- El himno y la bandera de la Exposición.


La música como manifestación cultural, también estuvo presente en el Certamen Iberoamericano en distintas facetas, entre ellas la del himno. El Comité había proyectado la composición de un himno representativo de la Exposición, prestándole gran atención e interés, por sus connotaciones de gesta racial.



En un principio, se pensó convocar un concurso público en el que pudieran participar todos los compositores iberoamericano que quisieran. No obstante, ante el temor de que los autores y composiciones no alcanzasen el nivel que se pretendía, se optó por encargar a artistas de talla reconocida la composición por encargo. Fueron elegidos los hermanos Joaquín y Serafín Alvarez Quintero para que confeccionara la letra y la música al maestro Francisco Alonso, con estos nombramientos se aseguraba así una alta calidad en la composición, a la vez que se le añadía una tendencia regionalista, con un carácter algo folklórico, en el que lo andaluz, se identificaba con lo español, que era lo que se quería reforzar en la Exposición.

La letra trata de una salutación a América y Portugal magnificando la gesta y la unidad entre la Madre Patria y sus hijos los países americanos, a las carabelas colombinas y al Plus Ultra, que unos años antes había unido, en un vuelo histórico España con Argentina. Todo ello con claros y perfectamente identificables acordes musicales de marcado carácter español, que nos recuerdan obras de Albeniz y música popular.

A pesar de lo solemne del mismo, no obstante era de una musicalidad pegadiza incluso para el oído menos preparado, a pesar de ello no tuvo el existo esperado, quizás por falta de propaganda, muy al contrario que lo ocurrido con el de la Exposición valenciana, que debido a ser utilizado sus compases por la marca cinematográfica CIFESA, tuvo mas respaldo popular.

El himno fue interpretado en el acto de inauguración, tras las palabras protocolarias del rey D. Alfonso XIII, por las Bandas Municipales de Madrid y Sevilla así como la de Alabarderos, y una gran masa coral formada por la Rondalla y el Orfeón donostiarra y la Coral bilbaína, además de cien guitarras. El solo fue interpretado por el famoso tenor en su época , José García.

HIMNO DE LA EXPOSICION





Coro
¡Salud, americanos,
del mundo juventud!
¡Salud, pueblos hermanos!
¡Salud, Salud!

¡Acudid, hijos de españoles,
a fundirnos en un crisol!
¡De mil cielos y de mil soles
hay que hacer un cielo y un sol!
¡Evoquemos los magnos hechos
de la vieja Madre inmortal,
y sintamos en nuestros pechos
el abrazo de Portugal!

Hoy se truecan las carabelas
En monstruos gigantes
que asustan al sol,
y los ecos de sus estelas
son cantos vibrantes
del mundo español.

Una voz
Damas que cruzáis el mar,
Para venir a realzar
A esta Sevilla de plata:
el pueblo os ha de entonar
su mas precioso cantar
y su mejor serenata.

La Giralda ha de encender
las estrellas una a una,
porque no dejéis de ver
la que alumbró vuestra cuna.

Coro
¡Salud, americanos,
del mundo juventud!
¡Salud, pueblos hermanos!
¡Salud, Salud!


El otro símbolo de identidad de la Exposición fue la bandera. En 1927 y a fin de promocionar las Exposiciones conjuntas de Barcelona y Sevilla, fueron aprobadas la bandera y escudo, ya que en ese año estaba prevista su inauguración, consistía en el escudo de España flanqueado por los de Sevilla y Barcelona. 


Bandera y escudo aprobado en 1927.

Como hubo que posponerse la inauguración, en abril de 1929 se aprobó un nuevo proyecto de bandera, la cual se dividía en tres franjas dispuestas en sentido vertical: La franja pegada al mástil estaba dedicada a los colores nacionales formada por tres bandas iguales, la del centro que representaba a Portugal comprendía los colores de ese país, y la última estaba dedicada a América constituida por diez bandas horizontales alternativas en blanco y verde como al parecer se componían los estandartes y enseñas de los conquistadores, según las investigaciones que realizó el teniente de navío de la Armada Julián Guillé, que también había confeccionado los planos de la carabela Santa María.

Recreación de como debió ser la bandera de la Exposición.

En la parte central de la bandera se inscribía el escudo de la Exposición, compuesto por una Giralda sobre el globo terráqueo en el lugar geográfico que ocupa España, con una carabela de fondo, fue diseñado por el pintor Santiago Martínez.
Escudo de la E.I.A


FUENTES:
- Sevilla en tiempos de la Exposición Iberoamericana (1905-1930 La ciudad del siglo XX), Nicolás Salas
- HISTORIA DE LA EXPOSICIÓN IBERO AMERICANA DE SEVILLA. Eduardo Rodríguez Bernal
- LA EXPOSICION IBEROAMERICANA A TRAVES DE LA PRENSA (1923-1929). Encarnación Lemus López.
- LA EXPOSICION IBEROAMERICANA. Origen y Gestación de la Magna Empresa. Fernando Real Balbuena
-Sevilla y la Exposición de 1929, Francisco Narbona
– ABC Sevilla 03/06/1989 UNA CONCLUSION Y VARIAS ACLARACIONES. Por Ramón Ayza pág. 44

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada