40 y 41.-LOS PABELLONES DE LA BRITISH SULPHATE Y EDITORIAL VOLUNTAD.



Situación de los pabellones de la British Sulphate y de la Editorial Voluntad. (Fototeca Municipal de Sevilla)
PABELLÓN DE BRITISH SULPHATE OF AMMONIA FEDERATION LTD. 

La empresa federada británica BRITISH SULPHATE OF AMMONIA FEDERATION Ltd., fundada en 1920, para importación, exportación, venta y almacenamiento del sulfato de amonio, estaba constituida por el 91 por ciento de los productores de sulfato de amonio en Gran Bretaña, en las que se incluían las plantas de gas, hornos de coque y fábricas de hierro y acero, vendiendo su producción total de sulfato a través de esta federación, debiendo su existencia únicamente de interés de los productores de sulfato en las Islas Británicas.[1]

En 1926 se asoció con la Imperial Chemical Industries, copando la producción de este producto en aquel país. Al año siguiente ambas empresas constituyeron la Nitram Ltd., que representaba ya a todos los productores británicos de nitrógeno. Después de la disolución de Nitram Ltd, en 1930, la Imperial Chemical Industries, se quedó como representante de la British Sulphate, convirtiéndose en el único vendedor de sulfato de amonio de la federación de productores para todo el mercado mundial.[2]

La agencia en España de esta empresa, dedicada a la fabricación de abonos y fertilizantes, se encontraba en Valencia, siendo su agente el encargado de presentar la propuesta para participar en el Certamen Iberoamericano, aprobándose dicha solicitud por la Comisión Permanente, en la sesión celebrada el 10 de febrero de 1928.[3]

Publicidad de la casa British Sulphate. (Imagen Todocolección.net)

Aunque en el acta de concesión no aparece la parcela que se le asignó, sabemos que su pabellón se instaló en la núm. 40 del Sector Sur, en la esquina de la entonces avenida Infanta Luisa con la de Santo Domingo, actuales Páez de Ribera e Isaac Peral, junto al Pabellón-Sucursal del Banco Central y dando la trasera al Pabellón de la Algodonera del Estado. 

La referida parcela, de categoría “preferente”, tenía una superficie de 272 m2 y un canon de ocupación del terreno de 4.090 pts. 

No tenemos información sobre la construcción del edificio, solo sabemos que en enero de 1929, aun se trabajaba en ella y que un par de meses más tarde, las obras estaban a punto de finalizar. 

Nada sabemos tampoco de quién fue el autor del proyecto, ni se conservan planos en los archivos de la Exposición, pero por las características estilísticas de la construcción, podríamos aventurar que pudiera ser Vicente Traver o su auxiliar, José Granados. 




De la observación de las imágenes aéreas que hemos podido encontrar, se aprecia que el edificio, de planta rectangular, no ocupaba toda la superficie de la parcela, dejando espacio ajardinado en tres de sus lados, excepto en la fachada. Constaba de dos niveles de altura, el inferior formado por un cuerpo cúbico, mientras el superior, que ocupaba prácticamente la superficie del inferior, era de planta octogonal cerrado por una cubierta de teja árabe a ocho aguas. 

La fachada estaba constituida por un porche abierto de tres arcos de medio punto, sobre el que se situaba un pequeño murete con el rótulo con el nombre de empresa y baranda de hierro. En las esquinas dos jarrones y una pequeña visera de tejas que recorría la fachada, constituían las únicas ornamentaciones del pabellón. 


PABELLÓN DE LA EDITORIAL VOLUNTAD S.A. 

La Editorial Voluntad – Central Hispano-Americana de librerías, diarios, revistas y publicaciones, dedicada a la edición y venta de libros, material escolar, papelería y objetos de escritorio, tenía su dirección en la calle Gaztambide de Madrid, con un capital social de 6.000.000 de pesetas, y librerías distribuidoras en Barcelona, Valencia y Oviedo, y en depósito en Buenos Aires y Bogotá.[4]

En la sesión de la Comisión Permanente del 06 de mayo de 1927,[5] se trató la propuesta presentada por la Editorial Voluntad, de “colocar un gran mapa monumental de España, bien en los jardines de la Exposición o en uno de los muros de cualquiera de los pabellones construidos por el Comité”, siendo el precio del referido mapa el de 2.000 pts. Pedido informes a las Direcciones de Obras y Proyectos, y de Explotación del Certamen, la primera no veía ni grandes inconveniente ni ventajas al respecto, mientras la segunda manifestaba “que la idea le parecía muy apropósito, pudiendo figurar el referido mapa en la glorieta de entrada al Pabellón de Turismo”. La Permanente, de acuerdo con el informe de la Dirección de Explotación, acepta en principio la propuesta, acordando que pasara al Arquitecto General de la Exposición para que la tenga en cuenta a la hora de redactar el proyecto del citado Pabellón de Turismo, y se formule el presupuesto donde detallen todos los gastos y alcance de la obra. 

Aunque no tenemos constancia de que por el Arquitecto General u otro departamento del Comité, emitiera un informe contrario al acuerdo tomado, es cierto que dicha proyecto de instalar este mapa monumental no se llegó a realizar,[6] instalándose solo un mapa de la península Ibérica en una de las salas de la Plaza de España, realizado por el Instituto Cartográfico Artístico Hypsos S.A.[7]

Al parecer, este debió ser el primer contacto oficial entre la editorial y la Comisión, pues no hasta un años más tarde, cuando de nuevo se registra una nueva petición de la referida empresa editorial, aunque se realiza a través de la Alcaldía. 

