6.- Pabellón de la Hispano-Suiza



Fachada del Pabellón de la Hispano Suiza(Ilustración de la portada de la revista “La Hispano Suiza” de diciembre de 1929)
Pocos meses antes de la inauguración de la Exposición, fue solicitada por la Fábrica Nacional de Automóviles La Hispano-Suiza, la concesión de unos terrenos para levantar el edificio representativo de dicha compañía en el Certamen Iberoamericana; 1 concretamente en la sesión celebrada el 14 de diciembre de 1928, el Comité Permanente aprobó dicha solicitud, siéndole asignada una superficie de terreno de 30 x 50 m., con una superficie de 1.500 m2, en la avenida de Portugal,  entre los pabellones de Extremadura y de Industrias Militares y del Ejército, frente a la Puerta de Aragón de la Plaza de España, con la obligación de presentar para su aprobación por el Comité, el correspondiente proyecto en el plazo de quince días, abonando la firma automovilística por los derechos de ocupación de los terrenos, 7.500 pts.3

El pabellón diseñado por Vicente Traver, tenía una superficie de unos 600 m2, 4 el cual lo concibió con planta en forma de H, conformado por dos amplios espacios laterales de planta rectangular, unidos en el centro por otro de menores dimensiones, sirviendo este último como acceso y amplio vestíbulo de distribución.

De líneas severas y elegantes, centraba su decoración en la fachada cóncava de la puerta principal, que se enmarcaba entre dos pilastras con capiteles corintios, que sostenía un frontón curvo partido muy abierto, alojándose sobre el dintel de la puerta una aparatosa combinación de escudos superpuestos, entre ellos el emblema de la firma, con adornos barrocos. Una amplia cenefa de paneles con motivos vegetales en relieve y una hilera de tejas árabes, perfilaban el remata de los paramentos.

En la cubierta plana, se instalaron claraboyas en las tres zonas del edificio, al objeto de proporcionar iluminación cenital, que completaba la que recibía de los huecos abiertos en las paredes.

Al no disponer de la documentación del proyecto, desconocemos el tipo de construcción, que debió ser de carácter no permanente aunque, por los motivos que más adelante se detallaran, debió de estar ejecutada con cierta solidez.

Situación del Pabellón de la Hispano Suiza en la avenida de Portugal, entre los pabellones de Extremadura y el de Industrias Militares. (Archivo fotográfico del Ejército del Aire)
Interiormente se componía de un amplio vestíbulo, el cual servía de distribuidor de los dos grandes salones situados a ambos lados de éste. Sus paredes se tapizaban con damasco de tonos oscuro; mientras que los salones, uno dedicado a la exposición de vehículos industriales y turismos, y el otro a mostraba el material aeronáutico que fabricaba esta empresa, 5 sus paramentos estaban pintados de colores neutros.

Aprovechado las Exposiciones de Barcelona y Sevilla, se presentó oficialmente el nuevo modelo T56 bis ó H6C bis, siendo este modelo el máximo exponente de la marca en su producción española, que un año antes se había lanzado en Francia, iniciándose precisamente en 1929, su construcción en Barcelona. Por su gran porte y elevado precio, fueron vehículos eminentemente representativos.6  Precisamente el General Primo de Rivera llegó para inaugurar el pabellón con un vehículo de este modelo, que le había sido entregado.7 

Muchas fueron las personalidades de la época las que adquirían un modelo de esta firma, reyes, presidentes de gobierno como Alcalá Zamora y Manuel Azaña, aristócratas, así como financieros, empresarios y artistas se interesaban por tener una de estas joyas. Además de Alfonso XIII, también tenían un Hispano-Suiza el Rey Carol de Rumanía, Gustavo V de Suecia, el Sha de Persia o la familia Thyssen.

