- Pabellón de Portugal



El 26 de octubre de 1922 se presenta una moción al Comité Ejecutivo de la Exposición Hispano Americana por parte del nuevo Comisario Regio Fernando Barón, Conde de Colombí, proponiendo la ampliación del Certamen para dar cabida a Brasil y Portugal aduciendo motivos históricos. Pero hemos de remontarnos al año anterior, cuando en un informe de la embajada de España en Portugal, remitido al Ministro de Estado comunica que la Cámara de Comercio Española en Lisboa había obtenido el consentimiento de Portugal para participar en la Exposición de Sevilla, esta institución fue la autentica propulsora de la ampliación del Certamen a Portugal y Brasil. Este informe debió pesar, cuando como hemos comentado al principio, al año siguiente es propuesta la ampliación a estos dos países.

El 9 de noviem-bre de 1922 mediante un Real Decreto es cambiada la denomina-ción del Certamen pasando de ser Exposición Hispano Americana a Ibero Americana. Las razones aducidas por el Presi-dente del Consejo de Ministros fueron de carácter políticas, sin embargo este cambio de denominación no sentó bien en todos los círculos intelectuales del país, por ejemplo se presentó una moción a la Academia de Historia, basándose en que gallegos y portu-gueses nunca fueron íbe-ros, proponiendo que la denominación fuese Hispano Luso Americana.
Vista del pabellón durante la Exposición

Una vez aprobada la ampliación de la muestra al país luso, éste cambia de parecer, no acepta la construcción de un pabellón representativo y deja en manos de la iniciativa privada su participación. Era grave la decisión tomada ya que dejaba sin sentido la nueva denominación del Certamen de Ibero Americana, sin la participación de Portugal.
Vista aérea del conjunto del Pabellón de Portugal con el edificio permanente en primer plano y el provisional a su espalda. A la derecha el Pabellón de Macao junto a la Quinta de Goya, al inicio de la Avenida de Portugal.
Aspecto del conjunto del pabellón, a la derecha se aprecian las edificaciones provisionales.
Detalle de la cubierta del edificio en forma de urna, de inspiración oriental .

Hemos de tener en cuenta la agitada situación política que vivía el país vecino durante la década de los años veinte del pasado siglo, produciéndose varios golpes de estado, no siendo el marco mas adecuado para la toma de decisiones de este tipo. El esfuerzo de los españoles residentes en Lisboa por lograr el compromiso oficial, llegan a organizar un comité de propaganda presidido por el Embajador de España en Lisboa, que insertaban artículos en periódicos y medios de comunicación con la intención que los particulares se unieran y decidieran construir un pabellón propio, contando con la colaboración en esta campaña de las Sociedades de Geografía y la de Bellas Artes portuguesas.
Fachada del pabellón en la actualidad

Por fin el 13 de marzo de 1926, se consigue se declare la participación de forma oficial, pero no acaban aquí los problemas, ya que dos meses mas tarde se produce un nuevo golpe de estado a cargo del General Gomes da Costa.

En un solemne acto celebrado el 7 de Abril de ese mismo año, presidido por Alfonso XIII, se hace entrega de las parcelas asignadas a éste país y a Argentina. Sin embargo en enero de 1927 aún no se había dotado de asignación presupuestaria alguna. No obstante todas estas dificultades, al final todo se resolvió, se votó un crédito de 10.000 contos de reis, siendo la nación lusa la que mayor desembolso hizo entre todos los concurrentes al Certamen. En diciembre de dicho año, M. Silveira de Castro delegado del pabellón lusitano, solicita el cambio de ubicación de los terrenos concedidos, concediéndosele una parcela en la Glorieta de San Diego, en la entrada principal de la Exposición, junto a la que se le denominó Avenida de Portugal.

Joao Gonçalves Zarco, del escultor Francisco Franco, actualmente en Funchal, estuvo colocada en la Avd. de Portugal.


Se presentaron diecisiete proyectos al concurso convocado para elegir el diseño del pabellón, siendo elegido el de los hermanos Andrade.

La representación portuguesa tuvo dos edificios, uno el oficial compuesto de dos edificios unidos, una parte permanente y otra provisional, así como otro también de carácter provisional el Pabellón de Macao. El edificio oficial ocupaba una parcela en los terrenos que tienen acceso desde la Glorieta de San Diego, lugar preemiente teniendo el cuenta el carácter del certamen y el país que lo representaba. El Pabellón de Macao se erigió próximo al oficial, junto a la Quinta de Goya, en la Avenida de Portugal.

