Las Galerías Comerciales Nacionales



            Las Galerías Comerciales fueron dos instalaciones de construcción provisional y carácter comercial, que el Comité organizador del Certamen levantó para la exposición de productos y artículos fabricados por distintas firmas comerciales nacionales, que por diferentes motivos, no podían mostrarlos en otros espacios del Certamen como eran las Galerías Comerciales Extranjeras ó el Pabellón de Productos Nacionales para la Exportación, también llamado Pabellón de Industrias Generales.

     Esto dio lugar a que debido al carácter eminentemente comercial de todas estas instalaciones, y la proximidad de las mismas, enfrentadas unas a otras en la avenida de la Raza, en la documentación de la época las denominaran genéricamente a todas ellas como Galerías Comerciales, lo que para su estudio nos ha producido no pocos errores de interpretación, por ello al objeto de diferenciarlas de la anteriores, la designaremos como Galerías Comerciales Nacionales.

Imagen aérea con indicación de la situación de las Galerías Comerciales Nacionales, entre la Plaza de los Conquistadores y las naves del Puerto de Sevilla.

            Formada por dos edificios aislados, estas galerías se situaban en la avenida de la Raza, frente a las dos alas de la naves que contenían el Pabellón de Industrias Generales y las Galerías Comerciales Extranjeras, que hemos mencionado antes, a la vez que cerraban por el eje contrario, la gran manzana central de la plaza de los Conquistadores, en el espacio mas elevado de ésta.

            Eran dos edificios de planta rectangular, y de simétrica composición, cuyas dimensiones eren 59 m de largo por 41 de ancho, con una superficie cubierta de 2.419 m2 separadas entre sí por una amplia zona ajardinada central, formando una espaciosa terraza que ofrecían una magnífica vista del resto de la plaza que se encontraba a sus pies en un nivel inferior, en el centro de la escalinata construida para salvar este desnivel, se instaló la monumental Fuente de la Hispanidad, que embellecía de forma notable el conjunto de las edificaciones de esta plaza.

            Diseñados por el joven arquitecto José Granado de la Vega, el proyecto fue presentado el 17 de junio de 1927, siendo aprobado por la Comisión Permanente siete días mas tarde, e iniciándose las obras el 12 de agosto de 1927, estando presupuestadas por un importe total de 448.258 pts.

            Presentaron ofertas para su adjudicación los contratistas Juan Alarcón de la Lastra, Francisco Jiménez Sánchez, José Buiza y Fernández Palacio y los hermanos José y Eduardo de Anduiza, siendo elegido Enrique Vázquez Nieto, que también ejecutó el Pabellón de Maquinaria, Turismo y la Portada de San Diego.

            Distintos motivos, como desperfecto ocasionado por un fuerte vendaval el 19 de noviembre de 1927, o los problemas en la recepción de los suministros de hierros, produjeron continuos retrasos en los plazos convenidos, finalizándose a pocos meses de la inauguración de la Exposición.

            En una relación de partidas con las cantidades abonadas al contratista y diversos proveedores, realizada el 30 de julio de 1930, aparece un importe total abonado por la construcción de éstas Galerías Comerciales de 558.794 pts., en el que se incluían 31.897 pts de los gastos ocasionados por los destrozos del vendaval, así como unas 40.000 pts, para mejoras de la construcción.


Galería norte, en el ángulo formado por las avenidas de la Raza y de la Infanta Luisa.

Con la construcción de carácter provisional, se pretendía que los materiales empleados en la misma, fueran en su mayoría aprovechables una vez clausurada la Muestra y desmontadas las instalaciones.

            La cimentación fue de hormigón para los pilares exteriores de las arcadas y los interiores de viguetas de hierro, con cubierta a cuatro aguas de cartón impermeabilizado, cuya parte  central se elevaba sobre ventanales, con cerchas de hierro con la misma cubrición. Los paramentos fueron realizados en maderas por la empresa Manuel Casana, y lo soportes interiores se revistieron con columnas fingidas, con partes de madera y de yeso pintado y ornamentados con pinturas al óleo tanto para techos como para las columnas en las que dibujaron reiterados motivos decorativos. Los pavimentos, de tendido continuo fueron de cemento coloreado para el interior y de ladrillo y azulejos para las galerías.

