3.- Las Tiendas de Lujo de la avenida de María Luisa


Vista aérea de la Glorieta de San Diego, donde se ha señalado el lugar que ocupaban las tiendas de lujo en la avenida de María Luisa. (Fototeca Municipal de Sevilla. Archivo Sánchez del Pando)
No fue casualidad la ubicación del pabellón Espuñes en la avenida de María Luisa, en un lugar sin duda preferente dentro del recinto de la Exposición, y tan alejado del Sector Sur (entre las actuales avenidas de la Raza y Reina Mercedes), donde se situaron la mayoría de los pabellones comerciales; la razón la encontramos en que en dicha avenida se situaron también una serie de tiendas de lujo,1 en la acera del Parque de María Luisa, desde su acceso por la glorieta de San Diego hasta la intersección con la avenida de Nicaragua (actual avenida del Conde de Urbina), justamente frente al pabellón de la fábrica de platería, siendo aprobada su construcción en la sesión de la Comisión Permanente del Comité de la Exposición, celebrada el 25 de enero de 1929.2 

Desconocemos muchos detalles sobre estas tiendas, solo podemos aventurar que al menos debieron ser nueve el número de ellas,3 según tenemos constancia, y que fueron construidas en madera y materiales efímeros. 

Según la información que hemos podido extraer de varios legajos del Archivo Municipal, las tiendas 1 y 2 fueron concedidas por la Comisión Permanente del Comité, a Enrique Piñal de Castilla, en la sesión celebrada el 9 de abril de 1929, para la venta de mantones bordados de Manila y álbumes de fotografías.

Enrique Piñal, fue un activo empresario sevillano, que obtuvo también diferentes concesiones para instalar diversos stands en la Galerías Comerciales Nacionales y en el Pabellón de Industrias Generales para la venta de recuerdos de Sevilla,4 además de tener distribuidos por el recinto de la Exposición kioscos para la venta de postales.
Tiendas de lujo 1 y 2 situadas en la avenida de María Luisa, dedicadas a la venta de mantones bordados de Manila. (Archivo ABC)
Su actividad principal a través de su empresa “Tipografía Española” era la dedicaba al mundo de la publicidad e impresiones comerciales de folletos y revistas, además de trabajos tipográficos y ser director, propietario y editor de la publicación “Sevilla y la Exposición Ibero-Americana. Álbum Artístico” que servía como vehículo para promocionar el Certamen y a las empresas que se anunciaban en ella.
Álbum artístico editado por Tipografía Española, que eran vendidos en las tiendas de lujo, kioscos y stands concedidos a Enrique Piñal. (Todocolección.net)
La tienda nº 3 que tenía una superficie de 16,25 m2, fue solicitada por Julio Tomás de Rementería, con domicilio en Madrid, autorizándole la Comisión Permanente el día 3 de mayo, el uso de ésta para instalar un aparato de fotografía automática denominado FOTODIN.

Estos aparatos eran propiedad de la Sociedad Española de Fotografía Automática de Madrid, que se dedicaba a la explotación, venta y alquiler de aparatos automáticos o semi-automáticos de fotografía patentados por la empresa Poso-Graph Corporation Ltd. de Londres. Este aparato instalado en la Exposición Iberoamericana, quizás fuera de los primeros que se comercializara en España, pues se tiene constancia que los primeros dispositivos se colocaron en Madrid el 7 de junio, con motivo de la XXI Fiesta del Sainete, en el Teatro Apolo. Para promocionarse, la empresa regalaba ocho fotografías realizadas en posiciones distintas hechas en FOTODIN, a todas las espectadoras que lo quisiera.5

El precio por una tira de ocho retratos en blanco y negro era de 2,50 pesetas; en sepia de 3 pesetas, y de 3,50 pesetas si se querían la fotografía coloreada a mano, todas ellas llevaban una ampliación en cartón gratis. El tamaño de estos aparatos era de 1,65 por 0,60 metros,6 pudiendo hacer 100 fotos en un minuto.

La principal diferencia entre el PHOTOMATON con respecto al FOTODIN, era que el primero poseía un sistema por el cual se generaba un positivo directamente sobre la tira de papel, mientras que el FOTODIN el proceso incluía el paso de un negativo de película a un positivo en papel. 

Para el revelado de la fotografías, el negativo se positiva sobre papel, el cual pasaba automáticamente por diferentes compartimentos con revelador, agua y fijador. Después del lavado fina, las tiras se secaba y salía por la parte de atrás de la máquina. En ese momento, una luz indicaba al próximo cliente que el aparato ya estaba preparado para la siguiente toma.

Al quedar las instantáneas impresas sobre una película, los clientes podían encargar a posteriori ampliaciones de sus retratos “en cualquier tamaño o postura”, ya que los negativos eran conservados por la empresa indefinidamente. Estas ampliaciones podían tener el tamaño desde 7 X 9 a 60 X 90 cm.7 


Aparato FOTODIN en una demostración, y las tiras de fotografías que se obtenían. (Ilustraciones de la revista ESTAMPA)
La tienda número 4 con una superficie de 9,75 m2, le fue concedida a Luisa Quemada, con residencia en Madrid, para la venta de perfumes y cremas el 26 de abril de 1929, 8 sin que hasta el momento hayamos podido localizar más información al respecto. Esta falta de información también la tenemos sobre la tienda nº 5, que nos impide saber a quién pudo serle adjudicado dicho espacio, incluso desconociendo si fue solicitada por algún expositor.

Las tiendas 6 y 8, fueron adjudicadas a Manuel Sánchez Suarez, la primera para la venta de recuerdos de la Exposición pintados en artículos varios, así como fotografía y litografía en general. Esta solicitud fue autorizada por la Comisión el 26 de abril; 9 mientras la correspondiente a la tienda nº 8, se aprobó el 18 de mayo.10 En esta última, el concesionario quería instalar un establecimiento para la venta de horchata, limonada, naranjadas, refrescos, frutas secas y del tiempo, así como pasas en su líquido.

No debió ir bien el negocio, pues al parecer Manuel Sánchez decidió cambiar las actividades de sus tiendas, instalando en una de ellas “El Cuarto Moro” y en la otra un “Bazar Árabe”. Pero este cambio en los contenidos de las tiendas, no fue bien visto por la Comisión Permanente, acordando no autorizar dichas modificaciones.

No obstante, el concesionario no atendió dicha negativa, continuando su actividad en contra de lo acordado por la Permanente, por lo que a finales de enero de 1930, se ordenó la clausura de dichos establecimientos.11 Por los pagos por consumo de fluido eléctrico, hasta prácticamente la clausura del Certamen, deducimos que quizás mantuviera la explotación sobre el Bazas Árabe.

A pesar de lo ocurrido, Manuel Sánchez Suarez, en el mes de febrero de 1931, con la Exposición ya clausurada, la Comisión Liquidadora le concedió la explotación como kiosco de bebidas, el que fuera Pabellón de Informaciones y más tarde restaurante La Raza. (este tema se trata en el apartado correspondiente a los kioscos y vendedores ambulantes)

La tienda número 7, fue adjudicada al industrial madrileño Ernesto Ramos Fernández, que la había solicitado para establecer en ella su actividad empresaria dedicada a la manufactura de papelería y tarjetas postales, siéndole concedida por la Comisión Permanente el 18 de mayo de 1929.12

Ernesto Ramos era un industrial afincado en Madrid desde principios de siglo, cuyo negocio estaba relacionado con la edición y venta de tarjetas postales de la que poseía una extensa colección de diferentes tipos, como las de fantasía y felicitaciones, así como y la más importante, la producción propia impresa en sus talleres, de la extensa colección de imágenes de España propiedad de esta Casa.13

Había repartidos por todo el recinto de la Exposición, kioscos y stands donde se podían encontrar postales con imágenes de Sevilla y del Certamen, que se editaron fuera de Sevilla, principalmente en Barcelona y Madrid.

De esta última ciudad, se vendieron las editadas por las tipográficas G.H. Alsina, con una magnífica colección postales fotográficas de diferentes lugares de la Exposición; de la firma R.R. realizadas en “lujograbado”, y las de Ediciones Unique. La serie que editó “E. Ramos” especialmente para ser vendida durante la Exposición Iberoamericana, causaron una gran admiración, considerándose como la más hermosa de cuantas fueron impresas desde la capital del reino.14

Tarjeta postal de la serie editada especialmente para la Exposición Iberoamericana por Ernesto Ramos -E.Ramos-. (Archivo del autor)
La última constancia que tenemos relativa a peticiones de particulares para ocupar alguna de las tiendas de lujo, es la formulada por Javier Iglesias González, vecino de Madrid, que solicitaba se le concediera una de las tiendas situadas en la avenida de María Luisa, para la instalación y venta de refrescos.

La Comisión Permanente, estudió esta petición en la sesión celebrada el 14 de junio, en la que el Jefe de Explotación, puso de manifiesto la existencia de que alguna de las tiendas se encontraban disponible, por lo que no había inconveniente para acceder a lo solicitad; accediendo a los solicitado previo pago de los derechos de ocupación, más el 10% del producto de sus ventas. Esta autorización, quedó a reserva del informe preceptivo de la Dirección artística de la Exposición, al objeto de que la instalación estuviera “a la altura del lugar en que ha de efectuarse”. 15

Al encontrarse en esos momentos el resto de tiendas ya ocupadas, hemos de suponer que se le debió asignar la nº 9, pues hay constancia del pago por consumo eléctrico de esa tienda.16 

Al principio hemos supuesto que, el número de tiendas fueron al menos nueve, aunque creemos que debieron ser algunas más, pues la Comisión Permanente trató el 19 de octubre de 1929, una petición formulada por Enrique Piñal, concesionario de las tiendas 1 y 2, para que le fueran también concedidas las tiendas de lujo que aún no habían sido ocupadas. Se acordó sacar a concurso dicha concesión, publicándose un anuncio en la prensa local, con la condición de que el adjudicatario, debería abonar como mínimo el 7 % del producto bruto de las ventas. Ignoramos el resultado de dicho concurso.17 

Por otra partes, dudamos de la ubicación de la concesión realizada por la Permanente a Mohame Bel Mehdi, comerciante de Tetuán, de las tiendas de lujo 16 y 17 para la venta de tapices y alfombras, que las sitúa en las Galerías Comerciales. Si bien es cierto que en dichas Galerías se instalaron stand de firmas de artículos de lujo como Loewe, no es menos cierto, que siempre se indicaban si se situaban en el primer o segundo pabellón, y en este caso no se llega a señalar.18

El 27 de febrero de 1932, se acordó por la Comisión Liquidadora de la Exposición, convocar el concurso de derribo de estas instalaciones debido a la falta de aprovechamiento que tenían en esos momentos, “y sufriendo tales desperfectos que en plazo breve no podrán ser utilizadas”, publicándose el referido concurso el 7 de marzo, fijando en sus bases el plazo de un mes para el derribo y retirada de escombros, desde la fecha de la resolución del concurso.

Al concurso presentaron sus propuestas siete empresas,19 siendo fallado el 22 de marzo a favor de la de mayor cuantía, que había sido presentada por Eduardo Ruiz García por 4.810 pts., que ingresa en la caja de la Comisión Liquidadora el 31 de dicho mes.

