Los pabellones colombianos del Café Suave y de la Compañía de Tabacos


Como ya se ha indicado al tratar los contenidos del Pabellón de la República de Colombia, en la exposición de sus productos no había representación particular, siendo todos de carácter oficial como medio de propaganda gubernamental. 

Por ello las actividades exportadoras mas importante de dicho país, el café y el tabaco, para estar presentes en la Muestra tuvieron que levantar sus instalaciones comerciales independientes al edificio principal, erigido por el gobierno colombiano.

Para ello se proyectaron dos pequeñas instalaciones no permanentes donde las compañías comerciales mostraban sus productos, a la vez que servían para la degustación de estos entre los visitantes a la Exposición. Debido a la provisionalidad de los mismos ninguno de ellos ha llegado hasta nosotros.


Situación del Pabellón del Café Suave en el plano editado por A. Padura y el existente en el expediente del Pabellón de Colombia en el Archivo Municipal.

En el caso del denominado “Café Suave de Colombia”, promovido por la industria cafetera nacional, el proyecto corrió a cargo del arquitecto José Granados de la Vega, el mismo autor del edificio gubernativo, en cuya fachada se representaba la cabeza de un indio chibcha emplumado, esta original y llamativa representación tenía como finalidad la de llamar la atención de los visitantes y ser reclamo publicitario de los productos expuestos, dando colorido y exotismo a la representación. 

El proyecto fue presentado tardíamente, en junio de 1929 una vez inaugurada la Exposición, debido fundamentalmente a que hasta el mes de marzo la Comisión Cafetera Colombiana no decidió levantar esta instalación provisional.

Construida a base de estructura metálica y maderas por la empresa de Manuel Casana, tenía una planta rectangular, que en un principio era de una superficie de 78 m2 (6 X 13 m.), siendo ampliada definitivamente a 120 m2 (8 X 15 m.), situándose en la avenida de las Delicias, frente a los jardines de dicho nombre, próxima a la entrada a la Plaza de América.

Se dio la circunstancia que, esta misma ubicación le fue ofrecida al arquitecto del Pabellón de Córdoba, Sáenz de Santamaría el 28 de mayo de 1928, cambiando su ubicación en el entorno de la Plaza de los Conquistadores, al proyectarse el pabellón como permanente.

Las fachadas delantera y trasera, estaban constituidas por los lados mayores del rectángulo, y en ellas simulaban la cara de un indio coronado de plumas multicolores, en cuya frente aparecía un letrero en grandes caracteres “CAFÉ SUAVE DE COLOMBIA”, con nariz trapezoidal y ojos rectangulares, estos últimos servían de ventanas a la planta alta, y la boca, también rectangular muy alargada, en uno de sus lados era abatible, dejando a la vista un mostrador donde se obsequiaba a los visitantes con el delicioso café colombiano. Las fachadas laterales, formadas por los lados menores, servían de acceso y salida del público, y se encontraban ornamentadas con dibujos geométricos que disimulaban las puertas. Todo el conjunto de llamativos colores, daba el aspecto de un colosal cartel.


Alzados de las fachadas principal, trasera y lateral. Sección y distribución de las plantas baja y alta. 

De planta rectangular como se ha dicho antes, tenía dos pisos de altura, en la planta baja y en uno de los lados menores, se encontraba la puerta de acceso al mismo, dividiéndose el espacio interior en dos zonas, la derecha y central alojaba tres salas continuas constituidas por una de exposición, un diorama donde se mostraba la producción cafetera, desde el crecimiento de la planta hasta las sucesivas manipulaciones, y otra sala de exposición donde se encontraba la salida. En estas salas se mostraban quince clases distintas de café, así como gráficos estadísticos, mapas, fotografías, etc.

En la zona izquierda, y junto a la puerta de entrada, se alojaba la escalera de acceso a la planta superior, a continuación una zona de degustación con una estantería, esta zona que, correspondía a la boca del indio, se abría al exterior mediante un mostrador desde donde los visitantes podían degustar el café colombiano amenizado por grupos de cantantes de música colombiana, y por último una zona de servicio.

En la planta alta, y una vez ascendido por las escaleras, se encontraba un salón de degustación donde en mesitas, se recibían las visitas protocolarias, al fondo el almacén y a la derecha una salita, un despacho, otro almacén de menores proporciones y unos aseos.