            Se componían estos edificios, de un pórtico o galería cubierta que lo rodeaba por completo de 4,5 m. de anchura, cerrado por una arcada de acceso formada por arcos de medio punto, con ornamentación de molduras y esgrafiados barrocos de clara influencia levantina de Traver.
           
            Sobre los arcos de los ángulos, se levantaban frontones de formas mixtilíneas, decorado su interior con heráldica en relieve y rematados a ambos lados por jarrones. Completaba la zona superior, una balaustrada que recorría todo el perímetro del edificio.

            Para su ornamentación se utilizó gran cantidad de cornisas y balaustrada, así como 24 remates de pilones centrales, 16 juegos de molduras, 32 florones, 40 ojos de buey, además de pilastras, frontones, etc., todos estos elementos de yeso pintados al óleo, y policromados en el caso de los escudos.


            La galerías se denominaban Pabellón 1º ó Norte  y 2º Pabellón o Sur, y el interior de estos se componían de un amplio y diáfano salón central de 18 m. de ancho por 31 m. de largo, que ofrecía el aspecto de grandes calles comerciales, donde los expositores nacionales exhibían los muy diversos materiales de forma general en el espacio central. El acceso a éste se realizaba a través de cuatro pasos que se disponían en los centros de cada una de las fachadas.
Detalle de la ornamentación de las fachadas.

Proyecto de la Galerías Comerciales Nacionales, Alzado, Planta y Techos (Archivo Municipal de Sevilla)

En la zona perimetral de este recinto central se situaba la nave de tiendas, constituido por los stands a modo de locales independientes cuyas dimensiones eran 6,75 de ancho por 49,5 de largo. Para la iluminación interior, se aprovechaba la luz natural que penetraba por los grandes ventanales formado por el cuerpo rectangular central mas elevado.

            En los ángulos del salón, se habían instalado cuatro espacios destinados a aseos de caballeros y señoras y oficinas.


Sección de una de las Galerías Comerciales Nacionales. (Archivo Municipal de Sevilla)

Según el Catálogo Oficial en las galerías, estuvieron presentes unas trescientas empresas y firmas comerciales, en su mayoría de carácter nacional y local.

            Hemos podido localizar  algunas de las empresas que estuvieron presentes en estas galerías, a través de los anuncios publicitarios insertados en diferentes publicaciones, como son las siguientes:

            La empresa de José Cañameras, dedicada a la fundición y artículos de cerrajerías, así como a la fabricación de cocinas y termos. ROCALLA S.A., empresa catalana dedicada a la fabricación de materiales de construcción. La fábrica de bisutería damasquinada de F. Agustín Larrañaga, de Éibar, que también poseía un stand en el Pabellón Industrial Vasco. La casa Philips Radio, en cuyas instalaciones  se mostraban las últimas novedades en radiotelefonía y aparatos de rayos X, fabricados por esa empresa.





Publicidad de Jose Cañamera, Rocalla y Bisiterias Agustín Larrañaga.

Algunas de le las instalaciones que se levantaron en el interior de las galerías, agrupaban a varias firmas comerciales, como el llamado Pabellón de las Manzanillas de Sanlúcar organizado por los bodegueros sanluqueños, entre los que se encontraban los stand de Francisco García Velasco, como cosechero y exportado de manzanillas y amontillados, cuya especialidad era la manzanilla pasada “Los 48”. O el de la Casa Hidalgo y su manzanilla “La Gitana”, cuya instalación representaban una típica bodega con cinco botas de esta afamada bodega, donde firmaron los infantes de España, en una visita que realizaron a este pabellón de Sanlúcar el 02 de noviembre de 1929.