Con fecha 21 de mayo se da cuenta al Director de Hacienda de la Comisión, que había quedado totalmente derribado y retirado los materiales, por lo que se le podía devolver al adjudicatario la fianza depositada. 20
Publicidad de la revista Sevilla y la Exposición Ibero-Americana. Álbum Artístico. E. Piñal 1929
NOTAS:
1.- Libro de Oro Ibero-Americano, pág. 25.
2.- Permanente del Comité de la Exposición. El Liberal. 26 de Enero de 1929, pág. 4
3.- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII. Exposición Iberoamericana. Expediente Alumbrado General-Gastos-. Caja 25. Rollo 650 (fotogramas 484 a 655)
Quedan consignados apuntes por pagos efectuados por la tienda núm. 9, por consumo de fluido eléctrico realizados el:
-10 de marzo de 1930
- 06 de mayo de 1930
4.- Ibidem. Expediente de solicitudes y reclamaciones de expositores. Caja 39 rollo 662 fotograma 101. Acuerdos sesión Comisión Permanente de 09 de abril de 1929.
5.- (ABC, 08/06/1929).
6.- (El Heraldo de Madrid. 28-10-1929, página 13)
7.- (Orígenes del fotomatón en España (1888-1929), Celia Vega Pérez. Universidad Complutense de Madrid. Departamento de Comunicación Audiovisual.)
8.- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII. Exposición Iberoamericana. Expediente de solicitudes y reclamaciones de expositores. Caja 39 rollo 662 fotograma 86. Acuerdos sesión Comisión Permanente de 26 de abril de 1929.
9.- Ibidem.
10.- Ibidem. Caja 39 rollo 661 fotograma 542. Acuerdos sesión Comisión Permanente de 18 de mayo de 1929.
11.- Ibidem. Caja 39 rollo 661 fotograma 528 y 530. Oficios de 24 y 25 de enero de 1930, dirigidos al Jefe de los Servicios Técnicos de Explotación.
12.- Ibidem. Caja 39 rollo 661 fotograma 542. Acuerdos sesión Comisión Permanente de 18 de mayo de 1929.
13.- Sección de Anuncios. Revista Nuevo Mundo, 30 de noviembre de 1911.
14.- Postales de la Exposición, de Ángel Vela. Publicado en RECUERDOS DE LA EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA 1929-1930.
15.- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII. Exposición Iberoamericana. Expediente de solicitudes y reclamaciones de expositores. Caja 39 rollo 662 fotograma 50. Acuerdos sesión Comisión Permanente de 14 de junio de 1929.
16.- Ibidem. Expediente Alumbrado General. Recaudación por consumo. Caja 27 rollo 650 fotogramas del 484 al 655.
Los pagos por consumo de fluido eléctrico, fueron realizados bajo el epígrafe TIENDA Nº 9, en las siguientes fechas:
-10 de marzo de 1930
-06 de mayo de 1930
17.-Ibidem. Expediente de solicitudes y reclamaciones de expositores. Caja 39 rollo 661 fotograma 557. Oficio de 21 de octubre de 1929, del Jefe de la Secretaría General dirigido al Ingeniero Jefe de Obras y Proyectos.
18.- Ibidem. Caja 39 rollo 661 fotograma 542. Acuerdos sesión Comisión Permanente de 31 de mayo de 1929.
19.- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII. Exposición Iberoamericana. Libros de Contaduría. Caja 120 rollo 736 fotogramas 473 a 530
Se presentaron a concurso además de Eduardo Ruiz García, las siguientes empresas:
D. Carlos Iglesias Úbeda………………..3.975 pts.
D. Manuel Terán Pérez………………….3.951 pts.
D. José Palacios Fuentes ……………….3.757 pts.
D. Pedro Campillo Blas…………………3.700 pts.
D. Manuel Molero Sánchez……………..3.150 pts.
D. José Rebollo y Rebollo………….…...2.800 pts.
20.- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII. Exposición Iberoamericana. Expediente de Derribos. Caja 119 rollo 735 fotogramas 133 a 425

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada