al estudio de la arquitectura regionalista en Guipúzcoa. María Ordoñez Vicente.
- Una maqueta de la Casa de Juntas. ABC Madrid, 12 Junio de 1929.
-http://garaje.ya.com/ruizruizfj/galeria.html
-http://www.camaragipuzkoa.com/cronica/tres3.htm
- LA ILUSTRACION IBEROAMERICANA Nº 5 VOL.1 Noviembre 1930
- LA UNION ILUSTRADA. 02 Junio 1929
- INGENIERIA Y CONSTRUCCIÓN. 1- 1930, núm. 85 página 37















1 comentario:

  1. La baraja se reeditó en el ańo 1979 y actualmente se puede adquirir de segunda mano en iinternet por apenas unos euros. La original ya es otra cosa...

    Um saludo

    ResponderEliminar