Los hermanos Carlos y Guillermo Rebello de Andrade, son los autores del Pabellón de Portugal, como hemos dicho en el párrafo anterior, este edificio tenia dos partes una estable, la mas pequeña y otra efímera de mayor superficie. El estilo del edificio está inspirado en el Barroco portugués del siglo XVIII, cubierto en su cuerpo central por un techo en urna, que le imprime el carácter oriental típico de las colonias portuguesas de ultramar. Es la parte que actualmente se conserva ocupada por el consulado de dicho país. La parte efímera estaba construido en la parte trasera del edificio permanente, se componía de un gran patio central porticado, que lo circundaban tres galerías en forma de U estando cerrado el cuarto lado por una edificación de similar característica estética al edificio permanente y que daba fachada a la Avenida de Portugal, frente al Pabellón de Macao, también de éste, de carácter efímero y que representaba una pagoda que ponía una nota de exotismo oriental solo igualada con la Torre China del Parque de Atracciones.

El acceso al edificio se realiza tras pasar una zona ajardinada, con un empedrado de colores, con elementos geométricos y heráldico, así como una atractiva portada barroca con balcón enmarcado por cenefa de silueta mixtilínea y coronado con el escudo nacional de Portugal, es también de destacar los trabajos de cerrajería, destinados a producir impacto entre los visitantes. En la zona ajardinada existió durante la exposición dos estatuas, y en el acceso a través de la Avenida de Portugal una de ellas dedicada a Joao Gonçalves Zarco, del escultor Francisco Franco, que fue enviada a Sevilla para su exposición por la Junta General del distrito de Funchal.

Detalle del balcón de la fachada principal.

En la concepción que hacen lo arquitectos del edificio, lo dividen en varias alas, una estaba destinada a la colección histórica y arte retrospectivo, llamándose “Casa de Portugal” y en el que a la vez de ser instalada la legación diplomática, también estuvo representada la Agencia de Información para turistas y la exposición permanente de los productos portugueses. También fueron ejecutadas, bajo la dirección de los arquitectos, dos lámparas y ocho placas en metal, además de ocho linternas en hierro forjado, así como una colección de bancos tapizados y alfombras de Arraiolos.

En la parte provisional, construida con estructura metálica, se situaron los salones destinados a la exposición de productos de la metrópolis y de las colonias, así como una sala de conferencias y proyecciones cinematográficas para 250 espectadores, donde se proyectaron películas de las colonias de Santo Tomé Príncipe, Guinea, Angola y Mozambique. Así como sobre la historia y la industria del país.
Fachada del Pabellón de Macao

La colonia de Macao con su vistoso y exótico pabellón provisional, de 200 m2., mostraba los productos que se cosechaba en la colonia y objetos artesanales de los indígenas como ídolos, armas y trofeos, todo ello fue editado en un buen y organizado catálogo, el cual estaba impreso en papel de arroz escrito en portugués pero acompañado también de anuncios en chino. Las otras colonias también estuvieron bien representadas como Guinea y Mozambique, esta última tenía una representación de 92 expositores y 402 productos. Así mismo también funcionó una oficina de información de carácter colonial para atender cualquier solicitud de los visitantes sobre detalles de producción, calidades, transporte, aduanas etc. de los productos expuestos.


Operarios trabajando en los detalles ornamentales de la fachada antes del montaje



Detalles de las fachadas en la actualidad

El catálogo del pabellón relacionan a 499 expositores, sin embargo en el de la Exposición figuran 691, se a como fuere, fue muy numerosa la presencia de expositores de este país y sus colonias. Se editó un folleto con diferentes imágenes del Pabellón

Además de objeto de plata, bellísimas miniaturas en cerámica de Maria Conceiçao Silva y delicadas vidrieras de Ricardo Leone, que hicieron las delicias de los visitantes, se podían contemplar los siguientes productos:

Agrícolas como aceite, aceitunas, frutos secos y frescos preparados, legumbres cereales y hortalizas.

Vinos, como el oporto, aguardientes y licores. Pescados en conserva y en salmuera, corcho en bruto y manufacturado. Productos de la minería y metalurgia, cerámica y loza, mobiliario y decoración. Industria textil, productos químicos, farmacéuticos y perfumería. Maquinaria industrial.
Vista panorámica del vestíbulo del pabellón.
Del 3 al 9 de Octubre de 1929, se celebró la Semana de Portugal, con una exposición de arte antiguo realizada con obras del fondo del Museo Nacional, como pinturas, tapices, obras de orfebrería, códices, etc., destacando entre ellas “La Adoración de San Vicente” de Nuño Gonçalves del siglo XV y una custodia manuelina de 1503. Siendo clausurada la muestra el 31 de Enero de 1930 con una conferencia del Director de dicho museo.

Una vez terminada la Exposición, fueron derribados el edifico efímero anejo al permanente del pabellón de Portugal, y el Pabellón de Macao. El edifico permanente fue ocupado por el Consulado de dicho país, hasta la actualidad, a pesar de tenerse noticias de que en breve será abandonado ya que descenderá el nivel representativo de la legación diplomática.

Debido a los pocos datos que se disponen, por falta de bibliografía, se reproduce una amplio repertorio de imágenes del pabellón para un mejor acercamiento a la belleza de este edificio.
Vista parcial de vestíbulo
Artesonado con escudos de ciudades portuguesas.
Trabajo de forja en un farol

Puerta de acceso al interior del edificio desde el vestíbulo


Detalle de una de las ventanas que iluminan el vestíbulo, a la derecha, detalle de una ménsula en el arco de una de las puertas en el interior del vestíbulo y detalle de las pinturas del artesonado

Puerta principal

Aspecto del claustro del lado sur, se puede observar el edificio que cierra el patio y los pachos de azulejos de recubrían las paredes del claustro.

Otra vista del patio y claustro.

Vista del claustro y patio del lado de poniente.


Vista del interior del claustro.

“La Adoración de San Vicente” de Nuño Gonçalves (Museo Nacional de Arte Antigua ) que fue expuesto en el pabellón desde octubre de 1929 al 31 de enero de 1930.




Entradas al patio por la Avenida de Portugal. Bustos de personajes portugueses. Azulejo y Forja.

Vestíbulo con reposteros del siglo XVII, artesonado policromado.

Galería baja. Muebles del Museo Nacional de Arte Antiguo de Lisboa

Salón de actos con pinturas de Jorge Barradas y bajorrelieves de Henrique Moreira.

Salón de actos “Danza de Aveiro” bajorrelieve de Henrique Moreira.

Articulo laudeatorio aparecido en un periódico sobre la exposición de “La Adoración de San Vicente” de Nuño Gonçalves

Vista de los reyes de España en la inauguración del Pabellón de Portugal.

Del 3 al 9 de Octubre. se celebró una exposición cultural en la que se mostraba el valor del arte portugués durante la época del descubrimiento y conquista de América. A continuación se muestran algunas imágenes de los objetos sacados del catálogo que se editó.

Libro de horas de D. Manuel. La adoración de los Magos y Aguamanil. (Plata dorada)


Contador y mesa indo-portuguesa del siglo XVII


Cáliz del Convento de la Orden de Cristo y reloj de arena de la época de D.Manuel.


Contador del siglo XVII


Retrato de personaje desconocido de Cristobal Lopes y Retrato de una monja de Alfonso Sçanchez Coelho .


Aspectos de alguno de los salones comerciales.

LA FILMOTECA ESPAÑOLA HA EDITADO UNA OBRA TITULADA "LAS EXPOSICIONES DE 1929", EN LA QUE SE RECOGEN IMAGENES DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA DE SEVILLA Y LA INTERNACIONAL DE BARCELONA

ACONTINUACIÓN SE HA INSERTADO UNA RECOPILACION DE DISTINTOS CORTES RELACIONADOS CON ESTE PABELLON QUE APARECEN EN DICHA OBRA





FUENTES:
- EL PABELLON DE PORTUGAL, María Manuela Ruivo
Revista APAREJADORES núm. 25 / MARZO 1988
- LA EXPOSICION IBEROAMERICANA A TRAVES DE LA PRENSA (1923-1929). Encarnación Lemus López
- LA EXPOSICION IBEROAMERICANA Y LOS APAREJADORES, José María Cabeza Méndez
Revista APAREJADORES núm. 16
- HISTORIA DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA DE SEVILLA DE 1929, Eduardo Rodríguez Bernal
- LOS PABELLONES DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA, Alberto Villar Movellán
La Exposición Iberoamericana “Fondos de la Hemeroteca Municipal”
- EL RECINTO DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA, AREA URBANIZABLE, PABELLONES Y CONSERVACION, José María Cabeza Méndez
Andalucía y América en el Siglo XX, Actas de las VI Jornadas de Andalucía y América 1987
- GUIA DE LA EXPOSICION IBERO AMERICANA 1929-1930
- VIVIR EN SEVILLA. Nicolás Salas. Diario de Sevilla 09 de Mayo de 2004
- LA IMAGEN AEREA DE LA SEVILLA DE ALFONSO XIII (formas y perspectivas del recinto urbano 1920-1930), Alfonso Braojos Garrido.
- FOTOTECA Universidad de Sevilla.
- PORTUGAL EM SEVILHA. Catálogo da Exposiçao Cultural Portuguesa da época dos descobrimentos. Semana Portuguesa del 3-9 de Outubro de 1929.

No hay comentarios:

Publicar un comentario