            Otros bodegueros presentes en este pabellón fueron Herederos de Argüeso, Florido Hermanos, Hijos de J. Delgado y Florido y Cía.

Stand de Bodegas Hidalgo en el Pabellón de la Manzanilla de Sanlúcar.


En los stands 84 y 93 del primer pabellón de las Galerías Comerciales Nacionales, se encontraba la instalada la empresa AVERY, dedicada a la venta de todo tipo de balanzas y máquinas para pesar y contar.




Stands de Philips Radio, básculas AVERY y conservas LA LUZ.

En el segundo pabellón estuvo la Casa de Juguetes Florida,  en la que se presentaban unas muñecas vestidas con trajes regionales e hispanoamericanos, y que según la publicidad de le época decía que estas maravillosas muñecas estaban dotadas de un mecanismo extraordinario que permitían con sorprendente perfección andar, hablar y sentarse.


Algunas muñecas de Juguetes Florida que se expusieron.

José Cubero Moreno, tenía el están 130 donde exponía figuras y bustos de barro cocido y decorado, y en los stands números 179 y 188, de este pabellón, se encontraba el conocido tónico CEREGUMIL, cuyo jarabe estaba en plena expansión comercial y que fue visitado por la infanta de España Doña Isabel de Borbón el 22 de noviembre de 1929, consiguiendo esta firma el reconocimiento de su calidad siéndole concedida Medalla de Oro y Diploma de Honor de la Exposición


Tarjeta recuerdo de CEREGUMIL con imagen de su stand.

La variedad de productos que se exhibían en estas galerías era muy grande, y abarcaban desde elementos de fabricación metalúrgicas e industriales, como los realizados por la asturiana Sociedad Metalúrgica Duro-Felguera;  a la Sociedad Anónima SAN GONZALO, con sede en Linares y dedicada a la fabricación de piezas de aluminios, pasando por la CHICAGO PNEUMATIC TOOL COMPANY fabricante industrial de herramientas eléctricas, compresores de aire y generadores de iluminación; a otras que exponían útiles de lujo de uso personal como la marca E. Loewe, en aquella época especializada en la confección de artículos de  marroquinería; la Sastrería Moises Sancha de Madrid, dedicada a la confección de todo tipo de uniformes, trajes e indumentarias para caza, campo y deportes; o las conservas alimenticias “La Luz” de Noreñas (Asturias) proveedor de la Real Casa, y la Real Compañía Asturiana de Minas.


Stand de la Sociedad Metalúrgica DURO-FELGUERA.





Diferentes instalaciones comerciales en el interior de las Galerías Comerciales Nacionales, Loewe, Real Cía. Asturiana de Minas, Satrería Moises Sancha y Laboratorio de desinfectantes e insecticidas.


video

Este vídeo sobre las Galerías Comerciales Nacionales, ha sido extraído de LAS EXPOSICIONES DE 1929 “Sevilla y la Exposición Iberoamericana” editado por la Filmoteca Española en colaboración con la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y la Filmoteca de Cataluña y dirigido por la profesora Begoña Soto Vázquez y con la colaboran de otros investigadores.

FUENTES:
-Fondos de la Exposición Iberoamericana. Archivo Municipal de Sevilla. – Expediente Galerías Comerciales. Caja 97/4 – (Rollo 717 fotogramas 80, 426 a 444).

- LA PARTICIPACIÓN INTERNACIONAL Y COLONIAL EN LA EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA DE SEVILLA DE 1929. Amparo Graciani García.

- GUIA OFICIAL DE LA EXPOSICION IBERO AMERICANA 1929-1930

- Libro de oro ibero americano : catálogo oficial y monumental de la Exposición de Sevilla (1930)

- ARQUITECTURA REGIONALISTA. 1905-1935. Alberto Villar Movellán.

- ABC, Sevilla. 07 Noviembre 1929, pág. 28

- ABC, Sevilla. 12 Octubre 1929, pág. 8


No hay comentarios:

Publicar un comentario