Los periodistas especializados en el motor lo calificaron como el vehículo de serie mas rápido y elástico de los construidos en el mundo, y dentro del mundo del automovilismo, eran poseedores de un estos vehículos los hermanos Michelin y André Citroën o Edsel Ford. Y en el mundo del arte y la ciencia, la marca contaba entre sus clientes con Greta Garbo, Carlos Gardel, Pablo Picasso o Albert Einstein. 8
El rey Alfonso XIII y Primo de Rivera en el interior de pabellón el día de su inauguración. (Fototeca Municipal de Sevilla. Archivo Serrano)
El otro salón se dedicaba a mostrar aeroplanos construidos en la fábrica de Guadalajara, y motores de aviones, entre los que cabe destacar el del Jesús del Gran Poder, 9 un motor Hispano-Suiza de 600CV que se encontraba expuesto, y que montado en un avión Breguet 19, cruzó el Atlántico desde Sevilla a Bahía en Brasil.

Tablero de mando y motor del modelo T56 bis ó H6C bis (Ilustraciones de la revista Kinos. Noviembre 1929) 

Motor de avión de 450-500-600. CV . (España  sus exposiciones: Barcelona  y Sevilla)
El pabellón fue inaugurado por el rey Alfonso XIII, acompañado por el Presidente del Consejo, el General Primo de Rivera, el 30 de octubre de 1929, siendo recibido por los Consejeros Francisco Aritio y Emilio de Alvear.

Pocos días antes, el 5 de dicho mes. S.M. el rey, acompañado por las mismas personalidades, había inaugurado el pabellón que esta sociedad había levantado en la Exposición Internacional de Barcelona.10

El  rey Alfonso XIII, saliendo del Pabellón de La Hispano Suiza el día de su inauguración. (Fototeca Municipal de Sevilla. Archivo Serrano)

Pabellón de la Hispano-Suiza en la Exposición Internacional del Barcelona (España  sus exposiciones: Barcelona  y Sevilla)
Este edifico, como otros construidos en la zona del Prado, se levantaron en terrenos municipales, por lo que al cerrarse el Certamen, debían ser derribados en el plazo de tres meses, como así obligaba a los expositores el Reglamento General de la Exposición,11  o en caso contrario, pasaba a propiedad del Ayuntamiento, dueño del terreno.

Sin embargo no se produjo el derribo, y aunque no es éste una caso aislado, pues hubo muchos pabellones comerciales, regionales y andaluces construidos con carácter provisional, que permanecieron en pié durante décadas, es también cierto que, a estos últimos al menos se le había considerado en un informe técnico,12 que por su forma constructiva podían quedar como permanente.

No era éste el caso del pabellón de la firma automovilística, en el cual se dieron una serie de circunstancias por lo que, no solo que la Cía. Hispano-Suiza no derribara el edificio, como era su obligación, sino que subastó públicamente el pabellón construido en suelo público, sin que el Ayuntamiento ni la Comisión Liquidadora hicieran nada para impedir tal ilegalidad. 



Folleto publicitario de la casa Hispano Suiza, repartido en las Exposiciones de Sevilla y Barcelona, titulado “Los coches españoles de la época de Goya y los del siglo XX”. (La Hispano-Suiza, El vuelo de las cigüeñas 1916-1931)
Fue adquirido por el Dr. Daniel Mezquita Moreno, durante los primeros meses de 1931, el cual a su vez lo cedió a la Casa de Castilla la Vieja y León, al ocupar el cargo de Presidente en dicha entidad, para instalar la casa regional en dicho edificio, hecho que se produjo durante el mes de junio de dicho año, 13 celebrándose a partir de ese momento, gran número de actos y fiestas por parte de la colonia castellana en Sevilla.

Esta situación continuaría así hasta 1937 en que, disuelto en mayo este organismo regional por problemas económicos, los acreedores del mismo, embargaron el pabellón procediéndose al arriendo, totalmente ilegal a Federico Cazorla, histórico bético y contertulio del Dr. Mezquita, para salón de fiestas, realizándose obras de consolidación y distribución interior.14 

Es entonces cuando, después de un informe instruido por el Consistorio para conocer la situación jurídica del inmueble, el Ayuntamiento ejerce su derecho sobre éste y lo arrienda a la empresa Excelsior por 3.000 pts., para espectáculos públicos, inaugurándose este local nocturno el 9 de julio de 1937, con el nombre de “Pabellón de Castilla y León”. 15 
Publicidad insertada en el periódico ABC el 9 de julio de 1937.
Esta actividad duró hasta enero de 1940, en que fue rescindido el contrato por el Ayuntamiento, debido a la parcelación de El Prado de San Sebastián, y afectando una extensión considerable del que fuera Pabellón de la Hispano Suiza, produciéndose su derribo poco después.16

El modelo T56 bis ó H6C bis, que la firma automovilística regaló a los pilotos Jiménez e Iglesias. (España  sus exposiciones: Barcelona  y Sevilla)


NOTAS:
1.- La Exposición Iberoamericana a través de la prensa 1923-1929. Encarnación Lemus López. Pág. 210.
2.- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII Exposición Iberoamericana. Caja 39- Rollo 662 fotograma 191.3.- Libro con la relación de mandamientos de ingresos efectuados desde 1924 a 1933
Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII –EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA-
Página 96.- 31 de diciembre de 1929. La Hispano Suiza por la 2ª y última mitad de los derechos de ocupación de los terrenos para su pabellón según expediente nº 172…. 3.750 pts.
4.- Historia Hispano Suiza http://www.autopasion18.com/HISTORIA-HISPANO-SUIZA.htm
5.- Inauguración del pabellón de La Hispano Suiza. El Sol, 31 de Octubre de 1929. Pág. 4.
6.- Automóviles Hispano Suiza y deportivos Pegaso.
http://hispanosuiza.webcindario.com/tipoh6c.htm
7.- Inauguración del pabellón de La Hispano Suiza. El Sol, 31 de Octubre de 1929. Pág. 4.
8.- Automóviles Hispano Suiza y deportivos Pegaso. http://hispanosuiza.webcindario.com/tipoh6c.htm
9.- S.M. el Rey en el Pabellón de la Hispano-Suiza. ABC Sevilla 31 de octubre de 1929. Pág. 20.
10.- A Su Majestad el Rey, en el pabellón de La Hispano Suiza. La Nación, 05 de Octubre de 1929. Página 3.
11.- Reglamento General de la Exposición Ibero Americana. Art. 35.
12.- Informe técnico de fecha 4 de julio de 1930 dirigido al Sr. Secretario General de la E.I.A. Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII. Rollo 720 Fotograma 490 a 536.
13.- Casa de Castilla la Vieja y León. ABC Sevilla, 23 de Junio de 1931. Pág. 35.
14.- Los Pabellones comerciales en la Exposición Iberoamericana. El Pabellón Domecq. Amparo Graciani García. Revista APAREJADORES Nº 39-1991.Pág. 18 y 19.
15.- ABC Sevilla. 09 de Julio de 1937. Pág. 4
16.- Los Pabellones comerciales en la Exposición Iberoamericana. El Pabellón Domecq. Amparo Graciani García. Revista APAREJADORES Nº 39-1991.Pág. 18 y 19.


FUENTES:
- S.M. el Rey en el Pabellón de la Hispano-Suiza. ABC Sevilla 31 de octubre de 1929. Pág. 20.
- Inauguración del Pabellón de La Hispano Suiza. El Sol. 31 de octubre de 1929. Pág. 4.
- La Exposición Iberoamericana a través de la prensa 1923-1929. Encarnación Lemus López.
- Los Pabellones comerciales en la Exposición Iberoamericana. El Pabellón Domecq.Amparo Graciani García. Revista APAREJADORES Nº 39-1991
- http://www.lahispano-suiza.com
- http://www.autopasion18.com/HISTORIA-HISPANO-SUIZA.htm
- La Hispano-Suiza, El vuelo de las cigüeñas 1916-1931 (volumen II), Emilio Polo
- Revista Hispano-Suiza. Año III nº 1 - Diciembre 1929
- Automóviles Hispano Suiza y deportivos Pegaso
http://hispanosuiza.webcindario.com/tipoh6c.htm
-Hemeroteca de ABC durante los años 1931 a 1940.
-Archivo Municipal de Sevilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada