- Pabellón del Perú




DOCUMENTAL SOBRE EL PABELLÓN DEL PERU REALIZADO POR JUAN JOSÉ CABRERO NIEVES


(Para visualizar el video a tamaño mayor, pinchar en el icono de YouTube, junto a la barra de tiempo)


Postal de la época

El 20 de julio de 1925 el gobierno peruano se compromete en firme a participar en el Certamen, auque la respuesta ya había sido afirmativa desde que se planteó la idea en 1911.

Esta respuesta afirmativa se debía a las relaciones que mantenían ambos países desde hacia algunos años, así en el campo de la enseñanza un centenar de peruanos estudiaban en centros universitarios españoles y lo mismo ocurría con la formación de militares chiles los cuales se formaban en la Escuela de Aviación española. Perú había adoptado la institución de la Guardia Civil y enviaba a técnicos a España para que estudiaran la organización española.

En Junio de 1927, es transferida la parcela para la construcción del edificio en los jardines de San Telmo, junto a los pabellones de Chile, Uruguay y Estados Unidos, confiándole al Comitié Ejecutivo su construcción.

De entre los pabellones representativos de los países Americanos construidos para la Exposición Iberoamericana, el del Perú es quizás el que haya tenido mas repercusión internacional, a pesar de los escasos estudios de investigación que sobre la arquitectura de los edificios del Certamen se han realizado. Estos edificios no solo por la complejidad de formas, sino por el interesante repertorio del lenguaje arquitectónico que reunieron en un entorno y en un determinado momento histórico, son merecedores de haber tenido una mayor atención por los estudios especializados.

Portada de la fachada principal.



Sección del eje principal.

En el caso del pabellón del Perú, esta atención estaría justificada solo por la magnífica factura constructiva, pero es que además se conjuga una acertada y sugerente integración de elementos escultóricos y decorativos, además es un manifiesto ideológico de las peculiaridades de una cultura y de la forma de ser de una sociedad, traslada a la forma constructiva, a la que el edificio representa. Todos los detalles del edificio transmiten la pasión que el autor siente por el paisaje, la fauna, las construcciones indígenas y la luz del país andino.

Aún hoy hay que reconocer el talento del arquitecto, en que mas allá de ofrecer un edificio exótico y sugerente supo crear un lugar donde la integración del espacio y los símbolos están perfectamente conjugados.



Este edifico es la obra mas representativa, junto a la fachada de la Escuela de Bellas Artes de Lima del arquitecto Manuel Piqueras Cotolí.

Manuel Piqueras, nació en Lucena (Córdoba) en 1886 y falleció en Lima en 1937, fue arquitecto, escultor y urbanista. Estudió en Toledo y fue alumno del escultor Miguel Polay, trabajó en Roma y en 1919 ocupó la cátedra de escultura de la Escuela de Bellas Artes en Lima. Definió a través de sus monumentos, edificios y diseños urbanos en los años 20, varios de los símbolos de la modernidad de Lima. Su extensa obra todavía no ha sido suficientemente investigada ni se ha valorado realmente la dimensión estética de la misma.

El propio Piqueras, en una entrevista publicada en el diario “El Liberal” de 6 de septiembre de 1926, con motivo de una visita a Sevilla para inspeccionar las obras, nos define su obras:

“Un periodista de allá lo ha bautizado con el nombre de neoperuano. Yo he sentado esta teoría que espero forme escuela. Un poco extravagante es, si se quiere, pero es racional. Estudiando la raza nueva, aún en formación, se percibe claramente las influencias española e india, y en el arte para que puede definirse, debe responder a la teoría biológica, y al cruzarse los estilos español y aborigen, ni mas ni menos que si fueran seres animados, resultará uno nuevo”

El edificio orienta su fachada principal a la avenida de Chile, a donde dan acceso los pabellones de Chile y Uruguay, dando trasera a una rotonda. El pabellón en sí puede ser considerado como una estructura cerrada, compuesta entorno a un gran patio central, siendo el eje principal de simetría el configurado por la escalera exterior-entrada que a través del patio conduce a la escalera de acceso a la planta superior. La influencia indígena se manifiesta en el acceso de la entrada al elevarla sobre escalinata y el mestizaje en la combinación del ladrillo y la piedra en todas las fachadas, además hemos de atisbar la cultura preincaica en patio hundido.

La influencia del barroco español se deja sentir en la fachada con la portada en forma de retablo, eso sí en un lenguaje netamente indigenista en su concepción decorativa, las líneas curvas y onduladas son sustituidas por trazos rectos y angulosos, llamado fuertemente la atención el potente frontón partido con tres motivos heráldicos decorado con iconografía indígena. El tratamiento de los distintos elementos de las fachadas, presentan un aspecto barroco que nos recuerda a las construcciones coloniales peruanas, como los balcones de madera y cerrado por celosías. Toda la superficie de las fachadas están salpicadas de figuras seminaturales y aspecto netamente americano, pájaros estilizados, hombres y plantas y círculos entre grecas.
Detalle del frontón.
Existe en todo el edificio una serie de temas y motivos compositivos que tienen su origen en la transposición de motivos de la cultura pre-incaica. De las técnicas constructivas de ese cultura derivan algunos elementos como son los bloque megalíticos de forma poligonal y múltiples ángulos. El desconocimiento en esa época del arco obliga a cerrar los huecos con una sola piedra a modo de dintel, al objeto de reducir el tamaño de la pieza se disminuye el ancho del hueco en su parte superior dando lugar a ventanas y puertas trapezoidales con dintel monolítico. Es también muy frecuente encontrar en la ornamentación del edificio el tema del signo escalonado como suma de ángulos ortogonales que representan la perfección y encarnan las fuerzas divinas.

El espléndido patio consigue una original composición de acertado y bello resultado consiguiendo un clima de severa solemnidad entre palacio y templo. Es de destacar el equilibrio conseguido en la composición de los vanos y los macizos de la arquería y la perfecta articulación de los ensambles. Si como hemos dicho antes que el hundimiento del patio hace referencia a las ruinas de Calasaya, un posible antecedente de la facha del patio la podemos encontrar en el claustro del ex convento de Acolman, donde los vanos superiores corresponden a las pilastras de la arquería inferior. La ornamentación es netamente neoindigenista de las culturas hispánicas y aborigen. Por la parte hispánica se aportan elementos del barroco peruano, como bases, fuste, almoadillado, capitel y cornisas, tratados de formas muy densa y plana. La aportación precolombina, se centra en motivos de formas geométricas, antropomorfas y religiosas (el dios serpiente y el rayo).

Balconada en madera típica limeña.

Una de las aportaciones limeñas al barroco como hemos comentado antes es la balconada de madera muy volado, cubierta de talla y cerradas por celosía, así como son frecuente en las grandes casas los patios circundados por arquería polilobulada y ricos artesonados de madera es este caso de caoba peruana. Es este elemento, junto a los miradores de las esquinas en forma de torre vigía de un fuerte, el que sin duda le dan al pabellón un carácter de arquitectura colonial, esta pieza fue ampliamente utilizada por los arquitectos españoles en las residencias señoriales del siglo XVIII en Perú.

Vista de un ángulo del patio originariamente.
Vista del mismo ángulo del patio en la actualidad

Fachada del patio y arranque de la escalera, en la parte superior se aprecian escultura de animales


Distintas vistas del patio en su estado actual, en el que se observan la iconografía de animales en la base de las pilastras.
Planta baja y entreplanta

El neoindigenismo también esta patente en los mosaicos de piezas de gres de 3x3 cms. que representan motivos incaicos en el suelo, aún se conservan estos mosaicos en la entrada trasera y en el sótano, así como las estatuas de indígenas que se encuentran en la escalera, e incluso en los elementos decorativos como lámparas y yesería de los salones.

El edificio está construido a base de muros de fábrica de ladrillo, pilares de hormigón armado y losa del mismos material, siendo la superficie total construida del edificio es de 5.259 m2

El pabellón fue inaugurado el 19 de octubre de 1929, y lo expuesto fue totalmente de carácter publico, no existiendo presencia del sector privado. Así el Museo Arqueológico presentó una colección de obras precolombinas en la que destacaban varias momias imperiales con máscaras de oro de Paracas, cerámica de Nazca, algunos equipos y maquetas de excavaciones arqueológicas. Tambien se exponían obras de arte tanto de la época colonial como contemporáneas.
Vista de uno de los salones en la actualidad
Es interesante destacar, que fue la primera vez que en España se realizó una exposición relativa al yacimiento de Paracas, ya  que tras el descubrimiento del sitio por Julio C. Tello y de la excavación entre 1927 y 1928 de más de 400 fardos funerarios, uno de los primeros lugares en los que fueron mostrados al público fue en la Exposición,  la mayoría sin desenfardar. En la actualidad y procedente de esa exhibición, el Museo de América expone una de estas momias con parte de su ajuar y uno de sus mantos de estilo linear y con la representación del “Ser oculado” y del “Felino oculado” tan característica de Paracas.




Fardo funerario y piezas de mantos procedentes del yacimiento de Paracas que fueron expuestos durante la Exposición y ahora se encuentran en el Museo de América de Madrid.

Existía una sala dedicada a la minería con muestras de minerales, objetos de orfebrería en plata e información gráfica de la producción, y se incluía la reproducción de un lavadero de mineral de la época colonial. El guano era un producto que recibía especial atención, facilitándose muchos datos y aves disecadas guaneras.
Estatua de la escalera.

También había otra sección dedicada al industria textil, donde además de los muestratios de estos productos, se exponían modelos disecados de vicuñas, alpaca y merino peruano.

Estaban presentes otras secciones dedicadas a la Agricultura y la Pesca, mostrando productos diversos y una maqueta de las obras de regadío hechas en el Valle del rio Piura, que exigió para su construcción la excavación de un túnel en la montaña de sesenta kilómetros de longitud; así mismo también había maquetas con plantaciones de caña, café y tabaco. Se expuso asimismo una maqueta de la Univerdidad Central de San Marcos.
Patio cubierto en la actualidad.
Hasta finales de los años sesenta, del pasado siglo, fue utilizado como sede oficial del organismo director de la Feria de Muestras Iberoamericana, siendo utilizado como pabellón expositor. En la década de los ochenta del mencionado siglo, se realizaron trabajos de restauración para ser sede de la Estación Biológica de Doñana, produciéndose como hecho mas destacable el cerramiento del hueco del patio, protegiendo de esa manera de las inclemencias meteorológica los elementos decorativos. A su vez es compartido por el Consulado del Perú en Sevilla, ocupando la representación diplomática la facha trasera del edificio.


Imágenes de las dos salas que ocupan la sección de arqueología, a ambos lados de vestíbulo principal. Se exhibió una excepcional colección compuesta de 2000 piezas de cerámica de diferentes culturas prehispánicas.
Una de las salas de la exposición cuyas vitrinas aún existen.
También se mostraron varias momias ataviadas conforme a los ritos funerarios de más de 3.000 años de antigüedad, así como maquetas de tumbas y cementerios encontrados en excavaciones. Asimismo y en esta sección se expuso una colección de telas y tejidos originales.
Uno de los salones de la planta superior con muestra de minerales.
La sección de minería ocupaba dos amplias salas de la plata alta, donde se manifestaba la gran riqueza mineral del país. Con esta exhibición se pretendía dar a conocer lo privilegiado del subsuelo, con explotaciones mineras de épocas precolombinas principalmente de oro.

Perú es el principal exportador de cobre, plata, plomo, zinc, hierro y  oro. Mediante mapas y dioramas representaban las principales explotaciones de yacimientos mineros del país.

De este patrimonio mineral se exponía una gran variedad de minerales como bismuto, oro, plata, cobre, plomo, zinc, vanadio tungsteno y carbón entre otro muchos.
Las vicuñas, alpaca y merino disecados que se expusieron.

Cuatro salones de la planta baja cobijaban una muestra de pinturas de distintos artistas peruanos, así como una biblioteca que contenía una colección de libros editados especialmente para la ocasión encuadernados todos iguales y que con una diversa temática abarcaba aspectos como la agricultura, veterinaria, comercio, política, relaciones exteriores, estadística, geografía, etc.
Colección de libros que se editaron especialmente.

En resumen el Pabellón de Perú es un experimento "neoindigenista" en el que su autor, introduce elementos colonialistas españoles como las balconeras inspiradas en el Palacio del Marques de Torre Tagle, con elementos de reminiscencias mudéjares, siendo posteriormente reproducido en el Palacio Arzobispal de Lima. Por otro lado la portada se inspira en la Escuela de Bellas Artes de Lima del mismo arquitecto, un español que acumulo experiencia trabajado en Perú, mezclando elementos andaluces como el ladrillo visto con decoración peruana, normalmente en piedra.


Detalle de la ornamentación de las escaleras.

Lámpara de madera con motivos indígenas realizada expresamente para la decoración del pabellón por los artistas peruanos Ismael Pazo y Domingo Pantigoso



Mosaico con motivos indígenas en el sótano



Estatuas de un conquistador y de una indígena que se encuentran en la escalera
Detalle de los miradores


Sillón decorativo realizado en madera y que representa un personaje con rasgos indígenas  realizado por los artistas peruanos Ismael Pazo y Domingo Pantigoso.


 Una de las salas con las vitrinas originales que se exhibieron en el Pabellón de Perú durante la Exposición.

FUENTES

- EL PABELLON DEL PERU, Aurelio del Pozo Serrano y Enrique Haro Ruiz, arquitectos
Revista APAREJADORES núm. 21 / MARZO 1987
- LA EXPOSICION IBEROAMERICANA A TRAVES DE LA PRENSA (1923-1929), Encarnación Lemus López
- HISTORIA DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA DE SEVILLA DE 1929, Eduardo Rodríguez Bernal
- LOS PABELLONES DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA, Alberto Villar Movellán
La Exposición Iberoamericana “Fondos de la Hemeroteca Municipal”
- EL RECINTO DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA, AREA URBANIZABLE, PABELLONES Y CONSERVACION, José María Cabeza Méndez
Andalucía y América en el Siglo XX, Actas de las VI Jornadas de Andalucía y América 1987
- GUIA DE LA EXPOSICION IBERO AMERICANA 1929-1930
- LA IMAGEN AEREA DE LA SEVILLA DE ALFONSO XIII (formas y perspectivas del recinto urbano 1920-1930), Alfonso Braojos Garrido.
- PABELLONES COMERCIALES DE LA EXP. IBEROAMERICANA, Amparo Graciani Garcia
Revista APAREJADORES nº 39/ 4º TRIMESTRE 1991.
- Catálogo de la Exposición celebrada en el Museo de América del 24/09/2009 al 14/02/2010  “Textiles Paracas del Antiguo Perú: Mantos para la Eternidad”
- www.sevillasigloXX.com
- www.sevilla21.com
-Exposición “Perú en Sevilla 1929. Un viaje en el tiempo a la Exposición Iberoamericana” celebrada en la Casa de la Ciencia (antiguo Pabellón de Perú) del 31 de Mayo al 3 de Julio de 2011.



14 comentarios:

  1. interesante.trabajo.....todo lo q yo queria saber sobre este pabellon

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena, magnífico blog. Muchas gracias por tu estudio y dedicación

    ResponderEliminar
  3. Estuve esta Semana Santa en Sevilla y dediqué un buen tiempo a ver este pabellón (actualmente aloja en su interior La Casa de la Ciencia) y es realmente precioso. La fachada es una delicia para los sentidos y el interior es también memorable. Hice algunas buenas fotos si gustas te las mando a tu email. Muy buen blog y trabajo de investigación. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Me alegro te impresionara ese magnífico pabellón donde el mestizaje se funde con una maestría inigualable.
    Todas las aportaciones son bien recibidas, si lo deseas puedes mandarme las fotos.
    Recibe un cordial saludo

    ResponderEliminar
  5. )Es el mejor trabajo de investigación sobre el Pabellón del Perú en Sevilla, obra de Manuel Piqueras Cotolí, Arquitecto, Escultor y Urbanista entre España y el Perú (1885-1937), que ha sido presentado por Internet Lo felicito por este logro singular.
    Manuel Piqueras Luna. http://blog.pucp.edu.pe/item/167301/manuel-piqueras-cotoli-fusion-hispano-andina-y-universal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas palabras de reconocimiento me llenan de orgullo y satisfacción siempre, pero más aún cuando vienen del nieto del insigne arquitecto autor del pabellón. Gracias.

      Eliminar
  6. Don Juan José, el agradecimiento es mutuo,me gustaría colaborar con usted para que tenga la información necesaria para culminar su trabajo. Una de las tareas que habría que hacer en el Internet, es mejorar la presentación que hace Wikipedia, de la vida y la obra de Piqueras Cotolí, llena de errores, no se si usted conoce los procedimientos de esa biblióteca virtual universal. Le envío un artículo mío que publique a raíz de la Exposición Retrospectiva de la obra de Manuel Piqueras Cotolí, en el Museo de Arte de Lima en el 2003, Un cordial saludo http://blog.pucp.edu.pe/media/avatar/140.pdf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría poder colaborar con usted.
      Mi correo electrónico es jujoca1340@gmail.com

      Eliminar
  7. Buenas tardes, en primer lugar felicitarle por el blog, que sin duda ayuda a comprender un poco más la historia de Sevilla. Le escribo porque me gustaría preguntarle si usted tiene constancia de la existencia de un catálogo con las piezas expuestas en el Pabellón de Perú durante la Expo del 29. Le agradezco su atención. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Zara.
      Creo que le puede interesar el siguiente catálogo que se encuentra en el Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, titulado:

      Catálogo de los objetos arqueológicos preparados por el Museo de Arqueología Peruano
      por encargo de la comisión nombrada por el supremo gobierno. Exposición Iberoamericana de Sevilla, Lima, 6 agosto 1929

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. Un edificio que siempre me ha fascinado, gran recopilación felicidades.

    ResponderEliminar
  9. Estimado Juan José Cabrero; la investigación y recopilación de información sobre la Iberoamericana es extraordinaria.me encuentro investigando sobre las pinturas de mi padre HECTOR SPIERS LANDELLE,estudiante de Bellas Artes de la 1ra. promocion y premiado con el primer puesto en Pintura,1922 Segun los registros del Museo de Arte de Lima (MALI), confirmado por Relaciones Exteriores su participación en la IBEROAMERICANA,desearía obtener fotografias de sus obras en dicho evento y desde ya agradecerle la atención que se sirva dispensar al presente. Héctor Spiers Debernardi mi correo haspiers@yahoo.com ,Saludos

    ResponderEliminar