Así en la sesión del 8 de junio de 1928[8], el Secretario General de la Permanente, da lectura a un informe de la Dirección de Explotación en la que se comunica que acompañando un oficio de la Alcaldía de Sevilla, se incluía una petición de D. Juan Manuel Torroba y Goicoechea, como presidente del Consejo de Administración de la S.A. Editorial Voluntad, solicitando se le asignara un local “dentro o en las proximidades del recinto de la Exposición”, para instalar una muestra de material escolar, que pasaría a pertenecer al Ayuntamiento, una vez terminara el Certamen. 

Examinada esta petición por la referida Dirección de Explotación, ésta planteaba tres cuestiones, la primera era que la citada empresa editorial, era una industria particular, por lo que tenía consideración de expositor comercial. La segunda era que aunque presentaba una -escuela modelo- su fin no era exclusivamente altruista, sino que perseguía fines mercantiles, al suponer un reclamo y propaganda de la referida editorial; y por último atendiendo, no obstante, que en parte era de interés general y culturas, la propuesta, se le podría otorgar alguna consideración, siempre y cuando no produjera perjuicio ni menoscabo con otros expositores comerciales. Acordándose que de acuerdo con el informe emitido por dicha Dirección, ésta propusiera medidas concretas en la siguiente sesión de la Permanente. 

Sin embargo, ni en la siguiente sesión ni en las consecutivas, hay constancia de ningún informe de la Dirección de Explotación a este respecto, por lo que podríamos deducir que, o bien no se llegó a realizar ninguna propuesta, o si se realizó, no estuvieran de acuerdo ambas partes, por lo que se archivó esta solicitud. 

De la que si tenemos constancia es de la solicitud, realizada y aprobada por la Comisión Permanente a escaso mes y medio de la inauguración de la Exposición, el 15 de marzo de 1929, de la Editorial Voluntad de un espacio de 13 X 8 m, es decir 104 m2 solamente, de la parcela núm. 64 del Sector Sur, para la exhibición de las publicaciones de la editorial y material para escuelas. 
Plano con la distribución de la parcelas del Sector Sur. (Archivo Municipal de Sevilla)

Hay que hacer constar, que en el acta a que nos referimos, aparece asignada la parcela núm. 64, como ya se ha indicado, aunque realmente ocupó parte de la parcela núm. 46, que tenía una superficie de 401 m2, creemos que debió ser un error al transcribiese la parcela asignada, o bien se le asignó en principio la 64 y posteriormente se cambió por la 46. 
Vista aérea del Pabellón de la Editorial Voluntad, junto al Pabellón de Lanas y Pieles.

La fachada del pabellón se situó en una de las calles interiores de este sector comercial, teniendo a la izquierda el Pabellón de Lanas y Pieles, uno de los denominados pabellones de las industrias derivadas de la ganadería, y frente a uno de los laterales del Pabellón de la Seda. 

De este pabellón tampoco disponemos de proyecto ni planos, ignorando por tanto la autoría del mismo así como su método constructivo y distribución. De la observación de las fotografías aéreas, podemos decir que fue un edificio de planta rectangular, que tenía adosado cuatro torreones en cada una de los ángulos. Estos torreones, se elevaban un tercio respecto a la altura total del cuerpo rectangular, y las cubiertas de teja eran a cuatro aguas, en los torreones y a dos aguas en el cuerpo central. 

La fachada se coronaba con frontón curvo, y como único elemento decorativo se apreciaba unos esgrafiados en los contornos de la puerta principal, ventanales laterales, y en los remates de los torreones, así como en los perfiles de los ángulos. 

Debido a la proximidad con la fecha de inauguración del la Exposición, el pabellón se encontraba en construcción cuando tuvo lugar ésta[9], desconociendo cuando se produjo su inauguración. 

NOTAS
[1] .- CHS Tupholme, (1933) Chem. Eng. News, Surrey, England 11 (1), p 8 
[2] .- Mirko Lamer. (1957) The World Fertilizer Economy. Stanford University Press. pp 170-171 
[3] .- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII Exposición Iberoamericana, Libro de Actas de la Comisión Permanente nº 4. Sesión del 10 de febrero de 1928. Rollo 626 fotograma 498. 
[4] .- Libro de Oro Ibero Americano – Catálogo oficial y monumental de la Exposición de Sevilla. Ed. Unión Iberoamericana. (1930)- Publicidad de la Editorial Voluntad S.A. p. 200 
[5] .- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII Exposición Iberoamericana, Libro de Actas de la Comisión Permanente nº 3. Sesión del 06 de mayo de 1927. Rollo 626 fotograma 285. 
[6] .- Solo en un planos de la Exposición editado por Industrias del Papel S.A. de Barcelona, aparece dibujado un mapa de la península Ibérica de grandes proporciones en una parcela situada entre la trasera del Pabellón de Aragón y la avenida Reina Victoria, actual de la Raza. 
[7] .- Todo lo referente a esta instalación se encuentra dentro del apartado correspondiente a los contenidos de la Plaza de España de esta obra. 
[8].- A.M.S. Sección XVIII Exposición Iberoamericana, Libro de Actas de la Comisión Permanente nº 4. Sesión del 08 de junio de 1928. Rollo 626 fotograma 582. 
[9] .- A.M.S. Sección XVIII Exposición Iberoamericana, Expediente sobre la situación de las construcciones de diferentes pabellones. Oficio de fecha 02 de mayo de 1929, requiriendo la limpieza y retirada de escombros y material con motivo de la visita del Presidente del Gobierno. Rollo 720, fotogramas 490-506.

No hay comentarios:

Publicar un comentario