Sobre esta última planta se elevaban dos pequeñas guardillas, que quedaban ocultas al exterior por las plumas multicolores de la fachada.

Este pequeño pabellón, fue inaugurado el 28 de septiembre de 1929, al día siguiente de hacerlo el Pabellón de Colombia, precisamente cuando se estaba celebrando en la ciudad el Congreso de Agricultura Tropical y del Café, con la asistencia de representantes de veintidós países, los cuales fueron obsequiados en el mismo con degustaciones de este producto. Según las crónicas del día de su inauguración, los jardines estaban profusamente iluminados con multitud de bombillas de colores, y las banderas de España y Colombia formaban arcos. El artista Villo Escolar Cristancho, que había venido expresamente desde Colombia, amenizó con sus canciones la velada siendo muy aplaudido.

En los Fondos de la Exposición que se encuentran en el Archivo Municipal, existe una carta de Manuel Casana a la Comisión Liquidadora, fechada el 3 de febrero de 1931, como propietario del Pabellón Cafetero Colombiano, en virtud del contrato realizado para su construcción, solicitando la concesión para instalar un café que explotaría Henry Bernhardt Teucher. Ignorando la resolución de su petición por parte de la Comisión.
Imagen del Pabellón del Café Suave de Colombia con la boca del indio convertida en mostrador sirviendo degustaciones de sus productos. 

Con respecto al proyecto de la Compañía Colombiana de Tabacos, cuyos planos y alzados se conservan en los Fondos de la Exposición antes citados, no sabemos si se llegó a realizar y aún menos conocemos su ubicación, solo hemos podido encontrar una posible referencia al respecto. En el expediente del Pabellón MAGGI que se encuentra en el ya referido Archivo Municipal de Sevilla, y en el que en un oficio del Secretario General fechado el 20 de octubre de 1928, da cuenta del acuerdo de la Comisión Permanente de 19 de octubre de dicho año, de las solicitudes presentadas, y dice:
“GALERIAS COMERICALES.
Cía. COLOMBIANA DE TABACOS. Medellin (Colombia).- dos stands tipo A nº 1139 y 1153”


Basándonos en la superficie y envergadura de esta instalación tabaquera, creemos que posiblemente estuviera ubicada como un stand en las galerías comerciales extranjeras. No obstante pasaremos a realizar una somera descripción para constancia del mismo.

Esta pequeña instalación de 12,5 m2, era de planta rectangular de 5 X 2,5 m. con una altura de 5 m., los planos aparecen firmados por el decorador H. Moya, sin referencia a la fecha de trazado ni de la presentación al Comité, lo que afianza quizás mas la teoría de que fuera un stand. Su realización debería ser de estructura metálica recubierta de maderas y telas, teniendo una cúpula muy baída de nervaduras metálicas como cubierta.

Los ángulos de las esquinas se remataban con cubos en los que se dibujaban el anagrama de la Compañía Tabaquera y hojas de tabacos, y de los que emanaban una fuente. En el caso de los delanteros, estos eran de forma triangular, e interiormente alojaban vitrinas expositivas, y los traseros rectangulares.

Con una ornamentación muy recargada, con simulados cortinajes, el acceso se hacía desde la fachada frontal y lateral derecha, en su interior se encontraba una alargada vitrina donde se exponían los productos tabaqueros y ocupando el testero del fondo, un enorme mapa de Colombia donde se situaban los principales centros de producción flanqueado por los escudos de España y Colombia, y sobre estos un letrero luminoso que decía: “TABACOS COLOMBIANOS Y PAPEL ESPAÑOL. La combinación ideal en cigarrillos”.

Alzado del Pabellón de la Compañía Colombiana de Tabacos. 


Decoración interior y planta del pabellón.
Recreación libre de cómo podría estar decorado el pabellón del Café Suave de Colombia. 


FUENTES
-Fondos de la Exposición Iberoamericana. Archivo Municipal de Sevilla. - Expediente P. de Colombia. Caja 88 Rollo 714. – Expediente P. de Córdoba Rollo 713. 
-La Participación Internacional y Colonial en la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929. Amparo Graciani. 
- La Voz - diario gráfico de información. 29 septiembre 1929 pág. 14 
-La Libertad. 28 septiembre 1929 pág. 6 - ABC Sevilla. 13 diciembre 1929 pág. 16 
- La Libertad. 26 mayo 1929 -Levante Agrario. 01 octubre 1929 pág. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada